Yo nie­go, tu nie­gas

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR LIC. DA­NIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro La men­te en equi­li­brio (Edi­cio­nes B). Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Si creés que pa­ra en­con­trar un ele­fan­te hay que vi­si­tar el zoo­ló­gi­co, ha­cer un sa­fa­ri o ver un do­cu­men­tal de la Na­tio­nal Geo­grap­hic, te equi­vo­cás. Es­tos pa­qui­der­mos es­tán más cer­ca de lo que cree­mos; de he­cho, deam­bu­lan en­tre no­so­tros co­ti­dia­na­men­te sin que los vea­mos. No se­ría ra­ro que vos mis­mo es­tés con­vi­vien­do con un des­co­mu­nal ele­fan­te, que alo­jás de­ba­jo de la al­fom­bra o de­trás de las puer­tas de un ar­ma­rio. En de­fi­ni­ti­va, no to­do es lo que ve­mos y hay co­sas que pre­fe­ri­mos no mi­rar.

¿Cuán­tas pa­re­jas ocul­tan sus mi­se­rias de­lan­te de los otros? ¿Cuán­tas fa­mi­lias coha­bi­tan con un se­cre­to que sus miem­bros no men­cio­nan ni si­quie­ra en­tre sí? ¿Cuán­tas per­so­nas se ca­mu­flan a sí mis­mas pa­ra ser acep­ta­das por la mi­ra­da aje­na? El jui­cio de los otros tie­ne un pe­so que, con fre­cuen­cia, se vuel­ve in­to­le­ra­ble pa­ra quie­nes es­tán ávi­dos de ser acep­ta­dos. Por eso, hay quie­nes tran­si­tan in­de­ci­bles ca­mi­nos con tal de no re­ci­bir un fa­llo re­pro­ba­to­rio. Y así, son ca­pa­ces de es­con­der el sol con una mano pa­ra fin­gir fren­te a los otros que es de no­che. Tam­bién es­tán aque­llos que ocul­tan ese sol pa­ra sí mis­mos, por­que no to­le­ran ver lo que ha­ce da­ño.

De lo que es­ta­mos ha­blan­do es de la “ne­ga­ción”, un me­ca­nis­mo de de­fen­sa de nues­tro apa­ra­to psí­qui­co. ¿De qué nos de­fien­de? De to­mar con­cien­cia de la reali­dad, de ver cier­ta ver­dad, por­que de ha­cer­lo la an­gus­tia nos re­sul­ta­ría in­so­por­ta­ble. En re­su­mi­das cuen­tas, aque­llo que tan­to cues­ta re­co­no­cer fren­te a los otros o fren­te a un es­pe­jo, pue­de lle­gar a ser del ta­ma­ño de un ele­fan­te y, aun así, es pro­ba­ble que no que­ra­mos ni po­da­mos ver­lo. Pe­ro ¿es aca­so una de­fen­sa o un re­cur­so con­ve­nien­te? Des­de lue­go que no. No ha­cer­nos car­go de la reali­dad que nos to­ca, nos im­pi­de asu­mir­la y, por en­de, ac­tuar pa­ra mo­di­fi­car­la.

Quien es­tá en mo­do "ne­ga­dor" po­si­ble­men­te no pue­da ver el ele­fan­te que se le mues­tra, y es­cu­cha­rá y vis­lum­bra­rá siem­pre lo que quie­re o pue­de. Las per­so­nas más ne­ga­do­ras son al­ta­men­te vul­ne­ra­bles, frá­gi­les, de allí que tan­tas ve­ces se afe­rren a una men­ti­ra con tal de no en­fren­tar el enor­me do­lor que ellas su­po­nen que abri­ga una ver­dad. Por eso, pa­ra que pue­dan acep­tar­la, a ve­ces es pre­ci­so ser pa­cien­tes con ellas y do­si­fi­car la reali­dad, to­man­do en cuen­ta la fra­gi­li­dad de esas per­so­nas.

Y si de vos se tra­ta, si cons­cien­te­men­te vis­lum­brás que, sin que­rer, en cier­tas oca­sio­nes te au­to­en­ga­ñás, tené pre­sen­te que no im­por­ta cuán­tos ele­fan­tes se co­lum­pien hoy so­bre la te­la­ra­ña, ni qué tan fir­mes pa­rez­can las fi­bras de ne­ga­ción con que en al­gún mo­men­to la te­jis­te. Los ele­fan­tes siem­pre bus­can nue­vos com­pa­ñe­ros y fi­nal­men­te tu te­la­ra­ña ce­de­rá. Pe­ro no de­ses­pe­res. Tal vez, des­pués de to­do, ter­mi­ne re­sul­tan­do con­ve­nien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.