Dis­fru­tar y son­reír, ¿esa es la cues­tión?

Ca­da épo­ca tie­ne sus exi­gen­cias y la nues­tra pa­re­ce mo­vi­da por un man­da­to ex­tre­mo: pa­sar­la bien a to­da cos­ta. ¿Pe­ro qué pa­sa si no nos sen­ti­mos tan fe­li­ces o exi­to­sos? En­tre la mi­ra­da aje­na y la in­to­le­ran­cia pro­pia, la vi­da nos po­ne fren­te al es­pe­jo de nu

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR JESICA MATEU ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

No es no­ve­dad que la vi­da es­tá re­ple­ta de ale­grías y sin­sa­bo­res. Pe­ro, en la ac­tua­li­dad, a ve­ces se im­po­ne la ten­den­cia a re­cha­zar al dis­pla­cer y, en con­tra­par­ti­da, a exi­gir el dis­fru­te a cual­quier pre­cio. Pe­ro va­le ha­cer una pau­sa en esa co­rri­da des­bo­ca­da ha­cia el go­ce pa­ra re­fle­xio­nar que, tal co­mo se­ña­la el fi­ló­so­fo San­tia­go Ko­vad­loff en su li­bro El enig­ma del su­fri­mien­to, “la re­ne­ga­ción del do­lor, su clau­su­ra y el des­pre­cio por el mal del que pro­vie­ne, no de­ben con­fun­dir­se con la su­pera­ción del do­lor”; in­clu­so en sus páginas ci­ta a Ernst Jün­ger, quien afir­ma­ba que en la so­cie­dad exi­tis­ta “el do­lor es em­pu­ja­do a la pe­ri­fe­ria en pro­ve­cho de un me­diano bie­nes­tar”.

"El im­pe­ra­ti­vo ca­te­gó­ri­co 'go­za­rás' pa­re­ce ser el on­cea­vo man­da­mien­to", su­gie­re a Rum­bos el mé­di­co psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta Juan Eduar­do Te­so­ne, miem­bro ti­tu­lar de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Psi­coa­ná­li­sis (APA). "Se alien­ta des­de los mer­ca­dos ca­pi­ta­lis­tas y la pu­bli­ci­dad, que in­du­cen a un com­por­ta­mien­to en el que la fe­li­ci­dad es­ta­ría ba­sa­da en el con­su­mo. Eso im­pli­ca po­ner la fe­li­ci­dad en la acu­mu­la­ción de pla­ce­res o de ob­je­tos, en vez de cen­trar­la en la vi­da in­te­rior. Así, se ha pa­sa­do de lo que es la in­te­rio­ri­dad a lo que lla­ma­ría ex­ti­mi­dad. To­do es ha­cia afue­ra…”.

Ade­más, el es­pe­cia­lis­ta acla­ra que una co­sa es bus­car la fe­li­ci­dad in­te­rior y otra el pla­cer. "Hoy, so­bre to­do asis­ti­mos a gen­te que es­tá en bus­ca de un pla­cer in­me­dia­to, y es­to se ve con un au­men­to en las adic­cio­nes a sus­tan­cias lí­ci­tas, co­mo el al­cohol; ilí­ci­tas, co­mo una dro­ga, o, por ejem­plo, a con­duc­tas se­xua­les –co­mo la que su­frie­ron el ac­tor Mi­chel Dou­glas y el gol­fis­ta Ti­ger Woods–. Quie­nes tie­nen una ac­ti­tud adic­ti­va no pue­den ban­car la frus­tra­ción que im­pli­ca pos­ter­gar el pla­cer”, re­ve­la.

Quien tam­bién se re­fie­re a es­ta pro­ble­má­ti­ca es la psi­có­lo­ga chi­le­na Pi­lar Sor­do, quien es­cri­bió en las páginas de Bien­ve­ni­do Do­lor que “la fe­li­ci­dad no tie­ne na­da que ver con la ale­gría. Uno pue­de ser fe­liz per­ma­nen­te­men­te en la me­di­da en que le en­cuen­tre ra­zón o sen­ti­do a lo que ha­ce. Lo que uno no pue­de es es­tar con­ten­to to­do el tiem­po”.

Por eso, en lu­gar de per­der­nos en la bús­que­da ob­se­si­va de un dis­fru­te efí­me­ro, más va­le in­ten­tar re­en­con­trar­nos con no­so­tros mis­mos y en­ten­der que, pro­ba­ble­men­te, co­mo in­di­ca en una en­tre­vis­ta el psi­quia­tra fran­cés Bo­ris Cy­rul­nik -con­si­de­ra­do uno de los pa­dres de la re­si­lien­cia- “los pla­ce­res ocultos, se­cre­tos o sen­ci­llos de la vi­da, mu­chas ve­ces se ex­tra­vían en los es­pe­jis­mos de las fe­li­ci­da­des pro­me­ti­das por el mun­do ac­tual”.

TÚ ACU­MU­LAS, YO COM­PAR­TO

Ca­da vez hay más in­ves­ti­ga­cio­nes que con­fir­man lo que mu­chos po­drían ase­gu­rar a par­tir de su pro­pia his­to­ria: que la fe­li­ci­dad no es­tá en lo que uno con­su­me o acu­mu­la, sino en las ex­pe­rien­cias vi­vi­das y com­par­ti­das. Es de­cir, en un via­je o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.