POS­TA­LES DE UN MUN­DO QUE VEN­DRÁ

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - FO­TOS DE MER­CE­DES NORIEGA

Es­te año, se­re­mos más de 7.500 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos so­bre el pla­ne­ta. Cuan­do a fin de es­te si­glo, pa­se­mos los 10.000 mi­llo­nes, la ma­ne­ra de vi­vir y el es­pa­cio que ten­dre­mos se pa­re­ce­rá mu­cho al ac­tual Hong Kong, uno de los paí­ses con ma­yor den­si­dad de po­bla­ción. Allí, ca­da cen­tí­me­tro im­por­ta y los ba­rrios cre­cen ha­cia arri­ba.

Hong Kong conforma uno de los es­pa­cios ur­ba­nos más den­sa­men­te po­bla­dos del mun­do En to­tal, son sie­te mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en un te­rri­to­rio de ape­nas po­co más de mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos, 22 ve­ces más pe­que­ño que la pro­vin­cia de Tu­cu­mán.

Pa­ra vi­vir la vi­da en esa li­li­pu­tien­se por­ción de tie­rra, Hong Kong se rein­ven­ta ur­ba­nís­ti­ca­men­te to­do el tiem­po. To­do se cons­tru­ye, se des­tru­ye y se vuel­ve a cons­truir con una in­creí­ble re­gu­la­ri­dad. El cen­tro, las is­las y los lla­ma­dos nue­vos te­rri­to­rios (el área que li­mi­ta con Chi­na) es­tán co­nec­ta­dos por una re­lu­cien­te red de sub­te­rrá­neos y tre­nes ba­la, que tan­to cir­cu­lan por de­ba­jo de la tie­rra co­mo se su­mer­gen den­tro del mar o pa­san por rie­les en al­tu­ra.

La tra­ma ur­ba­na no se in­te­rrum­pe nun­ca. Y re­mi­te inevi­ta­ble­men­te a los es­ce­na­rios fan­tás­ti­cos y claus­tro­fó­bi­cos de pe­lí­cu­las co­mo

Bla­de Run­ner. El pai­sa­je es­tá mar­ca­do por la cons­tan­te pre­sen­cia de mo­les de más de 70 pi­sos, en los que ca­da cen­tí­me­tro tie­ne al­gu­na cla­se de sen­ti­do. En Hong Kong, un dos am­bien­tes es un lu­jo. La ma­yor par­te de la gen­te vi­ve en de­par­ta­men­tos de un so­lo cuar­to, don­de un ma­tri­mo­nio con dos hi­jos y un par de abue­los con­vi­ven en 40 me­tros cua­dra­dos. En es­tos me­ga-con­ven- ti­llos ver­ti­ca­les, las co­ci­nas y los ba­ños se com­par­ten en­tre los ha­bi­tan­tes de ca­da pi­so.

En Hong Kong, te­ner una ca­sa en te­rreno pro­pio es un lu­jo só­lo al al­can­ce de mi­llo­na­rios (hay unos cuan­tos) o de su­per es­tre­llas lo­ca­les co­mo el ac­tor Jac­kie Chan. En to­tal, se cal­cu­la que en Hong Kong hay más de 1.200 ras­ca­cie­los, y que al me­nos 300 de ellos tie­nen una al­tu­ra su­pe­rior a los 150 me­tros. Una ciu­dad ver­ti­cal que, jun­to a ciu­da­des si­mi­la­res co­mo To­kio, vie­ne sien­do un la­bo­ra­to­rio de las ma­ne­ras en las que la hu­ma­ni­dad ten­drá que acos­tum­brar­se a vi­vir cuan­do el fan­tas­ma de la so­bre­po­bla­ción se con­vier­ta en una reali­dad. Lo que es se­gu­ro, es que es­ta­re­mos mu­cho más apre­ta­dos que aho­ra. •

BA­RRIOS VER­TI­CA­LES En Hong Kong, uno de los paí­ses con ma­yor den­si­dad po­bla­cio­nal del mun­do, con 6.700 per­so­nas por km2, la vi­da ho­ga­re­ña trans­cu­rre ma­yor­men­te en edi­fi­cios de más de 100 me­tros de al­tu­ra.

ES­PA­CIOS AL MÍ­NI­MO Los lo­ca­les son mí­ni­mos y se apro­ve­cha al má­xi­mo cual­quier es­pa­cio.

LU­GAR ES LU­JO Una fa­mi­lia en­te­ra vi­ve, por lo ge­ne­ral, en un de­par­ta­men­to de no más de 40 me­tros cua­dra­dos.

SIN PI­SAR LA CA­LLE La ciu­dad es­tá or­ga­ni­za­da en una su­ce­sión de ras­ca­cie­los uni­dos por pa­sa­re­las y vías ele­va­das de trans­por­te.

CE­MEN­TE­RIOS En Hong Hong no hay lu­gar ni en los ce­men­te­rios. Lo co­mún son las cre­ma­cio­nes y re­cor­dar a los an­te­pa­sa­dos a tra­vés de “par­ques” de fo­to­gra­fías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.