¿Di­vor­cio o gue­rra?

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - Por Dr. PeDro Hor­vat Mé­di­co psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta, miem­bro de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Ar­gen­ti­na, APA. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Hay mu­chas for­mas de se­pa­rar­se, ca­da pa­re­ja en­cuen­tra la su­ya. Pe­ro, a ve­ces, las co­sas ter­mi­nan muy mal. De­nun­cias, ame­na­zas, jui­cios, dispu­tas por los hi­jos y to­da cla­se de des­plan­tes for­man par­te de lo que po­dría­mos lla­mar la pa­to­lo­gía del di­vor­cio.

La for­ma en que una pa­re­ja se se­pa­ra ha­bla siem­pre del víncu­lo que tu­vie­ron, y es­tos fi­na­les tor­men­to­sos son pro­pios de las re­la­cio­nes más am­bi­va­len­tes.

En ellas pre­do­mi­nan los sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos: ri­va­li­dad, so­me­ti­mien­to, des­es­ti­ma­ción y for­mas de mal­tra­to mu­chas ve­ces si­len­cio­sas que se acu­mu­lan a lo lar­go de años.

Las ten­sio­nes sub­ya­cen­tes van en au­men­to has­ta que cual­quier he­cho –mu­chas ve­ces me­nor– po­ne en mar­cha una gue­rra sin cuar­tel. Y de aquí en ade­lan­te se ve có­mo la ne­ce­si­dad de re­pa­ra­ción nar­ci­sis­ta en­cuen­tra una so­la sa­li­da: la ven­gan­za.

Es­tas si­tua­cio­nes tie­nen una di­ná­mi­ca pe­li­gro­sa en la que am­bos pa­re­cen sen­tir la ne­ce­si­dad de res­pon­der a ca­da ac­to del otro. Las ac­cio­nes ju­di­cia­les tam­bién sue­len te­ner es­te es­pi­ral as­cen­den­te y, con fre­cuen­cia, se ter­mi­na mu­cho más le­jos de lo pla­nea­do.

Co­mo es de pre­ver­se, el im­pac­to so­bre los hi­jos es enor­me. Es ne­ce­sa­rio re­cor­dar una vez más que los hi­jos, aun­que su­fren en cual­quier se­pa­ra­ción, to­le­ran la pér­di­da de la pa­re­ja con­yu­gal, pe­ro no la pér­di­da de la pa­re­ja pa­ren­tal. Una co­sa es que pa­pá y ma­má ya no quie­ran es­tar jun­tos y otra muy dis­tin­ta es que se da­ñen en­tre sí. Los hi­jos ne­ce­si­tan de la in­te­gri­dad del víncu­lo pa­ren­tal; cuan­do que­dan obli­ga­dos a par­ti­ci­par de una gue­rra que no eli­gie­ron, en ellos el da­ño es inevi­ta­ble.

El en­torno sue­le te­ner en es­tos ca­sos una par­ti­ci­pa­ción com­ple­ja. Pa­rien­tes, ami­gos y alle­ga­dos con fre­cuen­cia se en­co­lum­nan de uno u otro la­do, ya que es­tas si­tua­cio­nes se pres­tan pa­ra pro­yec­tar pro­ble­má­ti­cas pro­pias.

Iden­ti­fi­ca­dos con uno de los dos, no siem­pre pue­den ofre­cer un con­se­jo pru­den­te y ra­zo­na­ble. A ellos se su­man los abo­ga­dos que, a ve­ces, pa­re­cen ol­vi­dar que ga­nar un jui­cio pue­de im­pli­car di­na­mi­tar puen­tes pa­ra siem­pre, en una vic­to­ria a lo Pi­rro en la que fi­nal­men­te pier­den to­dos.

Por úl­ti­mo, es­tán los jue­ces, obli­ga­dos a una mi­sión im­po­si­ble: ad­mi­nis­trar jus­ti­cia en cues­tio­nes de afec­tos.

Los con­ten­dien­tes tal vez se odien, pe­ro ol­vi­dan que el odio no es lo con­tra­rio del amor. Es só­lo una vi­ci­si­tud del amor, lo con­tra­rio es la in­di­fe­ren­cia. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el odio los man­tie­ne uni­dos, en una pu­ja cu­ya fi­na­li­dad úl­ti­ma es la re­pa­ra­ción nar­ci­sis­ta y la evi­ta­ción de los due­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.