La ciu­dad del Su­quía

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Qui­zá de­bí es­cri­bir es­ta no­ta en ju­lio, cuan­do fes­te­ja­mos la fun­da­ción de nues­tra ciu­dad, pe­ro a ve­ces nos sen­ti­mos rea­cios a ha­cer­lo cuan­do es “obli­ga­to­rio” y otras, aun­que no ven­ga al ca­so, que­re­mos es­cri­bir so­bre un te­ma.

Es­tos días he es­ta­do con ami­gos na­ci­dos acá pe­ro que ha­ce años vi­ven en el ex­te­rior. Esas char­las me de­ja­ron el re­gus­to de pen­sar en esa ciu­dad se­cre­ta que só­lo cap­ta­mos los que he­mos vi­vi­do ca­si sin in­te­rrup­cio­nes en ella, fun­da­da –en­tre el Atlán­ti­co y los An­des– por Je­ró­ni­mo Luis de Ca­bre­ra a me­dia­dos de 1573: Cór­do­ba de la Nue­va An­da­lu­cía, tam­bién lla­ma­da “Cór­do­ba la Lla­na” por cier­ta se­me­jan­za con la de Es­pa­ña, si­tua­das am­bas en una lla­nu­ra y con las sie­rras a la vis­ta. Y, co­mo el Gua­dal­qui­vir en la le­ja­na pa­tria, a es­ta ciu­dad la ci­ñe otro río: el que los na­tu­ra­les lla­ma­ban Su­quía.

En­tre los hom­bres que vi­nie­ron a fun­dar­la, el gru­po más nu­me­ro­so fue el de los an­da­lu­ces, pe­ro nin­guno oriun­do de la Cór­do­ba es­pa­ño­la. Qui­zá la ex­pli­ca­ción de tal nom­bre se de­bie­ra a una his­to­ria de amor, de aque­llas que re­cuer­dan a la del Cid con do­ña Ji­me­na: la de don Je­ró­ni­mo Luis, que se dis­tin­guió por ser me­su­ra­do, jus­to con na­ti­vos y ge­ne­ro­so con sus com­pa­ñe­ros, de quien no se co­no­cen desafue­ros o cruel­da­des –jus­ti­fi­ca­dos o sin jus­ti­fi­car–, y la de una mu­jer ex­cep­cio­nal, do­ña Luisa Mar­tel de los Ríos, que unía a Cór­do­ba con Se­vi­lla en su per­so­na.

Hay quien pre­ten­de ne­gar la sin­gu­la­ri­dad de su fun­da­ción, pe­ro los do­cu­men­tos ha­blan. Pru­den­cio Bus­tos Ar­ga­ña­raz, es­tu­dio­so de nues­tra his­to­ria, asen­tó: “En­tre los cien­to on­ce hom­bres que acom­pa­ña­ron al Fun­da­dor, no se ha de­tec­ta­do un so­lo anal­fa­be­to”, cuan­do el ín­di­ce de anal­fa­be­tis­mo era su­ma­men­te al­to. Eso ex­pli­ca que, a los po­cos años, cuan­do era aún una pe­que­ña al­dea en el con­fín de la tie­rra,

Así na­ció Cór­do­ba, cos­mo­po­li­ta por la universidad y su lu­gar en el ma­pa, ya que era pa­so obli­ga­do de via­je­ros y ejér­ci­tos.

Cór­do­ba tu­vie­ra una universidad real y pon­ti­fi­cia que a fi­nes del si­glo XVII es­ta­ba en­tre las pri­me­ras del mun­do. Cór­do­ba es una ciu­dad ex­tra­ña: sus fun­da­do­res eran es­tu­dio­sos, al­gu­nos leían el la­tín y traían ca­jas con li­bros. Sus mu­je­res y sus hi­jos los si­guie­ron ape­nas unos me­ses des­pués, con un maes­tro de pri­me­ras le­tras, con da­mas de compañía y jó­ve­nes ca­sa­de­ras. Lle­ga­ron con mue­bles de ca­li­dad cuan­do aún no te­nían te­cho, con en­se­res y ca­nas­tos de la­bo­res, con al­gu­na obra de ar­te. Y plan­tas: vi­des, hi­gue­ras, li­mo­ne­ros y los ro­sa­les de Blas de Ro­sa­les.

Así na­ció es­ta ciu­dad: cos­mo­po­li­ta en po­cos años –y por va­rios si­glos– por la universidad y por su po­si­ción geo­grá­fi­ca, ya que era pa­so obli­ga­do de co­mer­cian­tes, ejér­ci­tos y via­je­ros que atra­ve­sa­ron el te­rri­to­rio ar­gen­tino en cual­quier sen­ti­do de los pun­tos car­di­na­les.

Una ciu­dad y un te­rri­to­rio con­tra­dic­to­rios, na­ci­da de una desobe­dien­cia, sín­te­sis de las cul­tu­ras re­gio­na­les. Du­ran­te la ma­yor par­te de la His­to­ria, vi­vi­mos a con­tra­pe­lo del país, “en una co­exis­ten­cia no siem­pre pa­cí­fi­ca y sí dia­léc­ti­ca, de un cle­ri­ca­lis­mo mo­na­cal en con­tra­dic­ción de un lai­cis­mo ateo; de una ten­den­cia po­pu­lis­ta con­tra­pues­ta a fuer­tes re­sa­bios cla­sis­tas; de un con­ser­va­do­ris­mo quie­tis­ta en­fren­ta­do con un li­be­ra­lis­mo pro­gre­sis­ta, po­si­bles de en­con­trar en el seno mis­mo de ca­da uno de sus par­ti­dos po­lí­ti­cos”, pun­tua­li­zó Bus­tos Ar­ga­ña­raz en el pró­lo­go a Ha­gio­gra­fía de Cór­do­ba.

Pe­ro, co­mo di­je ha­ce al­gu­nos años, lo que nos dis­tin­guió y nos dis­tin­gue es el hu­mor: sar­cás­ti­co, so­ca­rrón, agudo, trans­gre­sor, bien cor­do­bés.

Su­ge­ren­cias: leer La­be­rin­tos y es­cor­pio­nes, de Pru­den­cio Bus­tos Ar­ga­ña­raz, no­ve­la his­tó­ri­ca so­bre Luis de Te­je­da, pri­mer poe­ta ar­gen­tino, cor­do­bés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.