Ale­xan­der Push­kin

Aun­que el pue­blo lo ama­ba, per­te­ne­cía a la Aca­de­mia y era re­co­no­ci­do por los círcu­los cul­tos, se aho­ga­ba en deu­das.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Me en­con­tré con la li­te­ra­tu­ra ru­sa cuan­do te­nía vein­te años, un oto­ño en que tu­vi­mos que arre­glar la ca­sa de las sie­rras y al­qui­la­mos un cha­let en Un­qui­llo. Es­ta­ba ro­dea­do por un par­que con una glo­rie­ta cu­bier­ta de en­re­da­de­ras y un ban­co don­de me sen­ta­ba a es­cri­bir poe­sía. La ca­sa era de al­tos y en la es­ca­le­ra pos­te­rior, un her­mo­so ro­sal na­cía jun­to a una en­tra­da mis­te­rio­sa: la del só­tano.

Ma­má so­lía de­cir­me: “No sé có­mo te las in­ge­nias pa­ra ha­cer de tu vi­da una no­ve­la”, y ese sen­ti­do de lo má­gi­co me lle­vó a pro­bar mu­chas lla­ves has­ta dar con la que abría esa puer­ta. En­con­tré lo ima­gi­na­ble: desechos, vie­jos mue­bles y un ca­jón de edi­cio­nes ba­ra­tas, mu­chas sin por­ta­das. En­tre ellas, no­ve­las que mis pa­dres re­ve­ren­cia­ban: La gue­rra y la paz, La hi­ja del ca­pi­tán, El ju­ga­dor.

Tols­toi y Push­kin fue­ron los pri­me­ros que leí y años des­pués me atre­ví con Dos­to­yevs­ki.

Re­cuer­do que por en­ton­ces el cli­ma era sua­ve, el ro­sal es­ta­ba en flor y dis­fru­té de leer, en aquel só­tano que da­ba a la huer­ta, esas obras maes­tras.

Los li­bros de Push­kin no só­lo son atrac­ti­vos por la his­to­ria que na­rran, sino por su es­ti­lo vi­vaz y ágil, en­tre lo épi­co, lo he­roi­co y lo cos­tum­bris­ta. Y su vi­da es tan in­tere­san­te co­mo sus obras. Ale­xan­der Push­kin na­ció en Mos­cú –Ru­sia– en ju­nio de 1799 y mu­rió en San Pe­ters­bur­go, en fe­bre­ro de 1837. Des­cen­dien­te de la no­ble­za, re­ci­bió una es­me­ra­da edu­ca­ción. Te­nían una gran bi­blio­te­ca y se in­tere­só en la lec­tu­ra des­de ni­ño, pe­ro quie­nes in­flu­ye­ron so­bre él, fue­ron su abue­la y una ni­ñe­ra cam­pe­si­na –a quie­nes que­ría mu­cho– que lo en­tre­te­nían con cuen­tos ex­tra­ños.

Es­tu­dió en el Li­ceo Im­pe­rial, se unió a los re­for­mis­tas y los Ser­vi­cios Se­cre­tos lo des­te­rra­ron al Cáu­ca­so, don­de re­co­pi­ló le­yen­das del lu­gar y es­cri­bió su obra cum­bre: Eu­ge­nio One­guin.

Al mo­rir Ale­jan­dro I, su su­ce­sor, el zar Ni­co­lás, su ad­mi­ra­dor, le per­mi­tió re­gre­sar. Hi­zo un ma­tri­mo­nio in­con­ve­nien­te con la be­llí­si­ma Na­tal­ya Gon­cha­ro­va, de­ma­sia­do atrac­ti­va, de­ma­sia­do gas­ta­do­ra, co­que­ta y de­seo­sa de bri­llar en la cor­te.

A pe­sar de ser re­co­no­ci­do en los círcu­los cul­tos, ama­do por el pue­blo, de per­te­ne­cer a la Aca­de­mia, de te­ner un pues­to im­por­tan­te en la Can­ci­lle­ría, Push­kin se aho­ga­ba en deu­das: su es­po­sa ha­bía lle­va­do a sus her­ma­nas a vi­vir con ellos, él sos­te­nía a su fa­mi­lia y ha­bía pe­di­do un prés­ta­mo pa­ra man­te­ner el ho­gar.

La muer­te lo al­can­zó jo­ven: un apues­to ofi­cial fran­cés al ser­vi­cio de la Em­ba­ja­da de su país se en­ca­pri­chó con Na­tal­ya y la per­si­guió has­ta que Ale­xan­der tu­vo que re­tar­lo a due­lo. El dis­pa­ro de su ad­ver­sa­rio lo de­jó ago­ni­zan­do va­rios días. Fue en­te­rra­do en se­cre­to, pues se te­mía un le­van­ta­mien­to po­pu­lar con­tra su ri­val.

Mu­cho ha­bía vi­vi­do y es­cri­to en sus es­ca­sos 36 años, sal­van­do del ol­vi­do re­la­tos cam­pe­si­nos, cuen­tos in­fan­ti­les, hé­roes na­cio­na­les y le­yen­das de ha­das. Lue­go ven­dría el tea­tro, na­rra­cio­nes de mis­te­rios y no­ve­las.

El cuen­to “El fa­bri­can­te de ataú­des” me atra­jo de in­me­dia­to por el hu­mor que no ha­bía en­con­tra­do en otros es­cri­to­res ru­sos, un hu­mor que apa­re­ce y des­apa­re­ce, de­ján­do­nos en sus­pen­so, es­pe­ran­do esa pin­ce­la­da ge­nial. En es­te cuen­to me re­cuer­da a Dic­kens, pe­ro en sus le­yen­das po­pu­la­res tie­ne el des­te­llo que su­po po­ner Béc­quer en las su­yas, tam­bién de hon­das rai­gam­bres cam­pe­si­nas.

Su­ge­ren­cias: 1) Leer La hi­ja del Ca­pi­tán; 2) Ver la pe­lí­cu­la Eu­ge­nio One­guin, con Ralph Fien­nes y Le­na Hea­dey –la Cer­sei de Jue­go de Tro­nos–; 3) Oír y ver la ópe­ra One­guin de Tchai­kovs­ki, y el ba­llet con es­ce­no­gra­fía de John Cran­ko.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.