La frá­gil ta­rea de con­fiar

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR NA­TA­LIA FERRERO Lic. Prof. en Psi­co­lo­gía, On­ca­ti­vo, Cór­do­ba. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

La épo­ca en que vi­vi­mos –ca­rac­te­ri­za­da por la fra­gi­li­dad de los víncu­los– nos en­fren­ta dia­ria­men­te al te­mor de ser en­ga­ña­dos y usa­dos co­mo ob­je­tos “des­car­ta­bles”. La con­fian­za es un con­cep­to com­ple­jo don­de in­ter­vie­ne un com­po­nen­te cog­ni­ti­vo (¿es con­fia­ble esta per­so­na?) y otro afec­ti­vo que se re­fie­re al víncu­lo emo­cio­nal.

Cuan­do la con­fian­za no se pro­du­ce y apa­re­cen la trai­ción, la men­ti­ra o la in­fi­de­li­dad, nos sen­ti­mos des­con­cer­ta­dos por lo sor­pre­si­vo e ines­pe­ra­do de la si­tua­ción. Sur­ge en­ton­ces la vi­ven­cia de rup­tu­ra: al­go se ha que­bran­ta­do y co­rrom­pi­do. Cae la ilu­sión de que el otro es in­ca­paz de las­ti­mar­nos: nos de­silu­sio­na­mos. Lo juz­ga­mos con cruel­dad, nos enoja­mos in­clu­so con no­so­tros mis­mos: la trai­ción afec­ta el amor y va­lía personal, con pen­sa­mien­tos tor­tuo­sos co­mo “al­go no hi­ce bien, no fui su­fi­cien­te para esa per­so­na”.

Será el mo­men­to de po­ner en mar­cha –a ve­ces in­clu­so de cons­truir– dis­po­si­ti­vos que nos per­mi­tan me­ta­bo­li­zar la si­tua­ción do­lo­ro­sa. Es­to tendrá que ver con los re­cur­sos psí­qui­cos y so­cia­les con que con­te­mos: ami­gos, fa­mi­lia­res, te­ra­peu­tas, co­le­gas, com­pa­ñe­ros. Será fun­da­men­tal en­con­trar en el ca­mino algunas con­di­cio­nes: es­cu­cha, pa­cien­cia, to­le­ran­cia, gen­ti­le­za. Que ven­gan por par­te de esas per­so­nas a las que re­cu­rri­mos, co­mo tam­bién de nues­tro in­te­rior. Ani­mar­nos a com­pren­der que las re­la­cio­nes es­tán te­ñi­das por las vi­ven­cias de ca­da uno y, por lo tan­to, im­pli­can es­fuer­zo, equi­vo­ca­cio­nes y de­ci­sio­nes. Y, por su­pues­to, con­di­cio­nes, que el otro pue­de no cum­plir. Si por ejem­plo, se com­pro­me­te a ser fiel y no lo es, de­be­rá res­pon­sa­bi­li­zar­se de las con­se­cuen­cias de su de­ci­sión y ten­dre­mos que asu­mir una pos­tu­ra al res­pec­to.

Es­ta­mos con­vo­ca­dos, co­mo se­res pen­san­tes, a so­bre­lle­var la de­silu­sión y po­der ha­cer al­go más si pre­ten­de­mos ela­bo­rar lo su­ce­di­do: dis­tan­ciar­nos de aquel que nos las­ti­mó, o bien es­cu­char y acep­tar sus elec­cio­nes, pen­san­do si que­re­mos vol­ver a con­fiar. ¿Se pue­de re­cons­truir la re­la­ción? En al­gu­nos ca­sos sí, con ar­duo tra­ba­jo. Con res­pe­to ha­cia uno y ha­cia el otro. Con com­pro­mi­sos asu­mi­dos y a cum­plir. Con ex­pec­ta­ti­vas rea­lis­tas. Lo im­por­tan­te es to­mar de­ci­sio­nes: si ele­gi­mos que­dar­nos en po­si­ción de víc­ti­mas de­be­re­mos te­ner en cuen­ta que eso no nos per­mi­ti­rá vol­ver a con­fiar de ma­ne­ra sa­na y adul­ta. La con­fian­za es al­go que con­ti­nua­men­te po­ne­mos a dis­po­si­ción de un víncu­lo con el otro. Una y otra vez. Aun­que nos las­ti­men. Por­que de otra ma­ne­ra, mien­tras nos em­pe­ñe­mos en ser ca­da vez más aus­te­ros en lo afec­ti­vo, con gran re­sis­ten­cia a la po­si­bi­li­dad de co­men­zar nue­vas re­la­cio­nes, no es­ta­re­mos abo­nan­do el sue­lo para que flo­rez­ca la con­fian­za. Y sin ella, di­fí­cil­men­te po­da­mos sen­tir­nos ple­nos en los víncu­los que desee­mos cui­dar. Ca­da de­ci­sión tie­ne un cos­to. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.