DE LA CUM­BIA A LA ETER­NI­DAD

Sus dia­rios ín­ti­mos, sus pre­sun­tos mi­la­gros y la mis­te­rio­sa pre­sen­cia del nú­me­ro 7 en su trá­gi­ca muer­te: un li­bro re­ve­la los se­cre­tos de Gil­da, la San­ta Pa­tro­na de la Cum­bia. GUI­DO PIOTRKOWSKI

La Voz del Interior - Rumbos - - [ ¡cumbia! ] - POR

Era el atar­de­cer del 7 de sep­tiem­bre de 1996. Gil­da, can­tan­te de cum­bia en as­cen­so, cu­ya mú­si­ca tras­cen­día fron­te­ras y se ha­cía eco también en Bo­li­via y Pe­rú, em­pren­día una más de esas tan­tas y ago­ta­do­ras gi­ras por el in­te­rior del país. En aque­lla opor­tu­ni­dad ha­bía de­ci­di­do lle­var a sus dos hi­jos, Fa­bri­cio, de ocho años Ma­riel, de diez, y también a su ma­dre Ti­ta. El mi­cro tran­si­ta­ba por la ru­ta Na­cio­nal 12 ca­mino a Cha­ja­rí, pro­vin­cia de En­tre Ríos, cuan­do un ca­mión bra­si­le­ño, lo em­bis­tió. Gil­da, Ma­riel y Ti­ta mu­rie­ron. Fa­bri­cio, su di­rec­tor mu­si­cal To­ti Gi­me­nez, y al­gu­nos mú­si­cos se sal­va­ron. En to­tal fue­ron sie­te los muer­tos.

“Eso es tre­men­do, mu­rie­ron sie­te en el mi­cro. El úl­ti­mo nú­me­ro de la cha­pa del ca­mión que la cho­có ter­mi­na en sie­te. Has­ta la bol­sa de la mor­gue don­de la pu­sie­ron lle­va el nu­me­ro sie­te. Eso no lo in­ven­to yo, hay una fo­to”, acla­ra Ale­jan­dro Mar­gu­lis, el au­tor de la bio­gra­fía San­ta Gil­da (Pla­ne­ta) re­edi­ta­da re­cien­te­men­te. “Mu­rió el sie­te de sep­tiem­bre a las sie­te de la tar­de. A esa ho­ra cho­có, eso es­tá en el ex­pe­dien­te, no hay mo­do de fra­guar­lo. Yo, por las du­das es­cri­bí to­da la se­gun­da par­te del li­bro en oraciones de sie­te lí­neas de Word”, re­ve­la Mar­gu­lis, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor de­ve­ni­do, también, en de­vo­to de Gil­da.

En la pri­me­ra edi­ción del li­bro, Mar­gu­lis cuen­ta vi­da y obra de Miriam Ale­jan­dra Bianchi, quien ori­gi­nal­men­te se pon­dría Shyll co­mo apo­do. El au­tor re­co­rre su in­fan­cia en el ba­rrio por­te­ño de Vi­lla De­vo­to a su ado­les­cen­cia en Vi­lla Lu­gano, la es­cue­la de mon­jas, la ado­les­cen­cia y sus pri­me­ras sa­li­das, su no­viaz­go y ca­sa­mien­to con Cag­nin, y por su­pues­to su sal­to a la fa­ma. “Cons­truí la per­so­na que ha­bía de­trás de la ar­tis­ta, de la san­ta, de la mu­jer mi­la­gro­sa. Lo hi­ce adre­de, en par­te por mi es­cep­ti­cis­mo, y en par­te por­que es lo que ella fue re­fle­jan­do a lo lar­go de to­da su vi­da”, ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta. Mu­chos re­ta­zos de aque­llos dia­rios guar­da­dos con re­ce­lo por su pri­mer ma­ri­do du­ran­te años, es­cri­tos con le­tra apu­ra­da en agen­das Ci­ta­no­va, con el inequí­vo­co se­llo del be­so con lá­piz la­bial en la ho­ja co­mo su mar­ca re­gis­tra­da, están in­clui­dos en el li­bro.

Si en la pri­me­ra edi­ción, el au­tor ape­nas ro­za la ve­ta mís­ti­ca, la re­edi­ción es­tá de­di­ca­da ca­si ín­te­gra­men­te a sus mi­la­gros, in­ter­ca­la­dos por cier­tas ex­pe­rien­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.