Los fru­tos y la tie­rra

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajo Relieve - Por cris­ti­na ba­jo

El te­rreno que ro­dea­ba la pri­me­ra ca­sa que hi­zo pa­pá pa­ra no­so­tros, en Ca­ba­na, era ex­ten­so, en par­te par­que, en par­te mon­te na­ti­vo, co­mo a él le gus­ta­ba con­ser­var­lo. En el ba­jo, ma­má de­ci­dió ha­cer una huer­ta. Era, lo com­pren­dí des­pués, una for­ma de en­se­ñar­nos a va­lo­rar la tie­rra y el es­fuer­zo pro­pio, sal­pi­men­ta­do con la uto­pía que con­ser­va­ron por años con mi pa­dre: con­ver­tir­se en gran­je­ros.

En­tre las co­sas que re­cuer­do ví­vi­da­men­te de mi in­fan­cia, es­tán esos mo­men­tos en que ma­má nos mo­vi­li­za­ba de­trás de al­gún pro­yec­to: “Va­mos a ha­cer un ga­lli­ne­ro y us­te­des re­co­ge­rán los hue­vos y cui­da­rán los po­lli­tos; plan­ta­re­mos fru­ta­les y pa­ra el ve­rano po­dre­mos co­mer ci­rue­las, du­raz­nos y da­mas­cos –se­gún ella, los fru­tos eran más gran­des y dul­ces–, y cuan­do ma­du­ren los qui­no­tos, los pre­pa­ra­re­mos en al­mí­bar.”

Aque­llas pro­pues­tas nos en­can­ta­ban es­pe­cial­men­te cuan­do pa­pá, muy en­tu­sias­ma­do, lle­ga­ba car­ga­do de pe­que­ñas he­rra­mien­tas es­pe­cia­les, que pa­re­cían de ju­gue­te: una pa­li­ta pa­ra que ca­da uno de no­so­tros pu­die­ra ha­cer ho­yos y en­te­rrar se­mi­llas, ras­tri­llos de no más de vein­te cen­tí­me­tros de lar­go, con los que arran­cá­ba­mos yu­yos y en­re­da­de­ras sil­ves­tres; pe­que­ñas re­ga­de­ras de la­tón gris, es­ta­cas de las que él usa­ba pa­ra me­dir cam­pos y pio­lín pa­ra sos­te­ner las ho­jas re­bel­des.

Re­cuer­do la ilu­sión de ese mi­la­gro, el de los pri­me­ros bro­tes que nos ha­cía des­per­tar tem­prano pa­ra co­rrer al huer­to.

Pri­me­ro ele­gía­mos el te­rreno, que no de­bía que­dar le­jos del pi­co de agua; ma­má se las in­ge­nia­ba pa­ra que al­gún se­rrano vi­nie­ra y le hi­cie­ra un cer­qui­to de alam­bre te­ji­do re­for­za­do en las es­qui­nas; la puer­ta de en­tra­da era del mis­mo ma­te­rial, sos­te­ni­da por dos o tres pa­los y se tra­ba­ba con una ar­go­lla de al­gún es­tri­bo que ya no se usa­ba.

Ma­má di­vi­día la par­ce­la en cua­tro o seis cua­dra­dos, se­gún las se­mi­llas que tu­vié­ra­mos –com­pra­das en Di Na­ta­le, jun­to con las de flo­res– y mar­ca­ba los sur­cos, con un pa­lo pun­tia­gu­do o, cuan­do éra­mos al­go más gran­des, con un pi­co li­viano. Al­re­de­dor de es­tos, li­mi­tá­ba­mos el con­torno con pie­dras o la­dri­llos.

As­tu­ta­men­te, nos da­ba a sem­brar pri­me­ro las de los ra­ba­ni­tos, lue­go las de za­naho­rias, le se­guía la le­chu­ga y fi­nal­men­te la acel­ga.

¿Por qué la se­lec­ción? Por­que los ra­ba­ni­tos sa­lían en po­cos días, al­go más tar­de las za­naho­rias –¡có­mo nos gus­ta­ba lim­piar­los ba­jo el cho­rro de la man­gue­ra y co­mer­los a mor­dis­cos!– y, fi­nal­men­te, las otras plan­tas que co­men­za­ban a echar ho­jas. Re­cuer­do la ilu­sión de ese pe­que­ño mi­la­gro que ha­cía que nos le­van­tá­ra­mos tem­prano pa­ra ver apa­re­cer las pun­tas ver­des y co­rrer a des­per­tar a los otros.

Aho­ra, a la ve­jez, cuan­do co­men­za­mos a año­rar la in­fan­cia, ten­go una pe­que­ña huer­ta en ca­sa. Aún no es pri­ma­ve­ra, pe­ro ya flo­re­cie­ron el du­raz­ne­ro y el man­zano, el li­mo­ne­ro se can­só de dar li­mo­nes y el na­ran­jo es­tá re­ple­to de azaha­res. Me bas­ta acer­car­me a un en­re­da­de­ra que lo ocul­ta pa­ra sen­tir el aro­ma de sus flo­res.

Mar­ta, que me ayu­da en las ta­reas, es el ge­nio que man­tie­ne las flo­res y las pen­cas, los ár­bo­les y el pre­cia­do regalo de un “ta­co de rei­na”; ya he­mos co­se­cha­do che­rries re­ga­la­dos por una ami­ga, y en­tre las hier­bas de olor traí­das por mis alum­nas, han cre­ci­do le­chu­gas, de las que lle­vo va­rias en­sa­la­das ser­vi­das en mi me­sa.

Gra­cias a que ha he­cho bro­tar plan­tas des­co­no­ci­das en al­gu­nos rin­co­nes de mi pa­tio, mis hi­jos y so­bri­nos, y al­gún ami­go, vie­nen a pe­dir ga­jos y a to­mar­se un ca­fé.

Su­ge­ren­cias: 1) Apren­da­mos a ha­cer dul­ces de di­fe­ren­tes fru­tas, y a pre­pa­rar es­ca­be­ches con ver­du­ras, in­tro­du­cien­do al­go nue­vo en ca­da re­ce­ta. 2) Plan­tar un fru­tal; el ci­clo de sus ho­jas, sus flo­res y sus fru­tos nos mar­ca­rán las es­ta­cio­nes. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.