En el si­len­cio de los cam­pos

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BAJO

Sem­bra­das en los lla­nos y sie­rras de nues­tra Cór­do­ba, per­du­ran des­de ha­ce si­glos, er­mi­tas, ora­to­rios y ca­pi­llas.

Re­cor­da­das en vie­jos do­cu­men­tos, sem­bra­das en las sie­rras y en los lla­nos de nues­tra Cór­do­ba, di­si­mu­la­das en al­gún po­bla­do, per­du­ran, des­de ha­ce si­glos, er­mi­tas, ora­to­rios y ca­pi­llas.

No son las obras mo­nu­men­ta­les de los ar­qui­tec­tos de la Com­pa­ñía de Je­sús, sino la de hu­mil­des ala­ri­fes cu­yos nom­bres se han per­di­do.

En la sim­ple­za de sus lí­neas, en el fer­vor con que fue­ron le­van­ta­das, vi­si­ta­das y ama­das, es­tá el se­cre­to de su per­ma­nen­cia. En la de­sidia de au­to­ri­da­des e ins­ti­tu­cio­nes, ya­ce la des­apa­ri­ción de mu­chas.

Des­de los lla­nos del sur has­ta el mon­te es­pi­no­so del nor­te de la pro­vin­cia, per­di­das en las Al­tas Cum­bres y en las que­bra­das de las Sie­rras Chi­cas, po­de­mos en­con­trar­las, sem­bra­das co­mo las cuen­tas de un ro­sa­rio. Nos emo­cio­na ver­las apa­re­cer en me­dio de la na­da, na­ci­das en las so­le­da­des para lle­var un men­sa­je de fe y a ve­ces de asis­ten­cia.

En algunas res­ca­ta­mos la mano del in­dio que pin­tó con co­lo­res te­nues la pa­red don­de es­tá en­tro­ni­za­do el san­to pa­trono, la Vir­gen ve­ne­ra­da, el Se­ñor de la Pa­cien­cia. Las vi­gas y cum­bre­ras tra­ba­ja­das a azue­la, guar­ne­ci­das con mo­ti­vos de pun­tos, lí­neas rec­tas y cur­vas, nos trans­mi­ten una in­de­ci­ble de­vo­ción, ya que mu­chos de es­tos ar­te­sa­nos re­cla­ma­ban para sí el or­gu­llo de le­van­tar­las.

En las pe­que­ñas sa­cris­tías, os­cu­ras y frías, en­con­tra­mos si­llo­nes con asien­tos de cue­ro aho­ra que­bra­di­zo; co­fres so­bre pa­tas tos­ca­men­te tra­ba­ja­das mues­tran sin em­bar­go, la be­lle­za de la ma­de­ra no­ble. En un rin­cón se guar­dan ta­cua­ras con ban­de­ri­llas que aún hoy se des­plie­gan en la fies­ta pa­tro­nal, y en pe­que­ña na­ve nos sor­pren­de­rán las co­pias de un Ra­fael, de un Mu­ri­llo, de lien­zos cuz­que­ños con san­tos que en su épo­ca mo­vían a pie­dad, hoy des­co­no­ci­dos.

Los cam­pa­na­rios se­ña­lan des­de le­jos su pre­sen­cia: pe­que­ñas to­rres de una o dos cam­pa­nas, algunas ro­ba­das ha­ce más de si­glo y me­dio du­ran­te las lu­chas ci­vi­les, otras sus­traí­das en épo­cas re­cien­tes por hom­bres sin fe.

Aún hoy, do­min­go de por me­dio o en las fies­tas del San­to Pa­trono, se las oye re­pi­car lla­man­do al cre­yen­te, al hom­bre de cam­po, a los ni­ños que van a la es­cue­la. Y a los que vie­nen de le­jos para pre­sen­ciar y par­ti­ci­par en una ce­re­mo­nia de fe y de ale­gría, que mez­cla­rá los re­zos con las gui­ta­rras, las “cua­dre­ras” de ca­ba­llos, el olor y el sa­bor de las em­pa­na­das fri­tas en gra­sa, del asa­do con cue­ro, del lo­cro o la hu­mi­ta.

A po­cos pa­sos, se ar­man las me­sas don­de la ar­te­sa­nía de mu­je­res y hom­bres se ofre­ce a los vi­si­tan­tes: dul­ces y arro­pes ca­se­ros, con­ser­vas, be­bi­das; va­si­jas de ba­rro, tren­za­dos de cue­ro, tra­ba­jos en ma­de­ra o mim­bre, te­ji­dos de te­lar de so­brios co­lo­res.

A unos pa­sos, se en­cuen­tra el vie­jo ce­men­te­rio con las se­pul­tu­ras cu­bier­tas por pe­que­ñas bó­ve­das ado­sa­das al muro del ta­pial en­tre ver­be­nas ro­jas, vio­le­tas o blan­cas, don­de se pue­de leer un nom­bre o ape­nas unas le­tras.

A ve­ces, só­lo ve­re­mos una cruz di­bu­ja­da so­bre el ado­be, o una sen­ci­lla lá­pi­da co­ro­na­da con un cru­ci­fi­jo de hie­rro don­de, en un per­ga­mino de la­tón, se lee al­gu­na fra­se que re­cuer­da el amor o el res­pe­to que se te­nía por quien allí des­can­sa.

En el si­len­cio de los cam­pos, sen­ti­re­mos el vien­to fres­co y sua­ve de la sie­rra que se le­van­ta al atar­de­cer y la ri­ma de al­gún poe­ta de esta tie­rra nos ven­drá a la me­mo­ria…

Su­ge­ren­cias: No im­por­ta la pro­vin­cia don­de vi­va­mos, en to­das ellas en­con­tra­re­mos es­tas hu­mil­des cons­truc­cio­nes. Vi­si­té­mos­las, in­tere­se­mos a los ni­ños de la fa­mi­lia en las his­to­rias que las ro­dean. Es­cri­ba­mos sus le­yen­das, es­bo­ce­mos un di­bu­jo. No per­mi­ta­mos que des­apa­rez­can. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.