LOS LEC­TO­RES CON­SUL­TAN

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos Jardin -

An­drea Be­lli­ni, de Sal­ta, es­cri­be: “Ten­go un he­le­cho aus­tra­liano ha­ce dos años en una ma­ce­ta col­gan­te y en in­te­rior. No ha cre­ci­do na­da des­de en­ton­ces. Mi ma­dre en una opor­tu­ni­dad me di­jo que te­nía co­chi­ni­lla y que por ese mo­ti­vo no se desa­rro­lla­ba. Lim­pio a me­nu­do sus ho­jas con agua ja­bo­no­sa, pe­ro el he­le­cho si­gue igual. Con­sul­té en el vi­ve­ro y me di­je­ron que le pon­ga ‘tie­rra pa­ra he­le­chos’, lo cual hi­ce ha­ce más de dos me­ses. Si­go sin ver re­sul­ta­dos. ¿Qué más pue­do ha­cer?” An­drea, por lo que pue­do per­ci­bir en la fo­to­gra­fía, su he­le­cho, tam­bién lla­ma­do “cuerno de al­ce” (Platy­ce­rium bi­fur­ca­tum), tie­ne ho­jas bri­llan­tes. Al lim­piar­las, se le ex­trae la pe­lu­sa que sir­ve pa­ra re­te­ner las par­tí­cu­las de pol­vo, que ayu­dan a su nu­tri­ción y adap­ta­ción a dis­tin­tos ti­pos de cli­ma. Oja­lá el cam­bio de sus­tra­to ge­ne­re en es­ta pri­ma­ve­ra una ho­ja que ayu­de a nu­trir y com­pen­sar la fal­ta de hu­me­dad am­bien­te. Le pi­do por fa­vor que no sa­que con agua ja­bo­no­sa es­ta cu­bier­ta. De lo con­tra­rio, su plan­ta no pro­gre­sa­rá.

Ele­na Rus­so, de Vi­lla Nue­va, Guay­ma­llén, Men­do­za, en­vía fo­tos de un An­tu­rium. Di­ce que cuan­do na­cen ho­jas nue­vas, a los días se que­man. Pi­de con­se­jos al res­pec­to. Ele­na, esa que­ma­du­ra es tí­pi­ca de plan­tas fer­ti­li­za­das con ni­tró­geno en ex­ce­so. Po­dría ser tam­bién que la tie­rra es­té con­ta­mi­na­da con orín de ga­tos, que ge­ne­ran el mis­mo sín­to­ma. En cual­quie­ra de los ca­sos, cam­bie la tie­rra por man­ti­llo de ho­ja de pino de bue­na ca­li­dad y evi­te la tie­rra ne­gra. Nan­ci Pe­rei­ra cuen­ta: “Ten­go unas aza­leas que no pro­du­cen flor. Re­mo­ví la tie­rra, agre­gué abono en ma­yo y las ro­cié una vez por se­ma­na con hor­mo­nas de flo­ra­ción di­lui­das en agua. La plan­ta tie­ne mu­chos bro­tes, pe­ro ce­ro flo­res. ¿Por qué su­ce­de es­to?” Nan­ci, abo­nar no ga­ran­ti­za bue­na flo­ra­ción si el abono no po­see la for­mu­la­ción ade­cua­da. Al­gu­nos abo­nos ni­tro­ge­na­dos pro­du­cen gran can­ti­dad de ho­jas e in­hi­ben la for­ma­ción de flo­res, por más que us­ted uti­li­ce hor­mo­nas. Com­pre un fer­ti­li­zan­te con una for­mu­la­ción ade­cua­da a la ac­ti­va­ción de flo­ra­ción y ten­ga pre­sen­te que es­tas plan­tas de­man­dan co­mo mí­ni­mo me­dio día de sol. Ma­ría Fi­li, de San­tia­go del Es­te­ro, quie­re sa­ber so­bre una plan­ta de na­ran­ja tan­ja­ri­na que cul­ti­vó ha­ce diez años y nun­ca cre­ció. Se­gún ella, tie­ne un me­tro de al­tu­ra apro­xi­ma­da­men­te y dio fru­tos, pe­ro no es­te año. Ma­ría, es­to es co­mún cuan­do en ese mis­mo lu­gar hu­bo otro ci­trus que an­tes de mo­rir li­be­ró una to­xi­na ale­lo­pá­ti­ca, que in­hi­be el cre­ci­mien­to de otra plan­ta de su mis­ma o si­mi­lar es­pe­cie. Tam­bién, po­dría ser que la plan­ta es­té en un sue­lo con po­cos nu­trien­tes ac­ce­si­bles. Sea co­mo sea, el se­cre­to es apli­car lom­bri­com­pues­to y hu­mus de bue­na ca­li­dad to­das las pri­ma­ve­ras has­ta re­ver­tir la si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.