CÓ­MO DETECTARLO

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

Na­die me­jor que una ma­má o un pa­pá pa­ra dar­se cuen­ta de lo que ne­ce­si­ta o le es­tá pa­san­do a un hi­jo. El es­trés in­fan­til se pue­de ma­ni­fes­tar a tra­vés de sín­to­mas fí­si­cos, co­mo do­lo­res de pan­za o de ca­be­za re­cu­rren­tes, y tam­bién psi­co­ló­gi­cos: llan­to sin mo­ti­vo apa­ren­te, pro­ble­mas pa­ra dor­mir, pe­sa­di­llas, irri­ta­bi­li­dad, des­gano o com­por­ta­mien­tos agre­si­vos. “Los pa­dres de­ben aler­tar­se cuan­do sus hi­jos de­jan de ha­cer las ac­ti­vi­da­des que an­tes dis­fru­ta­ban, co­mo ju­gar, di­ver­tir­se o com­par­tir tiem­po con sus ami­gos”, di­ce Pe­ral­ta.

“San­ti em­pe­zó a te­ner pro­ble­mas en la es­cue­la, no ha­cía la ta­rea y no pres­ta­ba aten­ción en cla­se. Al prin­ci­pio no me preo­cu­pé, pe­ro em­pe­zó a te­ner se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir. Se le­van­ta­ba va­rias ve­ces du­ran­te la no­che, y tar­da­ba al­re­de­dor de dos ho­ras en que­dar­se dor­mi­do”, cuen­ta Car­la, ma­má de San­tino de diez años. “Co­mo no en­con­trá­ba­mos la for­ma de ayu­dar­lo, acu­di­mos a un psi­có­lo­go in­fan­til. Tra­ba­ja­mos jun­tos en ar­mar há­bi­tos y en cam­biar la or­ga­ni­za­ción del ho­gar y a él le hi­zo muy bien te­ner un es­pa­cio don­de tra­tar el pro­ble­ma le­jos de la an­gus­tia que nos pro­vo­ca­ba a mí y al pa­pá. La evo­lu­ción fue más rá­pi­da de lo que es­pe­rá­ba­mos”.

Se­gún la re­vis­ta Sleep Me­di­ci­ne Re­views, al­re­de­dor del 30% de los ni­ños pa­de­ce in­som­nio. Du­ran­te la in­fan­cia, dor­mir mal tie­ne pé­si­mas con­se­cuen­cias: pro­ble­mas de me­mo­ria, somnolencia, can­san­cio, fal­ta de ren­di­mien­to y me­nor ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y con­cen­tra­ción. Per­la Da­vid, neu­ro­pe­dia­tra de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, di­ce: “Cui­dar el sue­ño de los ni­ños es esen­cial. Y eso se lo­gra es­ta­ble­cien­do ho­ra­rios fi­jos. No es lo mis­mo que un ni­ño se duer­ma a las ocho y me­dia a que se duer­ma a las do­ce, aun­que duer­ma la mis­ma can­ti­dad de ho­ras”.

Vi­vi­mos en una so­cie­dad don­de la hi­per­es­ti­mu­la­ción es­tá de mo­da. Los ni­ños tie­nen agen­das más apre­ta­das que los adul­tos: co­le­gio do­ble jor­na­da, cla­ses de in­glés, in­ter­net has­ta la no­che, par­ti­dos de fút­bol los fi­nes de se­ma­na. La ac­ti­vi­dad no se de­tie­ne nun­ca y los chi­cos se sien­ten ago­bia­dos y pier­den la ca­pa­ci­dad de asom­bro. En par­te, la so­lu­ción es­tá en apren­der a ha­cer las co­sas de ma­ne­ra más pau­sa­da y a dar­nos tiem­po de com­par­tir más mo­men­tos y tiem­po de jue­go li­bre con nues­tros hi­jos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.