Un es­pe­jo cu­bis­ta

Le­vé com­po­ne una mi­ra­da des­or­de­na­da y atra­pan­te de sí mis­mo, don­de lo tri­vial se en­tre­mez­cla con lo esen­cial.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - Por VIC­TOR T. LAURENCENA

“No creo que las co­sas fue­ran me­jo­res an­tes, ni que se­rán me­jo­res más tar­de. No sa­bría de­cir si pre­fie­ro que me am­pu­ten el bra­zo iz­quier­do o la pier­na de­re­cha. No siem­pre me pa­re­cen ex­ci­tan­tes las mu­je­res her­mo­sas, ni her­mo­sas aque­llas que me ex­ci­tan.”

Es co­mo si Édouard Le­vé se hu­bie­ra me­ti­do en una ha­bi­ta­ción os­cu­ra y con un pun­te­ro lá­ser re­co­rrie­ra su cuer­po, su bio­gra­fía y su es­pí­ri­tu, re­ve­lan­do pe­que­ñas por­cio­nes de su ser has­ta com­ple­tar es­te ex­tra­ño, mul­ti­fa­cé­ti­co y ne­ce­sa­ria­men­te in­com­ple­to au­to­rre­tra­to.

“Cuan­do quie­ro ver tea­tro voy a mi­sa”, di­ce es­te li­bri­to de 93 pá­gi­nas, atra­pan­te, el úni­co que leí de un ti­rón en to­da mi vi­da. Pu­bli­ca­do ori­gi­nal­men­te en fran­cés en 2005, aho­ra lle­ga una re­edi­ción en es­pa­ñol gra­cias a la siem­pre in­tere­san­te edi­to­rial Eter­na Ca­den­cia.

Le­vé fue un fran­cés que na­ció el pri­me­ro de enero de 1965 y que se de­di­có a dis­tin­tas ra­mas del ar­te. Fue un pin­tor abs­trac­to y au­to­di­dac­ta du­ran­te cin­co años, ac­ti­vi­dad que aban­do­nó pa­ra de­di­car­se a la fo­to­gra­fía con­cep­tual. Tam­po­co se pri­vó de es­cri­bir. Sui­ci­dio es el tí­tu­lo del úl­ti­mo de sus cua­tro li­bros y tam­bién la ca­rá­tu­la de su muer­te. En­vió el ma­nus­cri­to a su edi­tor diez días an­tes de ahor­car­se. Te­nía 42 años.

“En mis ra­chas de depresión, vi­sua­li­zo có­mo se­ría mi en­tie­rro si me sui­ci­da­ra, hay mu­chos ami­gos, tris­te­za y be­lle­za, el even­to es tan emo­ti­vo que me dan ga­nas de vi­vir­lo”, es­cri­bió en su Au­to­rre­tra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.