Un de­ba­te pen­dien­te

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DRA. STE­LLA LANCUBA Es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va, di­rec­to­ra mé­di­ca de Ci­mer, Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes en Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

La ges­ta­ción por sus­ti­tu­ción se re­mon­ta a los tiem­pos bí­bli­cos. Hoy, a la luz de las nue­vas tec­no­lo­gías, pa­ra mu­chas pa­re­jas, re­pre­sen­ta la úni­ca opor­tu­ni­dad de ser pa­dres.

Es­ta téc­ni­ca con­sis­te en que una mu­jer, de­no­mi­na­da ges­tan­te, re­ci­be un em­brión ge­ne­ra­do por un tra­ta­mien­to de fer­ti­li­za­ción in vi­tro. Di­cho em­brión pue­de ser ge­ne­ra­do con óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des pro­pios –de los de­no­mi­na­dos “co­mi­ten­tes”– o bien los ga­me­tos pue­den pro­ve­nir de ban­cos de óvu­los o es­per­ma­to­zoi­des. Nu­me­ro­sas mu­je­res con au­sen­cia de úte­ro –congénita o ad­qui­ri­da– o ma­tri­mo­nios igua­li­ta­rios sue­ñan con ac­ce­der a una ges­ta­ción por sus­ti­tu­ción, tam­bién co­no­ci­da co­mo su­bro­ga­ción o “al­qui­ler de vien­tre”.

Pe­ro los abor­da­jes psi­co­ló­gi­co, mé­di­co y le­gal son com­ple­jos y re­quie­ren de un tra­ba­jo en equi­po, es­tu­dios clí­ni­cos, éti­cos y le­ga­les, en­tre otros, con di­ver­sos con­tra­tos in­ter­me­dios.

En la Ar­gen­ti­na, no hay le­gis­la­ción so­bre el te­ma, sino un va­cío le­gal. Por lo tan­to, pa­ra po­der ins­cri­bir a un hi­jo na­ci­do por es­te pro­ce­di­mien­to hay que atra­ve­sar una ex­ten­sa ba­ta­lla ju­di­cial por­que, al me­nos en los pa­pe­les, le per­te­ne­ce a la mu­jer que lo lle­vó en su vien­tre, ya que, in­clu­so en el nue­vo Có­di­go Ci­vil, es con­si­de­ra­da “ma­dre” la per­so­na que dio a luz.

Sin em­bar­go, dos pro­yec­tos que bus­can regular la su­bro­ga­ción in­gre­sa­ron en la Cá­ma­ra de Dipu­tados re­cien­te­men­te. Uno co­rres­pon­de a un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res del Co­ni­cet, que tra­ba­jó du­ran­te años jun­to con la Sociedad Ar­gen­ti­na de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va (Sa­mer). El otro es pro­mo­vi­do por la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na LGTB e im­pul­sa la crea­ción de un re­gis­tro de ges­tan­tes so­li­da­rios que reúna a quie­nes quie­ren te­ner hi­jos y no pue­den, con aque­llos que, por al­truis­mo, es­tán dis­pues­tos a lle­var­lo ade­lan­te.

Es­to sig­ni­fi­ca un gran avan­ce y un diá­lo­go con la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. En el pre­sen­te, el fac­tor ute­ri­no tie­ne una in­ci­den­cia del 6 por cien­to de los ca­sos de in­fer­ti­li­dad. En es­tos pla­nes, de­be­ría abor­dar­se el mar­co de la apli­ca­ción de es­te tra­ta­mien­to, los ries­gos de sa­lud de los par­ti­ci­pan­tes, los con­tra­tos y los re­cur­sos, por­que, in­clu­so en fer­ti­li­za­ción asis­ti­da, no hay una im­ple­men­ta­ción equi­ta­ti­va.

Aun así, el tex­to es­ta­ble­ce lí­mi­tes. Por ejem­plo, la ges­tan­te no re­ci­bi­rá un pa­go, aun­que sí una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca por los gas­tos y una co­ber­tu­ra es­pe­cial du­ran­te el em­ba­ra­zo y el na­ci­mien­to. La mu­jer de­be ser me­nor de 35 años, de­be ha­ber te­ni­do por lo me­nos un hi­jo, por el ries­go de pér­di­da del úte­ro, es ne­ce­sa­rio que ten­ga co­no­ci­mien­to de las si­tua­cio­nes in­de­sea­bles que pue­dan pre­sen­tar­se, no po­drá apor­tar sus óvu­los y só­lo pres­ta­rá su vien­tre a los efec­tos de lle­var ade­lan­te la ges­ta­ción y el na­ci­mien­to. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.