Un poe­ta en la pa­red

La Voz del Interior - Rumbos - - Contame Una Historia Staff - — ELBIS GILARDI - BRINKMANN, CÓR­DO­BA. Des­cu­brí más cuen­tos de los lec­to­res en rum­bos­di­gi­tal.com

Enero me­tió su na­riz de da­mas­co en la am­plia galería. Un eco ham­brien­to de co­to­rras, hor­ne­ros, ben­te­veos, urra­cas, tor­dos, ca­lan­drias… es­ca­ló so­bre lu­na­res de sol que des­nu­trían el ali­vio de la som­bra. Ar­nol­da Brinkmann lle­va­ba el pe­lo anu­da­do so­bre la nu­ca, el ca­lor la po­nía de mal hu­mor, aun­que el ar­tís­ti­co es­pa­cio mu­si­cal de los pá­ja­ros lle­na­ba su al­ma de tre­gua sil­ves­tre en esos ene­ros in­so­por­ta­bles de la lla­nu­ra. El ai­re de la ma­dru­ga­da aún con­ser­va­ba mu­ño­nes de fres­cu­ra, en­gri­lla­dos a la luz del ho­ri­zon­te.

Los abe­jo­rros ron­da­ban la ven­ta­na del poe­ta. Be­li­sa­rio ha­bía dor­mi­do muy po­co esa no­che, sin du­da, unos ver­sos ha­brían con­mo­cio­na­do su bohe­mia. Tar­dó en le­van­tar­se, la fla­man­te pun­ta­da de las sie­te es­ti­mu­ló su de­seo de re­co­rrer los cam­pos; por eso se des­pe­re­zó pa­ra sa­lir sin un bo­ca­do de sue­ño, pa­ra sen­tir có­mo se di­luía la cás­ca­ra del ama­ne­cer. Y lo ha­ría en ese mo­men­to por­que des­pués no po­dría sa­lir has­ta que nue­va­men­te el sol emu­la­ra un atar­de­cer so­bre el bro­cal del po­zo.

Des­de siem­pre, se ru­mo­rea­ba en la co­lo­nia que, cuan­do ve­nía de vi­si­ta con su es­po­sa y se hos­pe­da­ba en la Ca­so­na de los Brinkmann, es­cri­bía las pa­re­des con sus ver­sos uti­li­zan­do car­bo­ni­lla, tal vez pre­sa­gian­do in­mor­ta­li­dad co­mo poe­ta. Y esa ma­gia se con­ser­vó por ge­ne­ra­cio­nes, esa mis­ma lu­mi­no­si­dad de la pa­la­bra, ha­ce que una y otra vez, Ar­nol­da flir­tee a la luz del sol, pa­see de la mano de su ama­do Be­li­sa­rio por la ru­ta ru­bia del tri­go, tra­tan­do de es­ca­lar la pul­pa de los gra­nos y lle­var al le­cho to­da la ter­nu­ra, pa­ra ser ver­so y nue­va­men­te in­crus­tar­los en la cal de las pa­re­des.

La an­ti­gua ca­so­na aún es­tá en pie, si­gue ama­ne­cien­do con un eco ham­brien­to de pá­ja­ros inun­dan­do de tri­nos las an­chas ven­ta­nas, des­co­sien­do el horno del sol cuan­do los atar­de­ce­res se zam­bu­llen en el océano de su ora­to­ria. Se la ve a Ar­nol­da tren­zar su pe­lo, li­gar las pre­si­llas de­trás de la nu­ca. Se lo ve al poe­ta her­mo­sear las cos­tras de la pa­red…

Lo que no se sa­be es quién vol­vió a en­ca­lar las pa­re­des y si el au­tor del he­cho en­ten­dió que esa no­che, di­se­ña­da en la blan­cu­ra rús­ti­ca de la cal, es­ta­ba lle­na de es­tre­llas. Qui­zás al­guno de los pá­ja­ros que me­ro­dea­ba la an­te­sa­la de la­dri­llos po­dría ates­ti­guar que la tin­ta de una creen­cia po­pu­lar, con­ser­va la le­yen­da en el tin­te­ro. Me gus­ta creer que Ar­nol­da es­pe­ra al pa­la­dín de las es­pi­gas. Me gus­ta creer que Be­li­sa­rio di­se­ca lu­nas, que las mi­gas de sus ver­sos dan ori­gen al pan de los fan­tas­mas. Y que la­ten a un cos­ta­do de la car­bo­ni­lla me­tá­fo­ras de cal en las pa­re­des…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.