El re­fu­gio de las ba­lle­nas

Im­po­nen­tes y her­mo­sas, las dio­sas de los ma­res lle­ga­ron una vez más a la cos­ta chu­bu­ten­se pa­ra apa­rear­se y dar a luz a sus ba­lle­na­tos. Has­ta di­ciem­bre, po­de­mos vi­si­tar­las y con­tem­plar el ma­ra­vi­llo­so es­pec­tácu­lo de la vi­da. De ya­pa, la re­gión nos re­ci­be co

La Voz del Interior - Rumbos - - Plato Del Día - Madryn.gov.ar madryn.tra­vel www.

En la cos­ta pa­ta­gó­ni­ca, los ar­gen­ti­nos te­ne­mos un te­so­ro ca­si úni­co en el mun­do. La chu­bu­ten­se Pe­nín­su­la Val­dés es el lu­gar que eli­ge la ba­lle­na fran­ca aus­tral, de ma­yo a di­ciem­bre, pa­ra apa­rear­se y críar a sus ba­lle­na­tos du­ran­te sus pri­me­ros me­ses de vi­da. Pro­ba­ble­men­te, las ma­dres apro­ve­chen el gra­dual de­cli­ve de las pla­yas y la po­ca pro­fun­di­dad de sus bahías pa­ra evi­tar que las crías se ale­jen y sean ata­ca­das por las or­cas. Ca­da año llegan a es­ta pe­nín­su­la más de 1.000 ejem­pla­res, que deam­bu­lan de un la­do pa­ra el otro por la cos­ta, co­mo si fue­ra una au­to­pis­ta, an­te el asom­bro de los vi­si­tan­tes. Un lu­gar es­pe­cial pa­ra con­tem­plar­las es la pla­ya El Do­ra­di­llo, cu­yas pro­fun­das aguas ro­dea­das de acan­ti­la­dos se con­vier­ten en el re­fu­gio ideal pa­ra que la ma­yo­ría de es­tas dio­sas de los ma­res den a luz a sus pe­que­ños.

Si que­re­mos ha­cer avis­ta­jes em­bar­ca­dos (son in­creí­bles, las ba­lle­nas pa­san por de­ba­jo de las lan­chas con de­li­ca­de­za de bai­la­ri­nas) es ne­ce­sa­rio ir a Puer­to Pi­rá­mi­des, don­de hay seis ope­ra­do­ras ha­bi­li­ta­das pa­ra es­tos pa­seos de una ho­ra de du­ra­ción. Tam­bién hay pin­güi­nos, lo­bos ma­ri­nos, del­fi­nes e in­fi­ni­dad de aves. Pa­ra los apa­sio­na­dos del pa­sa­do, se rea­li­zan ex­cur­sio­nes 4x4 atra­ve­san­do mon­ta­ñas de du­nas, acan­ti­la­dos y pla­yas ex­ten­sas re­ple­tas de fó­si­les. Más in­fo:

y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.