“En­tre­te­ner a los más chi­cos es mi vi­da en­te­ra”

Es el ído­lo de los ni­ños y es­tá de es­treno con nue­vo disco y un me­gas­how tea­tral que lle­va­rá a Ro­sa­rio y Men­do­za. Mano a mano con un ar­tis­ta que evo­ca su in­fan­cia y quie­re ser pa­pá.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR PAU­LA DEMAR­CO

La fa­mi­lia es la ba­se de to­do, es lo que siem­pre tra­to de res­ca­tar y de mos­trar, y es lo que me ha­ce ser quien soy”, con­fie­sa Topa, es­te ar­tis­ta que se con­vir­tió en un re­fe­ren­te del gé­ne­ro in­fan­til en la Ar­gen­ti­na y La­ti­noa­mé­ri­ca.

Oriun­do de Ca­se­ros, una lo­ca­li­dad del Gran Bue­nos Ai­res, re­cuer­da su ni­ñez con mu­cho ca­ri­ño: “Tu­ve una in­fan­cia muy lin­da, siem­pre me acuer­do de los do­min­gos en mi ca­sa, por­que se for­ma­ba una pan­di­lla –éra­mos co­mo 20–y ju­gá­ba­mos a tre­par ár­bo­les, a la mancha, era co­mo un gran club”.

Hoy, su per­so­na­je tie­ne mu­cho de ese ni­ño fa­mi­li­ero. “Tra­to de unir a las ge­ne­ra­cio­nes a tra­vés de la mú­si­ca. Me en­can­ta po­der ha­cer­lo, es una for­ma de man­te­ner vi­va mi pro­pia ni­ñez”, di­ce.

Los ojos de los chi­cos se ilu­mi­nan al mi­rar­lo, igual que los su­yos cuan­do veía a sus ído­los de la in­fan­cia Ju­lie­ta Ma­ga­ña, Car­li­tos Ba­lá, Mar­ga­ri­to Te­re­ré, el To­po Gi­gio, Ca­ro­zo y Na­ri­zo­ta. “To­dos en al­gún mo­men­to de­ja­ron una hue­lla en mí. Creo que hoy esa se­mi­lla ger­mi­nó, trai­go mu­cho de ellos

tam­bién: la pa­sión, el tra­ba­jo, la mú­si­ca, el com­par­tir”.

Por suer­te, pu­do co­no­cer en per­so­na a la ma­yo­ría. “Es her­mo­so que hoy mis pro­pios re­fe­ren­tes me den men­sa­jes des­de otro lu­gar, co­mo com­pa­ñe­ros”, re­fle­xio­na.

Mu­chos pien­san que Topa es un apo­do, pe­ro es el ape­lli­do de su fa­mi­lia; que tam­bién lle­van sus so­bri­nos, quie­nes, de vez en cuan­do, apro­ve­chan la fa­ma de su tío pa­ra za­far en el co­le­gio: “Me río con mi so­bri­na cuan­do se sa­ca una ma­la no­ta y le di­ce a la maes­tra: ‘Por fa­vor, soy Topa. Si quie­re la in­vi­to al tea­tro a ver a mi tío’. Tie­ne 11 años, es te­rri­ble, so­bor­na a la maes­tra. ¡Vie­nen ra­pi­dí­si­mos los ne­nes!”, se sor­pren­de.

En ju­nio es­tre­nó Topa en Ju­nior Ex­press ¡El Gran con­cier­to!, un show que in­vi­ta a vo­lar so­bre las nu­bes, dis­fru­tar de efec­tos sen­so­ria­les úni­cos, que van des­de una pla­tea­da llu­via de es­tre­llas has­ta la per­cep­ción de aro­mas que exal­tan los sen­ti­dos. Ade­más, al elen­co se su­ma­ron dos nue­vas in­te­gran­tes: Jo­se­fi­na y Har­mony.

¿Por qué es­ta pre­sen­ta­ción en el in­te­rior del país va a ser di­fe­ren­te a las an­te­rio­res?

Por­que, por pri­me­ra vez, el es­pec­tácu­lo que lle­va­mos a las pro­vin­cias es el mis­mo de la ca­lle Co­rrien­tes. Sue­le ser di­fí­cil tras­la­dar y ar­mar la es­ce­no­gra­fía en ca­da tea­tro, tar­da­mos en­tre nue­ve y diez días. Pe­ro es­ta vez lo po­de­mos ha­cer por­que real­men­te hay tiem­po pa­ra via­jar; gra­cias a los crá­neos que te­ne­mos en el equi­po, ar­ma­mos to­do en cua­tro días. Por eso, nos pre­sen­ta­mos vier­nes, sá­ba­do y do­min­go. La gen­te me di­ce que la en­tra­da es ca­ra, pe­ro de otra ma­ne­ra no po­dría­mos cu­brir los cos­tos.

Topa des­ple­ga­rá su es­pec­tácu­lo en el Are­na Mai­pú, de Men­do­za, el 5, 6 y 7 de agos­to, y en el Club Pro­vin­cial, de Ro­sa­rio, el 12, 13 y 14. Las en­tra­das cues­tan en­tre 200 y 600 pe­sos.

¿Có­mo los re­ci­be el pú­bli­co en las pro­vin­cias?

Ce­le­bran nues­tro tra­ba­jo de una for­ma in­creí­ble, por­que no lle­gan mu­chos es­pec­tácu­los a al­gu­nos lu­ga­res del país. Nos agra­de­cen mu­chí­si­mo

que lle­ve­mos un show de pri­me­ra lí­nea. Los ne­nes se ale­gran de que va­ya­mos a su pro­pia ciu­dad con nues­tra fan­ta­sía, es co­mo en­trar en su ca­sa.

Co­mo buen pro­duc­tor, Topa es una per­so­na ob­se­si­va con su tra­ba­jo y es­tá en ca­da de­ta­lle. Con­fie­sa que los días pre­vios a un es­treno no duer­me y que tu­vo que apren­der a de­le­gar res­pon­sa­bi­li­da­des; y tam­bién que, de a ra­tos, le en­can­ta­ría po­der mi­rar una se­rie com­ple­ta, co­mo to­dos sus ami­gos, aun­que el tiem­po pa­ra ha­cer­lo se le es­fu­ma. No pier­de opor­tu­ni­dad pa­ra de­cir que es­tá orgulloso del equi­po que tie­ne en su pro­duc­to­ra T Rea­li­za­cio­nes y que Dis­ney le brin­da una gran con­ten­ción.

Tam­bién es­tás pre­sen­tan­do tu nue­vo disco Lo que lle­vas en tu co­ra­zón. ¿Có­mo lo des­cri­bi­rías? Tie­ne al­go di­fe­ren­te a los dis­cos an­te­rio­res. Las le­tras abri­gan un men­sa­je sú­per po­si­ti­vo pa­ra los pa­pás, los abue­los y los más chi­qui­tos. Des­de el op­ti­mis­mo, te con­ta­gian al­go lin­do pa­ra arran­car el día.

Su prin­ci­pal mo­ti­va­ción es “se­guir ge­ne­ran­do nue­vos pro­yec­tos, ha­cien­do más co­sas con Dis­ney, sa­can­do nue­vos dis­cos... Y pen­sar en la po­si­bi­li­dad de ha­cer una pe­lí­cu­la”, ade­lan­ta. Topa di­ce que en­con­tró su lu­gar en el mun­do y su mi­sión en la vi­da. “Voy a ser Topa siem­pre, hoy me to­ca ser el ca­pi­tán de Ju­nior Ex­press, ma­ña­na Topa va a ser otra co­sa”.

En­tre tus pro­yec­tos con­tas­te que que­rés ser pa­dre, pe­ro no de­be ser fá­cil la de­ci­sión con tu ca­rre­ra en au­ge. ¿Có­mo vas a ha­cer?

Ten­go un con­tra­to lar­go con Dis­ney... El día que de­ci­da ser pa­dre, ne­ce­si­ta­ré fre­nar un po­qui­to. Así co­mo soy de in­ten­so pa­ra ar­mar un show, sos­pe­cho que tam­bién lo se­ré pa­ra dis­fru­tar la pa­ter­ni­dad, al­go pa­ra to­da la vi­da que me mo­ti­va. Calcu­lo que en tres años voy a con­cre­tar­lo.

Topa se des­pi­de con sim­ple­za y una son­ri­sa. Em­pe­zó des­de aba­jo y eso se no­ta. Es sen­ci­llo, sim­pá­ti­co, com­pro­me­ti­do con su tra­ba­jo y, an­te to­do, es un buen ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.