JU­LIE­TA VE­NE­GAS

“LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA ES­TÁ MAR­CA­DA POR LA FAL­TA DE JUS­TI­CIA”

La Voz del Interior - Rumbos - - En Tapa - Por Ja­vier Fir­po

La chi­ca de Tijuana que con­quis­tó los co­ra­zo­nes y los oí­dos de to­do el con­ti­nen­te ya es una mu­jer ma­du­ra que pien­sa el mun­do des­de una pers­pec­ti­va en la que se cru­zan la mú­si­ca, la po­lí­ti­ca y las emo­cio­nes. An­tes de gi­rar por el in­te­rior de la Ar­gen­ti­na, pre­sen­tan­do su nue­vo dis­co, “Al­go su­ce­de”, char­ló con Rum­bos so­bre co­sas co­mo la vio­len­cia que atra­vie­sa a Mé­xi­co y a bue­na par­te de los paí­ses de Amé­ri­ca, la ne­ce­si­dad de po­ner­le el cuer­po y el al­ma a las can­cio­nes, so­bre el rol que ju­ga­ron en su vi­da los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos Ca­cho­rro Ló­pez y Gus­ta­vo San­tao­la­lla y por qué ama­sar pan pue­de lle­var­te al más pro­fun­do es­ta­do de re­la­ja­ción men­tal.

La cu­rio­si­dad es lo que me ha­ce dis­tin­gui­ble. Creo que es un ras­go que me di­fe­ren­cia, que me ha­ce re­co­no­ci­ble. Sí, es la cu­rio­si­dad la que me em­pu­ja a ha­cer, a es­cri­bir, a com­po­ner can­cio­nes”, di­ce des­de Ciu­dad de Mé­xi­co Ju­lie­ta Ve­ne­gas, que in­ten­ta en­con­trar un sus­tan­ti­vo ade­cua­do cuan­do se le con­sul­ta por al­gún ma­tiz que le so­bre­sal­ga a la can­tau­to­ra, que a fin de mes es­ta­rá ac­tuan­do en Cór­do­ba (29/9), Ro­sa­rio (30/9) y Bue­nos Ai­res (1/10), don­de da­rá a co­no­cer su úl­ti­mo dis­co Al­go su­ce­de. “Tam­bién me dis­tin­go por otras pa­va­das que, por lo que leí, me con­vier­ten en bi­cho ra­ro pa­re­ce ”, in­vi­ta a pre­gun­tar­le. ¿Qué pa­va­das, se­ré cu­rio­so yo? No ver te­le me con­vier­te en mar­ciano ¿Tan ra­ro es? Es ver­dad que no veo te­le, por­que le per­dí la pa­cien­cia. No es tan di­fí­cil. Por otra par­te to­da la in­for­ma­ción que ne­ce­si­to la en­cuen­tro en in­ter­net. Tam­po­co ma­ne­jo au­tos, bah, en reali­dad lo hi­ce ha­ce tiem­po, pe­ro cho­qué va­rias ve­ces en po­co tiem­po, y cuan­do lle­gué a vi­vir a la Ciu­dad de Mé­xi­co, me pa­re­ció me­jor no in­sis­tir. Igual, qui­zás al­gún día lo ha­ga, aun­que es al­go que lle­vo años di­cien­do. ¿Y co­ci­nás? Me gus­ta co­ci­nar, ca­da vez lo ha­go más se­gui­do, aun­que le de­di­co más tiem­po en épo­cas en las que no es­pe­ro toy tra­ba­jan­do mu­cho, pe­ro me en­can­ta. Co­mo tam­bién me fas­ci­na ha­cer pan, por­que me pe­go un via­je, me trans­por­ta a un ma­ra­vi­llo­so es­ta­do de re­la­ja­ción. Me gus­ta mu­cho usar ha­ri­nas al­ter­na­ti­vas. De he­cho es­tan­do en la co­ci­na me da mu­cha cu­rio­si­dad –en­fa­ti­za el tér­mi­no­bus­car re­ce­tas ricas, soy fan de los li­bros de co­ci­na. Ha­blan­do de re­ce­tas, ¿te­nés al­gu­na fór­mu­la pa­ra com­po­ner can­cio­nes? Sí, más que fór­mu­la, un mé­to­do. Me to­mo va­rios me­ses pa­ra es­cri­bir y una vez que es­toy con­ven­ci­da de las le­tras, em­pie­zan los arre­glos, las mú­si­cas po­si­bles, el rit­mo ade­cua­do pa­ra ca­da una y la ins­tru­men­ta­ción. Y has­ta que no me cua­dre la his­to­ria por to­dos los cos­ta­dos, no em­pie­zo a gra­bar. ¿Qué te tie­ne que cua­drar? Ca­da can­ción mía es un pe­que­ño cuen­to, un cor­to­me­tra­je, pe­ro hay una his­to­ria que em­pie­za y que ter­mi­na, con un con­te­ni­do que yo con­si­de­ro es­pe­cial. Mi pre­mi­sa es bus­car co­mu­ni­car al­go, eso es lo esen­cial pa­ra mí, mu­cho más que el rit­mo o el es­ti­lo que to­me la can­ción. ¿Se pue­de de­cir que Al­go su­ce­de es el dis­co más op­ti­mis­ta de los sie­te que lle­vás lan­za­dos? Qui­zás sí, com­pa­rán­do­lo con mi dis­co an­te­rior, Los mo­men­tos, que era más me­lan­có­li­co y ba­jo­ne­ro. En ese ca­so, és­te es más es­pe­ran­za­dor, no el más fe­liz. Al­go su­ce­de tie­ne la vir­tud de que atra­vie­sa to­do ti­po de emo­cio­nes, pe­ro aún en las can­cio­nes tris­tes tie­ne es­pe­ran­za. Vol­vis­te al acor­deón, que ha­bías aban­do­na­do en dis­cos an­te­rio­res: ¿Sen­tís que es un ins­tru­men­to que te po­ten­ció y con el que con­cen­tras­te más aten­ción? Pue­de ser, el acor­deón aca­pa­ra, mag­ne­ti­za Creo que su com­bi­na­ción de so­ni­do más lo vi­sual, lo

ha­cen lla­ma­ti­vo al ins­tru­men­to y al que lo eje­cu­ta. Re­cuer­do cuan­do ha­cía mis pri­me­ros shows, te­lo­nean­do a ban­das co­mo Mo­lo­tov o Ca­fé Ta­cu­ba, que te­nía una ven­ta­ja al sa­lir al es­ce­na­rio, a la gen­te le da­ba cu­rio­si­dad es­cu­char lo que iba a to­car, por­que mi­ra­ba el acor­deón co­mo al­go ex­tra­ño y a mí co­mo un bi­cho ra­ro. Se te ha elo­gia­do por na­tu­ra­li­zar los su­ce­sos (dra­mas, ro­man­ces, rup­tu- ras) de la vi­da co­ti­dia­na con to­tal nor­ma­li­dad en tus can­cio­nes... ¿Es otro se­llo iden­ti­fi­ca­to­rio? Creo que en al­gu­nas can­cio­nes sí ten­go el tono me­dio su­fri­dor, je­je, me­dio víc­ti­ma, qui­zás bus­can­do que al­guien me ten­ga pie­dad. De to­das ma­ne­ras, el nor­ma­li­zar las co­sas y los dra­mas es más cer­cano a mi ca­rác­ter, y creo que da pa­ra más re­fle­xión en las can­cio­nes, sino te que­dás en un so­lo tono y pa­ra la au- dien­cia ter­mi­na re­sul­tan­do me­dio plano. Por eso me pa­re­ce bo­ni­to dar­le otras vuel­tas a las his­to­rias en las cua­les la re­fle­xión no se que­da so­lo en “el me de­jas­te te de­jé”, sino en có­mo lle­ga­mos a es­to. En otro te­ma, le deseás “las bue­nas no­ches a la de­sola­ción”: ¿es una ma­ne­ra de ha­ber su­pe­ra­do el mal tra­go, una su­pera­ción per­so­nal? Creo que pa­ra sa­lir de un mo­men­to di­fí­cil, tam­bién hay que

>>>> po­ner­le cuer­po, no só­lo desear es­tar bien, y que­dar­te mal, o tris­te, o lo que sea, sino de­cir: “Bueno, se aca­bó”. Es gra­cio­so, la idea la te­nía des­de ha­ce tiem­po, que­ría ha­cer una can­ción que em­pe­za­ra con esa fra­se, “bue­nas no­ches de­sola­ción”, que siem­pre me re­cuer­da a una pe­lí­cu­la que se lla­ma­ba Good Night and Good Luck (di­ri­gi­da por Geor­ge Cloo­ney), es un tí­tu­lo que me en­can­ta. Y cuan­do nos sen­ta­mos con Ca­cho­rro Ló­pez -el pro­duc­tor del dis­co- a es­cri­bir, lo pri­me­ro que le di­je fue: “Mi­rá, ten­go es­ta idea dan­do vuel­tas des­de ha­ce tiem­po”. Me es­cu­chó, le gus­tó y la ter­mi­na­mos al to­que. Ha­blan­do de pro­duc­to­res, Gus­ta­vo San­tao­la­lla fue el que pro­du­jo Aquí, tu pri­mer dis­co, y con el que te abris­te pa­so. ¿Cuán im­por­tan­te fue y es San­tao­la­lla en tu ca­rre­ra? Gus­ta­vo es al­guien muy im­por­tan­te pa­ra mí. No só­lo por­que cre­yó en lo que yo ha­cía des­de el prin­ci­pio, cuan­do era una anó­ni­ma ab­so­lu­ta, sino por­que el tra­ba­jo con él fue fá­cil, en el sen­ti­do de que nos en­ten­di­mos des­de el prin­ci­pio. San­tao­la­lla me ayu­dó, tam­bién, a en­ten­der có­mo de­co­di­fi­car mis pro­pias can­cio­nes, ya que pe­ca­ban de la inex­pe­rien­cia por ser las pri­me­ras que ha­bía es­cri­to. Fue ge­nial to­do lo que hi­zo por mí, un hom­bre ma­ra­vi­llo­so, un ar­tis­ta co­mo po­cos, due­ño de una gran ge­ne­ro­si­dad. Di­jis­te que “Ex­plo­sión” fue la can­ción que más te cos­tó, pe­ro que fue una obli­ga­ción: ¿Es por la vio­len­cia que su­ce­de en Mé­xi­co, en Ar­gen­ti­na y en bue­na par­te de La­ti­noa­mé­ri­ca? No es una obli­ga­ción en el sen­ti­do so­cial de la pa­la­bra, pe­ro tam­po­co pue­do mi­rar pa­ra otro la­do, no me sen­ti­ría una ar­tis­ta com­pro­me­ti­da. Creo que el ar­te de­be ser sin­ce­ro y na­cer des­de otro lu­gar, des­de lo emo­cio­nal, pe­ro yo sen­tía que era al­go que me iba a se­guir ha­cien­do rui­do, si no in­ten­ta­ba es­cri­bir­la. No es fá­cil es­cri­bir so­bre la reali­dad, es más fá­cil ha­blar de amor. ¿Por qué es más di­fí­cil? Por­que la reali­dad a ve­ces es in­com­pren­si­ble. Por­que te de­ja pa­ra­li­za­da y sin palabras. Cri­ti­cás a la Jus­ti­cia: ¿es un mal en­dé­mi­co en La­ti­noa­mé­ri­ca? Ab­so­lu­ta­men­te. Me pa­re­ce que va de la mano con la co­rrup­ción, que sí me pa­re­ce un mal en­dé­mi­co. En Mé­xi­co es­tán jun­tos, no hay ma­ne­ra de que la Jus­ti­cia exis­ta si te­ne­mos es­te ni­vel de im­pu­ni­dad y co­rrup­ción. Es sú­per tris­te, por­que ve­mos to­dos los días co­sas tan frus­tran­tes. So­mos una so­cie­dad hí­per frag­men­ta­da, en don­de la reali­dad de unos pa­re­ce­ría que no tie­ne na­da que ver con lo que vi­ven otros. Es­ta­mos to­dos co­nec­ta­dos y nues­tros paí­ses tie­nen pro­ble­mas te­rri­bles, que cam­bia­rán cuan­do la Jus­ti­cia ac­túe co­mo de­be y la co­rrup­ción sea pe­na­da co­mo se de­be.

CUER­PO Y AL­MA

El año que vie­ne Ju­lie­ta cum­pli­rá vein­te años de tra­yec­to­ria, una mar­ca que le pro­du­ce vér­ti­go a la ti­jua­nen­se, de 45 años, y ma­dre de Si­mo­na, de seis. Di­ce la ar­tis­ta que no es ha­cer ba­lan­ces “ni na­da de ese ro­llo”. Y ad­mi­te: “Me en­te­ro de cuán­to lle­vo en los es­ce­na­rios só­lo en las en­tre­vis­tas, por eso lo del es­co­zor que me pro­du­cen los nú­me­ros, pe­ro no mi­ro el al­ma­na­que. Ob­via­men­te sí que sien­to que mu­chas co­sas han cam­bia­do en mi vi­da y en es­ta aven­tu­ra mu­si­cal, des­de que em­pe­cé en 1997, pe­ro lo veo co­mo un pro­ce­so de cam­bio cons­tan­te. Me sien­to una pri­vi­le­gia­da de po­der ha­cer lo que ha­go, y creo que he te­ni­do mu­cha suer­te en ge­ne­ral”. Sin du­da que la mú­si­ca fue ge­ne­ro­sa con vos. Pe­ro, ¿te ha de­silu­sio­na­do en al­go? Me ha da­do mu­chí­si­mo y siem­pre es­ta­ré en deu­da con ella. Nun­ca po­dré agra­de­cer lo su­fi­cien­te por to­do lo que ha pa­sa­do en mi vi­da des­de que en­con­tré que la mú­si­ca era lo mío. Ami­gos, can­cio­nes, via­jes, de to­do. Es in­creí­ble la mú­si­ca y có­mo nos co­nec­ta de una ma­ne­ra dis­tin­ta que el ha­blar, que el in­ten­tar ex­pli­car las co­sas. No creo que me pue­da de­silu­sio­nar nun­ca cuan­do se tra­ta de una ma­ne­ra de ex­pre­sar lo que sien­to. ¿Sos re­bus­ca­da pa­ra es­cri­bir? No, no soy re­bus­ca­da, ¿sa­bes? La ver­dad es­cri­bo la le­tra ca­si siem­pre con una fra­se co­mo pun­to de par­ti­da, o una idea, al­go que quie­ro des­pun­tar. Y me man­do, si­go a mi in­tui­ción y van sur­gien­do esas ale­go­rías, esas fi­gu­ra­cio­nes o me­tá­fo­ras ra­ras, co­mo di­ces, pe­ro sin la in­ten­ción de ser re­bus­ca­da o re­tor­ci­da. ¿Sos una de­gus­ta­do­ra del len­gua­je? El es­pa­ñol es una ma­ra­vi­llo­sa len­gua pa­ra es­cri­bir y pa­ra lo que pue­da su­ge­rir en una me­lo­día. Pe­ro no te creas que me rom­po mu­cho la ca­be­za bus­can­do ma­ne­ras ex­tra­ñas de de­cir co­sas; al con­tra­rio, me gus­ta can­tar sim­ple, co­mo si es­tu­vie­ra ha­blan­do. Creo que en­tre más na­tu­ral sue­na lo que di­go, más me gus­ta. Vos sos de Tijuana, ¿es tan pe­li­gro­so co­mo se lee? ¿Dón­de te gus­ta vi­vir? Por­que has es­ta­do mu­cho en el DF y en Bue­nos Ai­res... Es cier­to, Tijuana tie­ne su com­ple­ji­dad na­tu­ral co­mo to­da ciu­dad fron­te­ri­za, pe­ro aho­ra mis­mo es de los lu­ga­res más tran­qui­los que pue­des vi­si­tar. Sí tu­vo al­gu­nos años di­fí­ci­les, pe­ro aho­ra es­tá en otro mo­men­to. Y me en­can­ta Bue­nos Ai­res, de­bo re­co­no­cer que me cau­ti­vó vi­da, su per­so­na­li­dad, su efer­ves­cen­cia. Igual, yo ten­go una tre­men­da de­bi­li­dad por las gran­des ciu­da­des, por esos si­tios don­de pa­san mu­chas co­sas... Pe­ro a la ho­ra de la ver­dad, me que­do a vi­vir en mi Ciu­dad de Mé­xi­co, y en es­te país que amo, ma­ra­vi­llo­so a pe­sar de to­dos sus pro­ble­mas. •

“Creo que el ar­te de­be ser sin­ce­ro y na­cer des­de otro lu­gar, des­de lo emo­cio­nal.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.