Nun­ca se sa­be

La Voz del Interior - Rumbos - - Contame Una Historia Staff - MA­RÍA INÉS LÓPEZ FA­BRE, CÓR­DO­BA. Des­cu­brí más cuen­tos de los lec­to­res en rum­bos­di­gi­tal.com

Un ar­tis­ta pin­tó un pá­ja­ro. Una exó­ti­ca ave de inusual be­lle­za. Pa­re­cía tan real que el mis­mo crea­dor pen­só que lo úni­co que le fal­ta­ba era can­tar. Cuan­do hu­bo ter­mi­na­do su obra, le di­bu­jó una jau­la con ba­rro­tes de cris­tal. Al ha­cer­lo, no­tó que la ex­pre­sión del pá­ja­ro ha­bía cam­bia­do; pe­ro se di­jo que eso era im­po­si­ble. De mo­do tal que no le atri­bu­yó a ese de­ta­lle la me­nor im­por­tan­cia.

Es­ta­ba a pun­to de re­ti­ra­se a des­can­sar, pe­ro re­cor­dó que se ha­bía ol­vi­da­do de al­go muy im­por­tan­te: di­bu­jar­le un can­da­do a la jau­la. “Hay que ser pre­ca­vi­do –ca­vi­ló–. Con es­tas aves nun­ca se sa­be.”Sa­tis­fe­cho por ha­ber con­clui­do lo que con­si­de­ró un gran tra­ba­jo, se fue a dor­mir. Y dur­mió un sueño lar­go y pro­fun­do.

El pá­ja­ro, que no es­ta­ba dis­pues­to a per­der su pre­cia­da li­ber­tad por na­da del mun­do, ines­pe­ra­da­men­te co­men­zó a can­tar. Su can­to, ade­más de ser ex­tra­or­di­na­ria­men­te be­llo, era tan agudo que, en cues­tión de se­gun­dos, que­bró los ba­rro­tes de la jau­la. La pro­di­gio­sa cria­tu­ra, apro­ve­chan­do que ha­bía una ven­ta­na abier­ta, echó a vo­lar con un vue­lo im­pro­vi­sa­do, an­he­lan­te, re­cién es­tre­na­do. Cuan­do el ar­tis­ta des­per­tó y vio el lien­zo in­ma­cu­la­do, sin ras­tro al­guno del ave, pen­só que to­do ha­bía si­do un sueño. Lo úni­co que lo hi­zo du­dar fue el ha­llaz­go de mi­les de cris­ta­les pul­ve­ri­za­dos jun­to al pie del atril. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.