Un si­len­cio atro­na­dor

De­te­ner­se, res­pi­rar y aca­llar el pen­sa­mien­to. En esos tres ges­tos re­si­di­ría el se­cre­to de la paz, el sen­ti­do y la fe­li­ci­dad.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro Libros Breves - POR VIC­TOR T. LAURENCENA

Con las gran­des re­li­gio­nes mo­no­teís­tas en cri­sis, la es­pi­ri­tua­li­dad de bol­si­llo pa­re­cie­ra es­tar más vi­gen­te que nun­ca. Al­can­za con vi­si­tar cual­quier li­bre­ría pa­ra ver que ca­da año se pu­bli­can cien­tos de li­bros so­bre el min­ful­ness y otras yer­bas, al­gu­nas ya des­ca­ra­das au­to­bio­gra­fías de ilu­mi­na­cio­nes ex­prés. Por eso es re­con­for­tan­te en­con­trar es­te li­bro es­cri­to por Thich Nhat Hahn, uno de los mon­jes bu­dis­tas más res­pe­ta­dos del mun­do y no­mi­na­do pa­ra el Pre­mio No­bel de la Paz. Que el di­se­ño de su por­ta­da, me­nos se­rio que su con­te­ni­do, no los en­ga­ñe. Thich Nhat Hahn ha­ce un diag­nós­ti­co del mun­do con­tem­po­rá­neo (“desear una co­sa tras otra pa­ra sen­tir­nos bien es la en­fer­me­dad co­lec­ti­va de los se­res hu­ma­nos de nues­tra épo­ca”), ofre­ce un ma­nual de ins­truc­cio­nes pa­ra com­ba­tir la en­fer­me­dad (“Bu­da sa­bía que, al mo­rir, mu­chos de sus dis­cí­pu­los se sen­ti­rían per­di­dos. Por eso les en­se­ñó a no de­pen­der de na­da ex­te­rior, a to­mar re­fu­gio en la is­la in­te­rior. Cuan­do eres cons­cien­te de tu res­pi­ra­ción y go­zas de ple­na con­cien­cia, vuel­ves a des­cu­brir al maes­tro que hay en ti se­ña­lán­do­te con el de­do la is­la in­te­rior”) y sa­zo­na tan­ta sa­bi­du­ría con anéc­do­tas per­so­na­les de to­do ti­po, dig­nas de al­guien que tie­ne 90 años, es­tu­dió en Prin­ce­ton y vi­vió en el Viet­nam de los 60, cuan­do los mon­jes se in­mo­la­ban en las ca­lles pa­ra pro­tes­tar.

Si­len­cio Thich Nhat Hanh Urano $ 299

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.