A LOS 73 AÑOS, TRAS CAM­BIAR EL MUN­DO DE LA MÚ­SI­CA CLÁ­SI­CA, DA­NIEL BARENBOIM VUEL­VE A CA­SA.

La Voz del Interior - Rumbos - - En Tapa - Por Pa­blo Ta­ran­to

Su pri­me­ra in­fan­cia trans­cu­rrió acu­na­da por el tan­go y en­tre par­ti­dos de fút­bol ca­lle­je­ros. Muy pron­to, su in­creí­ble don para to­car el piano pro­pi­ció que emi­gra­ra a Is­rael y se con­vir­tie­ra en ciu­da­dano del mun­do y, pro­ba­ble­men­te, en la ma­yor le­yen­da vi­va de la mú­si­ca clá­si­ca. Re­co­no­ci­do por su la­bor a fa­vor de la re­so­lu­ción del con­flic­to en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos –su gran pro­yec­to es la Wes­tern Es­tern Di­van Or­ches­tra, una for­ma­ción in­te­gra­da por mú­si­cos de am­bas na­cio­na­li­da­des–, man­tie­ne des­de ha­ce años una re­la­ción ca­da vez más cer­ca­na con la Ar­gen­ti­na, el úni­co lu­gar del pla­ne­ta en el que ase­gu­ra ja­más sen­tir­se ex­tran­je­ro. Sus cho­ques con el go­bierno is­rae­lí, su as­cen­so al Olim­po de la mú­si­ca clá­si­ca y la pa­sión in­de­le­ble por el pri­mer ído­lo que tu­vo: un tal Car­los Gar­del.

“Se pue­de ser ára­be, ju­dío, po­la­co, pe­ro no por eso me­nos ar­gen­tino”.

A“A me­di­da que uno se ale­ja de la ju­ven­tud, el pa­sa­do ad­quie­re una im­por­tan­cia más gran­de. Uno se da cuen­ta de que tie­ne más ayer que ma­ña­na”. Da­niel Barenboim mi­ra ha­cia atrás y ve la Ar­gen­ti­na, su pa­sa­do, el lu­gar don­de na­ció y de don­de se mar­chó ni­ño y pro­di­gio. Es, co­mo su ami­ga y co­le­ga Mart­ha Ar­ge­rich, co­mo Mes­si o el Che, un ar­gen­tino uni­ver­sal, na­ci­do en es­te país, con­sa­gra­do en otro y, por fin, ce­le­bra­do en to­do el mun­do. Pe­ro se tra­ta de un ge­nio com­ple­jo, que al es­plen­dor de su mú­si­ca su­ma la pro­fun­di­dad de sus ideas. Barenboim, que so­bre los es­ce­na­rios es su­bli­me, in­dis­cu­ti­ble, fue­ra de ellos po­le­mi­za, pro­vo­ca, se arries­ga a bus­car lo que otros no en­cuen­tran, por ejem­plo, la paz en me­dio de la gue­rra. Y en esa lu­cha de­sigual, que le amon­to­na dis­tin­cio­nes pe­ro que, por utó­pi­ca, tam­bién lo des­gas­ta, re­tor­na, ca­da tan­to, a sus raí­ces, al país de la in­fan­cia, y di­ce que se sien­te en ca­sa: “La Ar­gen­ti­na es el úni­co lu­gar don­de no soy ex­tran­je­ro”.

Y es ver­dad que sus vi­si­tas son ca­da vez más fre­cuen­tes. En­tre ju­lio y agos­to, el Tea­tro Co­lón vol­vió a ren­dir­se a los pies del no­ta­ble pia­nis­ta y director de or­ques­ta, uno de los gran­des nom­bres de la mú­si­ca clá­si­ca de es­te si­glo y el an­te­rior, du­ran­te dos se­ma­nas de con­cier­tos inol­vi­da­bles, dos de ellos con Ar­ge­rich. Barenboim lle­gó al man­do de la West-East Di­van, la or­ques­ta que fun­dó jun­to a su ami­go el es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen pa­les­tino Ed­ward Said, una suer­te de se­lec­ción de jó­ve­nes ta­len­tos ára­bes e is­rae­líes, ini­cia­ti­va que le va­lió el pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de la Con­cor­dia y que, ex­pli­ca el mú­si­co, “lle­va el men­sa­je de que te­ne­mos que acos­tum­brar­nos a vi­vir jun­tos”. Con­ver­ti­do, des­de el ám­bi­to de la cul­tu­ra, en un ac­tor cen­tral de la bús­que­da de una so­lu­ción pa­cí­fi­ca a las hos­ti­li­da­des en­tre ju­díos y pa­les­ti­nos, Barenboim sos­tie­ne que “es­te mal­di­to con­flic­to no es ni mi­li­tar ni po­lí­ti­co; es un con­flic­to hu­mano de dos pue­blos pro­fun­da­men­te con­ven­ci­dos de te­ner el de­re­cho de vi­vir en el mis­mo pe­que­ño pe­da­zo de tie­rra”.

Las es­quir­las de esa dispu­ta en apa­rien­cia in­so­lu­ble son las que pa­re­cen em­pu­jar­lo hoy, a sus 73 años, ha­cia un te­rri­to­rio más ama­ble, el de los vie­jos bue­nos tiem­pos vi­vi­dos en Bue­nos Ai­res. Da­niel Barenboim no tu­vo, co­mo los otros pro­di­gios de la épo­ca (Bruno Gel­ber y Mart­ha Ar­ge­rich, a quien co­no­ce des­de los 7 años y ado­ra, ade­más de con­si­de­rar­la “una de las ar­tis­tas más gran­des que ha­yan exis­ti­do”), una in­fan­cia en­cor­se­ta­da por la mú­si­ca. Él se di­ver­tía con sus ami­gos en el co­le­gio Pes­ta­loz­zi, en Bel­grano R, ju­ga­ba al fút­bol en el club Ma­ca­bi y tam­bién es­tu­dia­ba piano, des­de los 5 años con su ma­má, Aí­da, y lue­go con su pa­pá, En­ri­que, am­bos pia­nis­tas ju­díos emi­gra­dos des­de Ru­sia. Su ta­len­to era tal que a los 7 ya ha­bía da­do su pri­mer con­cier­to, y el Mo­zar­teum de Salz­bur­go lo in­vi­tó a con­ti­nuar allí sus es­tu­dios.

Los Barenboim se tras­la­da­ron a Is­rael en 1952, pe­ro el fu­tu­ro de Da­niel es­ta­ba en Eu­ro­pa, don­de tu­vo a los más gran­des maes­tros. En Aus­tria es­tu­dió di­rec­ción con el ucra­niano Igor Mar­ke­vitch. En Pa­rís, ar­mo­nía con Na­dia Bou­lan­ger, la cé­le­bre pia­nis­ta que for­mó a mu­chos de los gran­des com­po­si­to­res del si­glo XX y que po­co an­tes ha­bía ani­ma­do a As­tor Piaz­zo­lla a no op­tar en­tre tan­go y clá­si­co sino a con­ci­liar­los. En­se­gui­da ven­drían los con­cier­tos, las gi­ras, las gra­ba­cio­nes y la con­sa­gra­ción a ni­vel mun­dial, co­mo director de la Or­ques­ta de Pa­rís, de la Sin­fó­ni­ca de Chica­go y, des­de 1992 has­ta hoy, de la Staats­ka­pe­lle, la Ópe­ra Es­ta­tal de Ber­lín, la mis­ma que di­ri­gie­ron Ri­chard Strauss o Her­bert von Ka­ra­jan.

En el me­dio, su fe­cun­da y trun­ca his­to­ria de amor con la ce­llis­ta bri­tá­ni­ca Jac­que­li­ne du Pré, que se con­vir­tió al ju­daís­mo para ca­sar­se con Barenboim en ple­na Gue­rra de los Seis Días, en 1967, y que de­bió re­ti­rar­se a los 28 años, aque­ja­da por una tem­pra­na es­cle­ro­sis múl­ti­ple. El director la acom­pa­ñó en su le­cho de muer­te, en 1987, aun­que para en­ton­ces ya ha­bía rehe­cho su vi­da con la pia­nis­ta ru­sa Ele­na

Bash­ki­ro­va, ma­dre de sus dos hi­jos: Da­vid (le­tris­ta de un gru­po de hip-hop ale­mán) y Mi­chael (vio­li­nis­ta, in­ter­pre­tó a Gi­nas­te­ra el mes pa­sa­do en el Co­lón).

¿Cuál es la ciu­da­da­nía del maes­tro Barenboim? Na­ció en la Ar­gen­ti­na e Is­rael lo prohi­jó. Tie­ne am­bas na­cio­na­li­da­des. En 2002 so­li­ci­tó la es­pa­ño­la y tam­bién se la con­ce­die­ron. Y en enero de 2008, cuan­do ya lle­va­ba ca­si una dé­ca­da de pré­di­ca hu­ma­ni­ta­ria con la West-East Di­van, acep­tó, tras un con­cier­to en Ra­ma­llah, Cis­jor­da­nia, la ciu­da­da­nía pa­les­ti­na ho­no­ra­ria. “An­he­lo que mi nue­va con­di­ción –di­jo– sea un ejem­plo de co­exis­ten­cia pa­les­tino-is­rae­lí. Creo que los des­ti­nos de es­tos pue­blos es­tán inexo­ra­ble­men­te uni­dos. Vi­vir jun­tos pue­de ser una ben­di­ción o una maldición. Yo pre­fie­ro lo pri­me­ro”.

Años an­tes, en ju­lio de 2001, se ha­bía pre­sen­ta­do al fren­te de la Staats­ka­pe­lle de Ber­lín en la clausura del Festival de Mú­si­ca de Je­ru­sa­lén. Nun­ca des­de su crea­ción, en 1948, se ha­bía in­ter­pre­ta­do a Wag­ner en el Es­ta­do de Is­rael, por con­si­de­rar­lo un sím­bo­lo del an­ti­se­mi­tis­mo, y la in­ten­ción ini­cial de Barenboim de re­pre­sen­tar Tris­tán e Isol­da, con la par­ti­ci­pa­ción del te­nor Plá­ci­do Do­min­go, ya ha­bía si­do des­ba­ra­ta­da por las au­to­ri­da­des. Pe­ro al ter­mi­nar el con­cier­to –con obras de Schu­mann y Stra­vins­ki–, el director anun­ció al pú­bli­co que el bis se­ría un frag­men­to de la ve­da­da ópe­ra wag­ne­ria­na, y pi­dió a quie­nes tu­vie­ran al­gu­na ob­je­ción que aban­do­na­ran la sa­la. Lo lla­ma­ron fas­cis­ta, pro­na­zi, y la Co­mi­sión de Cul­tu­ra del Kné­set, el Par­la­men­to is­rae­lí, ins­tó a de­cla­rar­lo per­so­na no gra­ta. A esa mis­ma asam­blea acu­dió tres años más tar­de, a re­ci­bir el pre­mio Wolf de las Ar­tes, y se pre­gun­tó: “¿Aca­so el pue­blo ju­dío, cu­ya his­to­ria es­tá lle­na de do­lor y per­se­cu­cio­nes, pue­de per­mi­tir­se in­di­fe­ren­cia a los de­re­chos y al do­lor de un pue­blo ve­cino?” En una re­cien­te en­tre­vis­ta con­ce­di­da al dia­rio El País, de Es­pa­ña, Barenboim cri­ti­ca abier­ta­men­te al go­bierno is­rae­lí, sos­tie­ne que la po­bla­ción “se es­tá vol­vien­do ra­cis­ta” y cie­rra: “Ya no me sien­to có­mo­do en Is­rael. No me in­tere­san ni su ad­mi­ra­ción ni sus aplau­sos”.

Así, mien­tras co­se­cha ova­cio­nes por su mú­si­ca y elo­gios por su mi­li­tan­cia por la paz (en 2011 fue can­di­da­tea­do al No­bel), Barenboim tam­bién arras­tra po­lé­mi­cas y re­pro­ches, no só­lo en Is­rael. Aquí, el en­sa­yis­ta San­tia­go Ko­vad­loff ad­vier­te que “su ad­mi­ra­ble con­sis­ten­cia co­mo eje­cu­tan­te y director no aflo­ra con igual po­der per­sua­si­vo cuan­do se pro­nun­cia ana­lí­ti­ca­men­te so­bre el con­flic­to ára­be-is­rae­lí”. Se per­mi­te du­dar de las con­vic­cio­nes pa­ci­fis­tas de Barenboim, di­ce que “da ar­gu­men­tos a quie­nes re­co­mien­dan la ani­qui­la­ción de la na­ción ju­día” y cri­ti­ca que ha­ya acep­ta­do la in­vi­ta­ción para di­ri­gir en la Re­pú­bli­ca de Irán, cu­yo go­bierno nie­ga el Ho­lo­caus­to. (En ri­gor, el mú­si­co iba a pre­sen­tar­se en Tehe­rán el año pa­sa­do, pe­ro las au­to­ri­da­des lo can­ce­la­ron: ar­gu­ye­ron que era “un ar­tis­ta del ré­gi­men sio­nis­ta”.)

Le­jos de aque­llos odios, la Ar­gen­ti­na pa­re­ce ser el ca­ble a tie­rra de es­te vir­tuo­so que, por lo de­más, siem­pre vi­si­tó re­gu­lar­men­te el país con sus or­ques­tas, y cu­yo ma­yor hi­to lo­cal fue, sin du­das, en agos­to de 2010 cuan­do, gra­tis y al ai­re li­bre, fren­te al Obe­lis­co, la West-Eas­tern Di­van in­ter­pre­tó sin­fo­nías de Beet­ho­ven an­te 50 mil per­so­nas. Barenboim ha di­cho que su ído­lo era Car­los Gar­del, qué más ar­gen­ti­ni­dad que ésa: “To­car tan­gos (ha com­pues­to va­rios) es un via­je en el tiem­po y en los sen­ti­mien­tos, es re­cu­pe­rar mi in­fan­cia”. Al agra­de­cer el di­plo­ma de doc­tor ho­no­ris cau­sa que le en­tre­gó la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res, Barenboim afir­mó: “Me doy cuen­ta de que, aun­que me fui de muy chi­co, a los 9 años, ya ha­bía sen­ti­do un po­co de esta at­mós­fe­ra que ca­rac­te­ri­za a lo me­jor de la Ar­gen­ti­na, y que es el re­sul­ta­do de acep­tar múl­ti­ples iden­ti­da­des sin por eso per­der la iden­ti­dad ar­gen­ti­na. Se pue­de ser ára­be, ju­dío, po­la­co. pe­ro no por eso me­nos ar­gen­tino” .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.