El Re­gre­so con glo­ria de la bar­ba

Fue signo de hip­pies, bohe­mios y otras tri­bus du­ran­te va­rias dé­ca­das. Ca­si un si­nó­ni­mo de des­pro­li­ji­dad. Pe­ro con la erup­ción de la ten­den­cia hips­ter, la bar­ba se con­vir­tió de la no­che a la ma­ña­na en si­nó­ni­mo de es­ti­lo. Y aho­ra es, ca­si ca­si, una epi­de­mia

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - Por Eduar­do dia­na

De Leo Messi y Geor­ge Cloo­ney a Marcelo Ti­ne­lli, Ricky Mar­tin y el abue­lo hips­ter que se con­vir­tió en una ce­le­bri­dad del mun­do pu­bli­ci­ta­rio, los bar­bu­dos si­guen ga­nan­do te­rreno. Y no so­lo eso: has­ta pa­re­cen con­for­mar una gi­gan­tes­ca le­gión de gen­te con bue­na on­da, aten­tos a su ima­gen y, so­bre to­do, muy can­che­ros y mo­der­nos. Ya no pa­san des­aper­ci­bi­dos, aho­ra es­tán en el cen­tro de la es­ce­na.

Co­mo las olas del mar, las mo­das y ten­den­cias van y vie­nen. Y la bar­ba pa­re­ce ha­ber­se to­ma­do re­van­cha y ga­na­do por le­jos la par­ti­da a quie­nes la ro­tu­la­ban co­mo un look des­pro­li­jo y an­ti­cua­do. Se­gún una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por los psi­có­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses Bar­naby Dix­son y Paul Va­sey, la bar­ba se per­ci­be co­mo un sím­bo­lo de res­pe­to, po­der y es­ta­tus so­cial. Ese es­tu­dio tam­bién con­clu­yó que los bar­bu­dos lu­cen co­mo per­so­nas más fuer­tes y agre­si­vas. Otro tra­ba­jo de la Uni­ver­si­dad de Nort­hum­bria de­ter­mi­nó que: “Las per­so­nas afei­ta­das tie­nen me­nos atri­bu­tos de mas­cu­li­ni­dad y son más dó­ci­les”.

No es nue­vo. La bar­ba siem­pre tu­vo un fuer­te po­der sim­bó­li­co. Ya des­de la an­ti­güe­dad fue un se­llo de for­ta­le­za y je­rar­quía. Los ro­ma­nos, grie­gos y egip­cios lo sa­bían muy bien. In­clu­so, mu­chas fa­rao­nas usa­ron bar­ba. No lo ha­cían pa­ra imi­tar a los hom­bres, se­guían una tra­di­ción. Los fa­rao­nes se afei­ta­ban cui­da­do­sa­men­te y lle­va­ban bar­bas de me­tal en ho­nor al dios egip­cio de la muer­te, Osi­ris. Esas

fal­sas bar­bas iban pa­san­do de go­ber­nan­te en go­ber­nan­te, de mo­do que cuan­do una mu­jer as­cen­día al trono lle­va­ba bar­ba pa­ra man­te­ner la tra­di­ción. Tam­bién en la An­ti­gua Gre­cia las jó­ve­nes no­vias se pe­ga­ban fal­sas bar­bas en la pe­ra du­ran­te la no­che de bodas pa­ra no pa­re­cer in­fe­rio­res a sus es­po­sos.

En la ac­tua­li­dad, se es­ti­ma que más del 50 por cien­to de los hom­bres del pla­ne­ta, por di­ver­sos mo­ti­vos, lle­va bar­ba. En­tre tan­tos bar­bu­dos, tam­bién es­tán los que sien­ten pá­ni­co an­te un ros­tro bar­ba­do. Se los lla­ma “po­go­no­fó­bi­cos”. Con la vuel­ta de las bar­bas, la co­sa se les com­pli­có bas­tan­te.

En­tre otras ven­ta­jas, los bar­ba­dos re­sal­tan que se ga­na mu­cho tiem­po al de­jar de afei­tar­se. En pro­me­dio, se cal­cu­la que un hom­bre pa­sa en su vi­da 140 días en­te­ros afeitándose; es de­cir, cua­tro me­ses y me­dio fren­te al es­pe­jo, un tiem­po que, pen­sán­do­lo bien, de­bie­ra es­tar de­di­ca­do a co­sas más pro­duc­ti­vas y gra­ti­fi­can­tes.

To­do vuel­ve

La nue­va épo­ca do­ra­da de la bar­ba em­pe­zó tí­mi­da­men­te ha­ce unos cin­co años con los hips­ter, esos ex­cén­tri­cos mu­cha­chos de on­da vin­ta­ge, con ca­mi­sas flo­rea­das o a cua­dros, ti­ra­do­res y an­te­ojos re­tro. Las ca­lles, res­tau­ran­tes y re­des so­cia­les em­pe­za­ron a lle­nar­se de sus es­pe­sas y lar­gas bar­bas, y la mo­da se vol­vió im­pa­ra­ble. Ac­to­res y de­por­tis­tas (en es­pe­cial, fut­bo­lis­tas) tam­bién hi­cie­ron lo su­yo al mos­trar­se con su nue­vo look y así mi­les de hom­bres en to­do el mun­do se ani­ma­ron al cam­bio. Adiós me­tro­se­xua­les y lam­pi­ños.

Jim Ca­rrey sor­pren­dió con su bar­ba al es­ti­lo Ro­bin­son Cru­soe; Liam Ga­llag­her tras de­jar Oa­sis op­tó por un es­ti­lo for­mal; Da­niel Rad­clif­fe, el ac­tor de Harry Pot­ter, usa bar­ba des­cui­da­da y pe­lo re­vuel­to, y Brad­ley Coo­per se de­jó una bar­ba me­dio ra­la que le cu­bre to­do el ros­tro. Tam­bién hi­cie­ron el cam­bio Ash­ton Kut­cher, Ro­bert Dow­ney Ju­nior y has­ta Pedro Al­mo­dó­var, con bar­ba ca­no­sa y bien re­cor­ta­da.

De las pri­me­ras bar­bas hips­ter -na­tu­ra­les, al­go des­cui­da­das y has­ta sal­va­jes- se fue pa­san­do a es­ti­los más re­fi­na­dos, que re­quie­ren mu­cha de­di­ca­ción y cui­da­dos. No fal­tan in­clu­so los que hi­cie­ron de sus es­pe­sas bar­bas ver­da­de­ras obras de ar­te. En­tre ellos hu­bo quie­nes les die­ron for­ma de fi­gu­ras geo­mé­tri­cas, di­bu­jos, tren­zas o es­ti­lo ten­tácu­los de pul­po. Sus fo­tos inun­da­ron Ins­ta­gram y los por­ta­les de In­ter­net. Impresionantes y sor­pren­den­tes, aun­que ro­zan­do la lo­cu­ra. •

SU­PER BAR­BAS. Jim Ca­rrey y el pio­ne­rí­si­mo bar­bu­do Billy Gib­bons, del gru­po ZZ Top.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.