Nues­tros te­mo­res

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro Correo Web -

A quie­nes for­man par­te de re­vis­ta Rum­bos: Les es­cri­bo a pro­pó­si­to del ar­tícu­lo “Ya sé que es­toy pian­tao” (Rum­bos N°684). Siem­pre hay mie­dos: el mie­do a la en­fer­me­dad, al do­lor, a la muer­te, a que­dar sin tra­ba­jo, a lo que otros pue­dan pen­sar de no­so­tros, a ser des­pre­cia­dos, a no ser ama­dos, al abu­rri­mien­to, a la so­le­dad. El mie­do es el te­mor que pro­vo­ca el pa­so de lo cier­to a lo in­cier­to. Es­te pen­sa­mien­to in­va­de la men­te y nos blo­quea. Hay mie­do cuan­do hay in­se­gu­ri­dad de al­go que no co­no­ce­mos. Y don­de hay mie­do, no hay li­ber­tad. En nues­tro ce­re­bro, to­dos te­ne­mos un pa­trón de vi­da y el ries­go de per­der lo lo­gra­do pro­du­ce es­ta emo­ción, que es­tá re­la­cio­na­da con el pa­sa­do y el fu­tu­ro. Sus efec­tos son des­truc­ti­vos, con­tra­dic­to­rios y pa­ra­li­zan­tes, y tie­nen su ori­gen en el ape­go, en la de­pen­den­cia. Es­ta­mos vi­vien­do ac­tual­men­te en una so­cie­dad que nos im­po­ne nor­mas, un mo­do de vi­da, com­pe­ten­cia, va­lo­ri­za­ción, ener­gía, es­fuer­zo y pro­gre­so cons­tan­te. El mie­do na­ce cuan­do nos da­mos cuen­ta de que si nos apar­ta­mos de es­ta es­truc­tu­ra, es­ta­re­mos des­am­pa­ra­dos y per­di­dos, por­que de­ja­re­mos atrás lo que lo­gra­mos con tan­to em­pe­ño y lo que nos otor­ga se­gu­ri­dad. Cuan­do com­pren­de­mos el pro­ce­so del pen­sa­mien­to y so­mos ca­pa­ces de ver es­to con cla­ri­dad, ce­sa el mie­do. Pe­ro ello im­pli­ca un pro­fun­do aná­li­sis. Los fe­li­ci­to por vues­tros con­te­ni­dos, que siem­pre nos per­mi­ten apren­der y co­no­cer mu­chos te­mas im­por­tan­tes pa­ra to­dos. Con el ca­ri­ño de siem­pre, Hei­di Eli­za­beth Ró­tu­lo, San­tia­go del Es­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.