Caf­fe­ra­ta vo­ló (Cró­ni­cas de un ro­sa­rino)

La Voz del Interior - Rumbos - - Contame Una Historia Staff - — MA­RIO LO RÉ, RO­SA­RIO. Des­cu­brí más cuen­tos de los lec­to­res en rum­bos­di­gi­tal.com

Era in­men­so, era Gu­lli­ver. Me­jor di­cho re­cor­da­ba al gi­gan­te de “Jua­ni­to y las ha­bi­chue­las”. Cuan­do sa­lía de pa­tru­lla en la re­for­za­da bi­ci­cle­ta in­gle­sa, las cu­bier­tas se aplas­ta­ban co­mo una te­nia sa­gi­na­ta. Las llan­tas ca­si to­ca­ban el pa­vi­men­to.

Por­ta­ba un ma­me­lu­co del ti­po de los que usan los mon­ta­ñe­ses de Ken­tucky, de arra­to­na­do co­lor azul fe­rro­via­rio. Sus fac­cio­nes aniña­das dis­ta­ban mu­cho de ser las de un ogro y la son­ri­sa, un tan­to gro­tes­ca, se in­ter­ca­la­ba con arre­ba­ta­dos as­pa­vien­tos de fu­ria con­tra va­ya a sa­ber qué qui­jo­tes­cos per­so­na­jes.

Pa­ra los pi­bes del ba­rrio era un en­can­ta­dor her­mano ma­yor, aun­que di­si­mu­la­da­men­te le te­nía­mos mie­do.

Un cá­li­do jue­ves de fe­bre­ro se pre­sen­ta­ron seis mu­ni­ci­pa­les a ins­ta­lar, en el cam­pi­to don­de ju­gá­ba­mos a la pe­lo­ta, ha­ma­cas, to­bo­ga­nes y subiba­jas de pla­za que nin­guno de no­so­tros pi­dió. De­so­yen­do cual­quier sú­pli­ca ta­la­ron el pa­raí­so, in­dis­pen­sa­ble bún­ker en la gue­rra de ru­le­ros con ve­ne­ni­tos. De­ser­ta­ron al ra­to los muy vi­les, de­jan­do el ca­dá­ver en la mi­tad, in­te­rrum­pien­do pa­ra col­mo las gam­be­tas, los ca­ños y las pa­re­des cor­tas.

La in­di­fe­ren­cia del ve­ge­tal era exas­pe­ran­te, de­ses­pe­ra­dos no lo po­día­mos ni mo­ver. Del ai­re se apa­re­ció el lo­co Caf­fe­ra­ta, apar­tán­do­nos co­mo a in­sec­tos, se aga­chó, lo to­mó por una pun­ta y lo co­rrió co­mo a un es­car­ba­dien­tes. Des­de ese día se trans­for­mó en nues­tro ído­lo.

Sos­te­nía con fre­cuen­cia, en lo al­to, la ame­na­zan­te lan­za que cons­tru­yó des­ar­man­do una des­car­ta­da re­ja de hie­rro, de esas que ya la tie­nen en­tre­cru­za­das en­tre los ba­rro­tes.

Qui­mé­ri­co y rau­do cen­tau­ro a pe­dal se trans­for­ma­ba en Pe­ga­so a los gri­tos.

–¡Vue­lo, vue­lo. Yo cus­to­dio el ba­rrio. No te­man. Yo cus­to­dio el ba­rrio. Vue­lo, vue­lo!

La ca­ra de re­sig­na­ción de su mo­re­na y co­que­ta ma­má nos lo de­cía to­do.

Eso sí, le te­nía mie­do al fue­go. Las fo­ga­tas de San Pe­dro y San Pa­blo lo atraían, pe­ro sor­pren­den­te­men­te mudo se que­da­ba le­jos.

Un día no lo vi­mos más. Su­pi­mos por los ti­tu­la­res de La Ca­pi­tal que el bal­cón mi­ra­dor del mo­nu­men­to a la Ban­de­ra fue pla­ta­for­ma y tes­ti­go de su úl­ti­mo des­pe­gue.

Si an­dás por allí y sen­tís que con las rue­das te ro­za el ca­be­llo, no te asus­tes. Es inofen­si­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.