EL NI­ÑO FREN­TE A LA MON­TA­ÑA MITICA

Un do­cu­men­ta­lis­ta acom­pa­ñó a David La­ma, el re­fe­ren­te mun­dial en es­ca­la­da de­por­ti­va, a su mi­sión más di­fí­cil: el Ce­rro To­rre, en San­ta Cruz, uno de los más pe­li­gro­sos del pla­ne­ta.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR GRETA KUS FO­TOS CO­REY RICH / RED BULL CONTENT POOL

El Ce­rro To­rre se con­vir­tió en un lu­gar mí­ti­co. Es­ca­la­do­res, geó­gra­fos y cu­rio­sos via­jan to­dos los años a co­no­cer la fas­ci­nan­te mon­ta­ña. Sil­via Bus­cai­ni, al­pi­nis­ta, geó­lo­ga y es­cri­to­ra ita­lia­na, di­ce: “El Ce­rro To­rre es una agu­ja tra­vie­sa, con su hon­go de hie­lo en la cum­bre pues­to co­mo un bo­ne­te in­so­len­te­men­te. Úl­ti­mo de los mu­chos ce­rros es­cul­pi­dos en la po­de­ro­sa in­ser­ción de gra­ni­to, ha re­sul­ta­do si­mi­lar a un hi­jo dís­co­lo que a me­nu­do se ex­hi­be con tra­ve­su­ras de du­do­so gus­to. Sus pro­vo­ca­cio­nes peo­res, de acuer­do con el vien­to, son el in­crus­tar­se de hie­lo pa­ra en­ca­pu­char­se has­ta las ore­jas y lue­go des­ves­tir­se de gol­pe pa­ra per­ma­ne­cer to­tal­men­te des­nu­do, só­lo con su bo­ne­te en la ca­be­za. Su va­ni­dad lo ha­bía lle­va­do a que­rer re­ne­gar de su reali­dad de mon­ta­ña pa­ra pro­po­ner­se co­mo un mi­to”.

Cin­cuen­ta años des­pués de que los al­pi­nis­tas To­ni Eg­ger y Ce­sa­re Maes­tri ga­na­ran su cum­bre por pri­me­ra vez, en una ex­pe­di­ción

pe­li­gro­sa co­mo po­cas, el aus­tría­co Tho­mas Dirn­ho­fer, di­rec­tor de ci­ne y aman­te del al­pi­nis­mo, de­ci­de po­sar sus ojos en el Ce­rro To­rre y fil­mar un do­cu­men­tal. Aho­ra el ob­je­ti­vo es acom­pa­ñar a David La­ma, un jo­ven de 26 años apo­da­do el rey de la es­ca­la­da de­por­ti­va, y lle­gar a la ci­ma ha­cien­do es­ca­la­da li­bre. El equi­po de fil­ma­ción y los tre­pa­do­res pro­fe­sio­na­les se ins­ta­lan en El Chal­tén y es­pe­ran que el tiem­po sea fa­vo­ra­ble. No es fá­cil: los vien­tos de más de 130 km por ho­ra, los des­hie­los y ava­lan­chas de nie­ve im­pi­den el as­cen­so una y otra vez. Des­pués de me­ses de es­pe­ra, re­gre­san a Eu­ro­pa frus­tra­dos. “Tu­ve que en­ten­der que en un do­cu­men­tal no es po­si­ble fil­mar es­ce­nas si­guien­do un plan”, di­ce Dirn­ho­fer. “No hay guión que te an­ti­ci­pe lo que ha­rá la na­tu­ra­le­za”.

Lue­go de dos años, re­gre­sa­ron pa­ra in­ten­tar­lo una vez más. El mun­do se ríe de ellos, los al­pi­nis­tas más pres­ti­gio­sos di­cen que es una pér­di­da de tiem­po, que ja­más po­drán al­can­zar la ci­ma. Ob­se­sio­na­dos, La­ma y Dirn­ho­fer vuel­ven a la car­ga y fra­ca­san otra vez. Al año si­guien­te, se ins­ta­lan en El Chal­tén y es­pe­ran que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas por fin es­tén de su la­do. Vi­ven du­ran­te me­ses en un con­te­ne­dor lleno de mos­cas y pós­te­res, se abu­rren, pa­san días en­te­ros sin ha­cer na­da, es­pe­ran­do, mi­ran­do el ce­rro co­mo ni­ños.

En una ter­ce­ra ex­pe­di­ción, en 2012, des­pués de una lar­ga es­pe­ra y de­ma­sia­das crí­ti­cas, David La­ma lo­gra lo im­po­si­ble y al­can­za la cum­bre. Las imá­ge­nes del do­cu­men­tal son im­pac­tan­tes. Los dos hom­bres cuel­gan de una pa­red ver­ti­cal, ro­dea­dos de nu­bes y de una in­men­si­dad y be­lle­za que só­lo exis­te en la Pa­ta­go­nia. El fil­me ga­nó el pre­mio a Me­jor Pe­lí­cu­la de mon­ta­ña en el Bil­bao Men­di Film Fes­ti­val y fue elo­gia­da en to­do el mun­do. Hoy se pue­de ver en Net­flix. “Su­bir el Ce­rro To­rre es lle­gar al lí­mi­te”, di­ce David La­ma. “Si pier­des la cuer­da, pier­des la vi­da. Arri­ba del ce­rro su­pe que no es­ta­ba en una com­pe­ten­cia. No ha­bía es­pec­ta­do­res ni ár­bi­tros. Na­die me mi­ra­ba, en la ci­ma es­ta­mos so­los”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.