Con­se­jos pa­ra jo­ven­ci­tas

A fi­nes del XIX, las fa­mi­lias adi­ne­ra­das com­pra­ban unos li­bros que di­fun­dían nor­mas so­cia­les de com­por­ta­mien­to.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

A fi­na­les del si­glo XIX, las ma­dres de las cla­ses me­dias que iban as­cen­dien­do so­cial­men­te en Eu­ro­pa, y las fa­mi­lias lla­ma­das “de so­cie­dad” en la Amé­ri­ca es­pa­ño­la, se re­gían por una co­lec­ción de li­bros que tu­vie­ron mu­cha im­por­tan­cia. Con­te­nían nor­mas so­cia­les de com­por­ta­mien­to y so­lían tra­tar te­mas que no nos pa­re­ce­rían ño­ños ni hoy en día.

Quien los es­cri­bió fir­ma­ba co­mo Ba­ro­ne­sa de Staf­fe, na­ci­da en las Ar­de­nas fran­ce­sas (1845) con el nom­bre de Blan­che Au­gus­ti­ne An­gé­le So­yer. Su obra co­men­zó a pu­bli­car­se en 1895 y era re­co­men­da­da pa­ra la for­ma­ción so­cial y pri­va­da de la mu­jer y ten­go la suer­te de que me re­ga­la­ran va­rios de es­tos to­mi­tos, que ca­da tan­to re­leo.

Me lla­mó la aten­ción un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do al fu­tu­ro de las jó­ve­nes sin re­cur­sos. En las pri­me­ras lí­neas de­fi­ne el te­ma: “La jo­ven, so­bre to­do si ca­re­ce de for­tu­na, de­be tra­tar de ase­gu­rar­se una po­si­ción in­de­pen­dien­te, que li­bre a los su­yos de una car­ga di­fí­cil de sos­te­ner. Pa­ra evi­tar es­to, es ne­ce­sa­rio ha­cer­les en­ten­der que de­ben pre­pa­rar­se pa­ra vi­vir por cuen­ta pro­pia, por va­rias ra­zo­nes: por­que en ge­ne­ral so­bre­vi­vi­rán a sus pa­dres, o por­que sien­do po­bres co­rren el ries­go de no ca­sar­se, y se ve­rán obli­ga­das a ga­nar­se el pan.”

Des­pués de una fra­se tan du­ra –no se es­cri­bían en­ton­ces con­se­jos pa­ra es­tas cir­cuns­tan­cias, sal­vo en las no­ve­las de las her­ma­nas Bron­të o Eli­za­beth Gas­kell– la au­to­ra con­ti­núa di­cien­do que es­tas jó­ve­nes no de­ben es­pe­rar el apo­yo de los de­más, por­que se­gu­ra­men­te sus her­ma­nos ya ten­drán su­fi­cien­te con tra­tar de man­te­ner­se a sus fa­mi­lias.

“Los pa­rien­tes le­ja­nos se de­sen­tien­den de ta­les com­pro­mi­sos y cuan­to más años trans­cu­rran, más di­fí­cil se­rá en­con­trar re­cur­sos”, por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar­se mien­tras se es muy jo­ven.

Se­ña­la la au­to­ra que, se­gún sus ca­pa­ci­da­des, po­drán de­di­car­se a las ar­tes, a em­pleos de ofi­ci­na, a la en­se­ñan­za o a los ofi­cios, que, acla­ra, “no son nin­gu­na des­hon­ra: va­le más una mo­dis­ta o una cos­tu­re­ra, que una se­ño­ri­ta inú­til que se de­ja es­tar en una si­tua­ción pre­ca­ria”.

Ad­vier­te que los pre­jui­cios arras­tran a mu­chas jó­ve­nes a ver­se so­me­ti­das a la mi­se­ria y “a caer en erro­res te­rri­bles, cuan­do al mo­rir su pa­dre pier­den el bie­nes­tar o la bue­na po­si­ción; nun­ca ha­brían lle­ga­do a es­to si les hu­bie­ran in­cul­ca­do la idea de que el tra­ba­jo siem­pre es hon­ro­so”.

Cuan­do leí es­tas frases, re­cor­dé a otra es­cri­to­ra con­tem­po­rá­nea de la ba­ro­ne­sa, una au­tén­ti­ca con­de­sa: Emi­lia Par­do Ba­zán, una de las po­cas es­pa­ño­las que fue ca­paz de sos­te­ner ideas de es­te ti­po, y tras­la­dar­las a sus en­sa­yos, a sus no­tas pe­rio­dís­ti­cas y a sus no­ve­las.

Staf­fe di­ce co­sas tan pro­vo­ca­ti­vas pa­ra aque­lla épo­ca co­mo: “Los car­gos de ca­je­ra, ven­de­do­ra, te­le­fo­nis­ta o es­te­nó­gra­fa, de los que mu­chas jó­ve­nes no quie­ren ni oír ha­blar, sue­len te­ner muy bue­nos suel­dos, y son más fá­ci­les de con­se­guir que un pues­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, don­de hay mu­chas aspirantes”.

Y le due­le que al­gu­nas pre­fie­ran si­tua­cio­nes hu­mi­llan­tes co­mo da­ma de com­pa­ñía o lec­to­ra en las gran­des fa­mi­lias –re­cor­dé las no­ve­las vic­to­ria­nas– a las que de­di­ca una fra­se bru­tal: “A és­tas les di­go que es pre­fe­ri­ble la in­de­pen­den­cia de una obre­ra”. Al leer­la, en­ten­de­mos por­qué aún se la es­tu­dia: no só­lo des­cri­bió la vi­da pri­va­da de su épo­ca de­ta­lla­da­men­te, sino que mu­chos de sus con­se­jos, des­pués de un si­glo, po­drían adap­tar­se per­fec­ta­men­te a nues­tros días.

Su­ge­ren­cias: re­leer Ag­nes Grey, de An­ne Bron­të, y Ja­ne Ey­re, de su her­ma­na Char­lot­te; ba­jar de In­ter­net Ruth, de Eli­za­beth Gas­kell; ver las mi­ni­se­ries. Son ex­ce­len­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.