El que mu­cho ha­bla, ¿al­go es­con­de?

A ve­ces, los char­la­ta­nes se ca­mu­flan en­tre quie­nes dis­fru­tan sin­ce­ra­men­te del diá­lo­go con los de­más, con­vir­tien­do cual­quier char­la en un dis­fraz de su pro­pio mo­nó­lo­go. Acá te pa­sa­mos al­gu­nos tips pa­ra que los re­co­noz­cas y des­cu­bras lo que se aga­za­pa en ca

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR JE­SI­CA MA­TEU ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

La con­ver­sa­ción, co­mo tal, su­fre de des­cui­do y abu­so cuan­do en lu­gar de ser va­lo­ra­da co­mo una for­ma de en­cuen­tro con el otro, y una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je e in­ter­cam­bio, es ava­sa­lla­da por quie­nes ado­ran ha­blar so­los, sin mu­cho re­gis­tro de los de­más.

Po­dría­mos de­cir que en la ac­tua­li­dad se da una pa­ra­do­ja: mien­tras el flu­jo de in­for­ma­ción cre­ce de for­ma ve­loz a la par de las tec­no­lo­gías, a ve­ces, to­das esas pa­la­bras y he­rra­mien­tas y re­des so­cia­les, no nos al­can­zan pa­ra acer­car­nos. Mu­cho me­nos, pa­ra es­cu­char­nos.

Pe­ro el maltrato al diá­lo­go no es al­go nue­vo, que aflo­re en el mun­do aho­ra. En su en­sa­yo La gue­rra de las vo­ces, el fi­ló­so­fo San­tia­go Ko­vad­loff re­cuer­da lo que de­cía a ini­cios del 1700, el es­cri­tor ir­lan­dés Jo­nat­han Swift: "La ra­zón del ul­tra­je que su­fre el diá­lo­go re­si­de en una ex­ce­si­va va­lo­ra­ción de las pro­pias pa­la­bras, y en la pre­sun­ción del ha­bla­dor, de que es tan im­por­tan­te pa­ra los otros co­mo pa­ra sí mis­mo".

Ko­vad­loff se re­fie­re tam­bién a las di­fe­ren­cias en­tre el char­la­tán y el con­ver­sa­dor: “El char­la­tán pre­fie­re ha­blar al pró­ji­mo co­mo si fue­ra nues­tra som­bra; y a las som­bras, co­mo se sa­be, no hay por qué te­ner­les con­si­de­ra­ción”. Pa­ra el char­la­tán, ex­pli­ca, el in­ter­lo­cu­tor fun­cio­na co­mo pan­ta­lla pro­yec­ti­va de su elo­cuen­cia que, por otra par­te, im­pi­de el ver­da­de­ro diá­lo­go; ade­más de ex­po­ner la fra­gi­li­dad que sien­te, a par­tir de lo cual, mo­no­lo­ga cre­yen­do de­jar atrás “el molesto sen­ti­mien­to de la pro­pia irre­le­van­cia”.

RO­DEA­DOS, PE­RO SO­LOS

“El len­gua­je tie­ne el rol de ar­ti­cu­la­ción so­cial. Cuan­do em­pie­za a rom­per­se ese la­zo co­mu­ni­ta­rio a la par de que se rom­pe la na­rra­ti­va, ter­mi­na­mos por sen­tir­nos so­los en la mul­ti­tud”, ex­pli­ca a Rum­bos la psi­quia­tra No­ra Leal Marchena, miem­bro de la co­mi­sión di­rec­ti­va de la Aso­cia­ción de Psi­quia­tras Ar­gen­ti­nos.

Una clá­si­ca si­tua­ción que ilus­tra el fe­nó­meno se da cuan­do, a pe­sar del rui­do y los men­sa­jes cru­za­dos en bar o un res­tau­ran­te, las pa­la­bras sur­gen a bor­bo­to­nes. "Lo ve­mos en cual­quier es­pa­cio pú­bli­co o re­crea­ti­vo, con gen­te que su­per­po­ne sus vo­ces y gri­ta, lo­gran­do que sea im­po­si­ble ar­ti­cu­lar con los de­más. Es­to pro­mue­ve re­la­cio­nes he­do­nis­tas y lo úni­co que so­bre­vie­ne es el va­cío y la sen­sa­ción de so­le­dad", in­di­ca la pro­fe­sio­nal.

Sin em­bar­go, la di­fi­cul­tad pa­ra co­mu­ni­car­nos no nos afec­ta a to­dos por igual, sino a quie­nes sue­len dis­fru­tar de con­ver­sar y se en­tu­sias­man al con­tar, com­par­tir y tras­mi­tir ideas, opi­nio­nes e in­for­ma­ción con otros que, a su vez, es­cu­chan, res­pe­tan y ofre­cen un es­pa­cio pa­ra la ex­pre­sión.

Los "char­la­ta­nes", en cam­bio, no re­gis­tran na­da; no es que lo su­yo sea el en­ga­ño o la men­ti­ra, sino más bien dis­fru­tar de sus mo­nó­lo­gos siem­pre que pue­dan, fren­te a in­ter­lo­cu­to­res que son co­mo som­bras y no de­ben in­te­rrum­pir. Se ca­rac­te­ri­zan por te­ner per­so­na­li­da­des nar­ci-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.