La otra cró­ni­ca de Amé­ri­ca II

La im­po­si­ción de otras creen­cias, cos­tum­bres y len­gua, fue vio­len­ta, ya que no to­dos es­tos pue­blos ado­ra­ban al Sol.

La Voz del Interior - Rumbos - - Conseguí Sus Libros En Www.tiendarumbos.com.ar Baj - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Mu­chos de es­tos cro­nis­tas in­dí­ge­nas que per­te­ne­cían al Im­pe­rio del In­ca, ha­blan con ad­mi­ra­ción y or­gu­llo del va­lor y po­de­río de los ague­rri­dos hom­bres del Im­pe­rio que sub­yu­ga­ron a pue­blos más atra­sa­dos o pa­cí­fi­cos.

El in­ca Gar­ci­la­so, que a pe­sar de ser mes­ti­zo no se ca­rac­te­ri­za­ba por su amor o ad­mi­ra­ción por los es­pa­ño­les, en sus Co­men­ta­rios Reales, di­ce: “El prin­ci­pal cui­da­do de los in­cas fue con­quis­tar nue­vos reinos y pro­vin­cias, así por la glo­ria de en­san­char su im­pe­rio co­mo por acu­dir a la am­bi­ción y co­di­cia de rei­nar, que tan na­tu­ral es en los hom­bres po­de­ro­sos...”

Otro au­tor, Pa­cha­cu­ti Yam­qui en su Re­la­ción de An­ti­güe­da­des des­te reyno del Pe­rú, ha­bla es­pe­cial­men­te de la del VIII In­ca: “Y el In­ga­yu­pan­gui si­gue a los enemi­gos has­ta An­da­guay­llas y buel­be al Cuz­co y co­mien­za a con­quis­tar a to­dos los Co­lla­su­yos y los su­je­ta... y al fin gana to­da la pro­vin­cia, y en­tra a la con­quis­ta de los Cha­yas y Ca­ra­ba­yos... Al fin des­tru­ye y aso­la a to­da es­ta pro­vin­cia... y en­ton­ces ven­ce y su­je­ta por do­quie­ra que pa­sa...”

En es­tas cró­ni­cas, tan­to de los ven­ce­do­res co­mo de los ven­ci­dos, se re­sal­ta –po­si­ti­va o ne­ga­ti­va­men­te– el es­pí­ri­tu de con­quis­ta que dis­tin­guió a su pue­blo y que to­có pa­de­cer a las na­cio­nes que se en­con­tra­ron en el ca­mino del más fuer­te.

La im­po­si­ción de otras creen­cias, cos­tum­bres y len­gua, fue vio­len­ta, ya que no to­dos es­tos pue­blos ado­ra­ban al Sol. El mis­mo Gar­ci­la­so de­ja cons­tan­cia del des­dén que fren­te al as­tro rey sen­tían po­de­ro­sas na­cio­nes in­dí­ge­nas, que se unie­ron con­tra el in­va­sor in­ca: “An­tes que­rían mo­rir, que re­ci­bir nue­vas le­yes y cos­tum­bres y ado­rar nue­vos dio­ses, que no los que­rían, que muy bien se ha­lla­ban con los su­yos an­ti­guos, que eran de sus an­te­pa­sa­dos, co­no­ci­dos de tiem­pos le­ja­nos.”

Otro pue­blo con­tes­ta al en­via­do: “...que ni que­rían al In­ca por su rey, ni al Sol por su dios; que ellos te­nían dios a quien ado­rar y rey a quien ser­vir; que su dios era la mar, que era ma­yor co­sa que el Sol, y te­nía mu­cho pes­ca­do que dar­les; y que el Sol les ofen­día con su de­ma­sia­do ca­lor; que su tie­rra era ca­lien­te; que los de la sie­rra, en tie­rras frías, le ado­ra­sen, pues te­nían ne­ce­si­dad de él...”

Si ven­cía el In­ca, se ha­cía “el triun­fo”: la en­tra­da so­lem­ne de los ven­ce­do­res lle­va­dos en an­das y los ven­ci­dos aco­lla­ra­dos con cuer­das por en­tre la mul­ti­tud: igual que en la Ro­ma de los Cé­sa­res. Por no su­frir­lo, se sui­ci­dó Cleo­pa­tra.

Pe­ro los que así con­tes­tan a los in­cas fue­ron, también, con­quis­ta­do­res: “...que ga­na­mos aquel va­lle a fuer­za de ar­mas, des­tru­yen­do los que ha­lla­mos en él, y que no hi­cie­ron mu­cho, por­que era gen­te vil y apo­ca­da, los cua­les pe­re­cie­ron to­dos...”

Con es­tos ejem­plos po­de­mos cla­ri­fi­car par­te de la historia de la Con­quis­ta de Amé­ri­ca: los in­cas –co­mo lue­go los es­pa­ño­les– es­cla­vi­za­ron y so­me­tie­ron a otros pue­blos –que a su vez ha­bían so­me­ti­dos a otros pue­blos– im­po­nién­do­les su re­li­gión, des­tru­yen­do sus dio­ses y man­te­nién­do­los en es­cla­vi­tud.

Pe­ro to­do pue­blo es­cla­vis­ta ter­mi­na sien­do so­me­ti­do por otro: los es­cla­vos no in­ter­vie­nen en con­tra del nue­vo con­quis­ta­dor, y más de una vez se unen a él pa­ra so­juz­gar al que pri­me­ro los ha­bía so­juz­ga­do.

Así en­tran los es­pa­ño­les en el dra­ma de la con­quis­ta de Amé­ri­ca: co­mo los que ve­nían a so­me­ter a sus ti­ra­nos.

Su­ge­ren­cias: Ba­jar de in­ter­net Su­ma y Na­rra­ción de los In­cas, de Juan de Be­tan­zos, obra co­rre­gi­da por la ñus­ta Cu­xi­ri­may –bau­ti­za­da An­ge­li­na – de la fa­mi­lia im­pe­rial, quien la ca­só con Pi­za­rro (1539) pa­ra ga­ran­ti­zar “se es­cri­bie­ra la ver­da­de­ra historia” de su pue­blo. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.