Amor a pri­me­ra vis­ta

La Voz del Interior - Rumbos - - Contame Una Historia Staff - JOR­GE LAYRAL MAR DEL PLA­TA

Sin­tió un tem­blor, el lí­qui­do en el que flo­ta­ba se sa­cu­dió le­ve­men­te. Se tran­qui­li­zó… ¡Nooo, otra vez! Pe­ro aho­ra el mo­vi­mien­to fue más in­ten­so y re­pe­ti­ti­vo.

Su cuer­po co­men­zó a des­li­zar­se sin in­te­rrup­cio­nes. Tra­tó de aco­mo­dar­se pe­ro fue inú­til, per­dió la no­ción de su ubi­ca­ción.

Las sa­cu­di­das fue­ron ca­da vez más brus­cas pe­ro su cuer­po ya no os­ci­la­ba; sim­ple­men­te des­cen­día con vi­gor.

Im­pre­vis­ta­men­te sin­tió que al­go muy fir­me, pe­ro a la vez ca­ri­ño­so, sos­te­nía su ca­be­za y la con­du­cía por un tú­nel ines­cru­ta­ble.

De pron­to, una luz muy bri­llan­te lo ata­có y pu­do ver­se en un am­bien­te des­co­no­ci­do.

Su cuer­po en­vuel­to en una ma­sa ge­la­ti­no­sa y con ves­ti­gios de san­gre lo asus­ta­ron.

Qui­so gri­tar pe­ro el mie­do lo pa­ra­li­zó; vol­vió a in­ten­tar­lo y ya no se de­tu­vo, un fuer­te llan­to atra­ve­só tím­pa­nos y vi­drios.

Unas ma­nos lo to­ma­ron y co­men­za­ron a lim­piar­lo, se­gu­ra­men­te se­ría el cas­ti­go por sus que­jas.

En ese mo­men­to, una ca­ra en­vuel­ta en ro­pa­je ex­tra­ño lo mi­ró de cer­ca.

Era el ros­tro de un hom­bre muy se­rio, pe­ro con los ojos lle­nos de lá­gri­mas y ter­nu­ra. Lo to­mó en sus bra­zos con una in­men­sa sua­vi­dad, gi­ró y lo de­po­si­tó so­bre al­go mu­lli­di­to, ca­len­ti­to y ple­na­men­te con­for­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.