Ya sé que es­toy pian­tao

¿Qué es la lo­cu­ra? Te­ner mie­do a per­der el con­trol de uno mis­mo es un te­ma fre­cuen­te en el con­sul­to­rio psi­co­ló­gi­co. Pe­ro, ¿pue­de cual­quie­ra en­lo­que­cer de un día pa­ra el otro? Tres ex­per­tos re­fle­xio­nan so­bre es­tas sen­sa­cio­nes y los re­sor­tes in­ter­nos pa­ra t

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR GRETA KUS ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

Joa­quín se sube al co­lec­ti­vo pa­ra ir al tra­ba­jo. Se sien­ta al fon­do, co­mo siem­pre, y ob­ser­va a la gen­te. A me­di­da que avanza en su re­co­rri­do, el pai­sa­je co­ti­diano le em­pie­za a re­sul­tar ex­tra­ño. Se sien­te ajeno al mun­do que lo ro­dea, co­mo si es­tu­vie­ra atra­pa­do en una es­pe­cie de bur­bu­ja que flo­ta y lo ale­ja de la reali­dad. Cree es­tar en un sue­ño, aun­que sa­be que no es po­si­ble. ¿Me es­ta­ré vol­vien­do lo­co? Las ma­nos trans­pi­ran, el co­ra­zón la­te fuer­te y Joa­quín se des­orien­ta. Una mu­jer le con­vi­da un ca­ra­me­lo. “De­be ser la pre­sión”, le di­ce. Joa­quín se lo me­te en la bo­ca y ba­ja tam­ba­lean­do del co­lec­ti­vo. Sien­te que su cuer­po no le per­te­ne­ce. Ca­mi­na sin rum­bo, fal­ta al tra­ba­jo y vuel­ve a su ca­sa asus­ta­do de sí mis­mo.

“El país de la lo­cu­ra y el de la cor­du­ra son li­mí­tro­fes, de fron­te­ras tan im­per­cep­ti­bles que nun­ca pue­des sa­ber con se­gu­ri­dad si te en­cuen­tras en el te­rri­to­rio de la una o en

el te­rri­to­rio de la otra”, di­jo el poe­ta ita­liano Ar­tu­ro Graf. El mie­do a la lo­cu­ra es tan vie­jo co­mo la lo­cu­ra mis­ma. A ve­ces, lo di­fe­ren­te pro­du­ce te­mor, por eso las so­cie­da­des en­cie­rran y aís­lan a to­do aquel que no se ade­cua a las es­truc­tu­ras de pen­sa­mien­to do­mi­nan­tes. Lo­cas eran las mu­je­res acu­sa­das de bru­jas, lo­cos los bohe­mios, los ge­nios y los mar­gi­na­dos. El lí­mi­te es am­bi­guo por­que, en gran par­te, de­pen­de del con­tex­to y de la mi­ra­da del otro.

“A lo lar­go de la his­to­ria, el ser hu­mano re­la­cio­nó a la lo­cu­ra con lo so­bre­na­tu­ral, con las dis­tin­tas for­mas del Mal o del Dia­blo y has­ta con la de­pra­va­ción mo­ral”, di­ce el psi­coa­na­lis­ta Pe­dro Hor­vat. “Se­gún las épo­cas, al­gu­nos fue­ron con­si­de­ra­dos en­via­dos de Dios y otros ter­mi­na­ron en la ho­gue­ra. Fue re­cién en el si­glo XX que sus me­ca­nis­mos fue­ron com­pren­di­dos y la psi­quia­tría en­con­tró re­cur­sos efi­ca­ces de tra­ta­mien­to, pe­ro, aun así, nos si­gue asus­tan­do. Sus ma­ni­fes­ta­cio­nes son siem­pre se­ñal de pa­to­lo­gía psi­quiá­tri­ca, lo que es cul­tu­ral es su va­lo­ra­ción”.

Fren­te a una si­tua­ción de al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad cual­quie­ra pue­de per­der la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal. El in­di­vi­duo sien­te que las cir­cuns­tan­cias los su­pe­ran, que no es ca­paz de ma­ne­jar lo que ocu­rre en su in­te­rior y en su en­torno, y eso pue­de pro­vo­car el mie­do a en­lo­que­cer.

“Lo que se te­me es la pér­di­da de con­tac­to con la reali­dad com­par­ti­da. La pér­di­da del con­trol de las de­ci­sio­nes y ac­cio­nes. La enaje­na­ción”, di­ce la li­cen­cia­da Adria­na Mar­tí­nez. “La lo­cu­ra, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, im­pli­ca una pér­di­da ra­di­cal del prin­ci­pio de reali­dad. Y los mie­dos se ex­pre­san con dis­tin­tos cua­dros: cri­sis de an­gus­tia ex­tre­mas que im­pi­den un pen­sa­mien­to des­pe­ja­do; es­ta­dos de pér­di­das reales, co­mo due­los o se­pa­ra­cio­nes que el su­je­to no lo­gra ela­bo­rar. Tam­bién pue­de dar­se en fa- mi­lia­res de per­so­nas que han si­do psi­có­ti­cos gra­ves, que te­men –an­te la apa­ri­ción de mí­ni­mos sig­nos– vol­ver­se 'lo­cos' por una suer­te de he­ren­cia. Las cau­sas son muy di­ver­sas. Es im­por­tan­te re­sal­tar que se pue­de 'es­tar lo­co' y de­jar de es­tar­lo. No se 'es' lo­co. Cuan­do el mie­do a la lo­cu­ra in­va­de la vi­da dia­ria, hay que ver de dón­de pro­vie­nen esas fan­ta­sías, en­ten­der por qué la per­so­na sien­te que se acer­ca el co­lap­so”.

¿YO SOY YO?

Uno de los ma­yo­res te­mo­res –y desafíos en tér­mi­nos crea­ti­vos– del ser hu­mano es per­der­se de sí mis­mo, mi­rar con otros ojos, li­be­rar­se del cuer­po. “Yo es otro”, es­cri­bió el poe­ta Art­hur Rim­baud, quien con­si­de­ra­ba a la poe­sía una for­ma de lo­cu­ra.

“El mie­do a per­der el con­trol de la men­te es, en reali­dad, el te­mor a que el Yo pier­da el con­trol so­bre las exi­gen­cias del mun­do in­terno, en par­ti­cu­lar las fan­ta­sías se­xua­les o agre­si­vas que re­sul­tan in­to­le­ra­bles pa­ra la con­cien­cia de la per­so­na”, di­ce Hor­vat. “El Yo es el lu­gar de la per­so­na, y la lo­cu­ra es la ex­pre­sión de un con­flic­to en­tre el Yo y una reali­dad que por al­gún mo­ti­vo re­sul­ta in­to­le­ra­ble. Cuan­do la per­so­na se de­rrum­ba, apa­re­ce en su lu­gar una re­cons­truc­ción di­fe­ren­te. Es la de siem­pre, pe­ro ya no lo es. No ha­bla, ni pien­sa, ni nos mi­ra co­mo an­tes, co­mo si al­go se hu­bie­ra apo­de­ra­do de ella. Es­ta vi­sión de al­guien co­no­ci­do-des­co­no­ci­do es ate­rra­do­ra y pro­du­ce un efec­to em­pa­ren­ta­do con lo si­nies­tro".

Los ata­ques de pá­ni­co for­man par­te de es­te cua­dro de an­sie­dad y mie­do a per­der el con­trol. “Em­pe­cé te­ra­pia por­que ca­da vez que me subía al tren pa­ra ir a la ofi­ci­na, me des­com­po­nía. Me ba­ja­ba la pre­sión, sen­tía que me des­ma­ya­ba y te­nía que vol­ver a ca­sa”, cuen­ta Ai­lín, em­plea­da ad­mi­nis­tra­ti­va.

“Al prin­ci­pio creí que es­ta­ba en­fer­ma pe­ro los aná­li­sis clí­ni­cos die­ron bien. En­ton­ces em­pe­cé a te­ner mie­do de vol­ver­me lo­ca. A la no­che no me po­día dor­mir, mi ca­be­za no pa­ra­ba. Un ami­go me re­co­men­dó a su te­ra­peu­ta, de a po­co pu­de ir tran­qui­li­zán­do­me y com­pren­dien­do qué era lo que me pa­sa­ba”.

La vo­rá­gi­ne de la post­mo­der­ni­dad, don­de na­da es lo que pa­re­ce y to­do cam­bia más rá­pi­do de lo que so­mos ca­pa­ces de asi­mi­lar, la ex­po­si­ción ex­tre­ma y la vi­da pa­ra­le­la que lle­va­mos en las re­des so­cia­les tien­den a au­men­tar la sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre y la fal­ta de equi­li­brio. El mie­do a lo des­co­no­ci­do nos ace­cha des­de lo más pri­mi­ti­vo. El ani­mal que nos ha­bi­ta gri­ta des­de las en­tra­ñas. Cuan­to más fuer­te apre­te­mos la co­rrea, ma­yor se­rá su de­ses­pe­ra­ción. Qui­zás, una ma­ne­ra de li­be­rar­se del te­mor sea sol­tar y en­tre­gar­nos a lo sal­va­je, co­mo di­jo el fi­ló­so­fo Ed­gar Mo­rin: “El hom­bre es ese ani­mal lo­co, cu­ya lo­cu­ra ha in­ven­ta­do la ra­zón”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.