El ex­tra­ño ca­so de Pe­dro

La Voz del Interior - Rumbos - - Contame Una Historia Staff - — SIL­VIA GRA­CIE­LA MO­YANO – MAI­PÚ, MEN­DO­ZA. Descubrí más cuen­tos de los lec­to­res en rum­bos­di­gi­tal.com

Pe­dro per­ma­ne­cía co­mo un fan­tas­ma. La no­che más que os­cu­ra avan­za­ba y, aga­za­pa­da, se me­tía por el ven­ta­nal de la ha­bi­ta­ción. La ra­nu­ra de la puer­ta de en­tra­da es­ta­ba ta­po­na­da por el pol­vo, las úl­ti­mas ho­jas del oto­ño ama­ri­llo y un aba­ni­co de so­bres ce­rra­dos. Es­ta­ba sen­ta­do en el sillón, cu­bier­to por una man­ta a cua­dros azu­les y ro­jos, en las que las hi­la­chas ga­na­ban te­rreno y cu­yos ori­fi­cios, vie­jí­si­mos, se ha­bían agran­da­do con el pa­so del tiem­po. La pan­ta­lla chi­llo­na del ce­lu­lar le alum­bra­ba la ca­ra, de­for­man­do sus facciones. En el cuar­to con­ti­guo, sil­ba­ba inú­til­men­te una te­te­ra, un te­le­vi­sor da­ba avi­so del fin de la pro­gra­ma­ción y un en­jam­bre de mos­cas re­vo­lo­tea­ba, con to­tal im­pu­ni­dad, so­bre los res­tos de una ce­na in­con­clu­sa. Los pul­ga­res ági­les de Pe­dro bai­lo­tea­ban de­cré­pi­tos so­bre el te­cla­do en­mu­de­ci­do. La ca­sa, ale­gre y bu­lli­cio­sa en otras épo­cas, inexo­ra­ble­men­te va­cía aho­ra, al­ber­ga­ba to­da­vía los úl­ti­mos pa­sos ale­ján­do­se y las úl­ti­mas char­las sin res­pues­tas... Ex­tra­ños so­ni­dos en­tre­cor­ta­dos ema­na­ban del apa­ra­to. Pe­dro res­pon­día com­pul­si­va­men­te: ca­de­nas de ora­ción pa­ra la bue­na for­tu­na, hu­mo­ra­das, ben­di­cio­nes, sa­lu­dos, ra­re­zas del mun­do na­tu­ral, au­dios y vi­deos, in­ter­mi­na­bles ¡ja, ja, ja! y una fi­la in­dia lle­na de emo­ti­co­nes, pul­ga­res en se­ñal de apro­ba­ción y to­da suer­te de íco­nos.

¿Cuán­to tiem­po ha­bía pa­sa­do Pe­dro en ese tran­ce? Na­die lo sa­bía con exac­ti­tud. La ma­ña­na que lo en­con­tra­ron, lo lle­va­ron sin po­der des­pe­gar­lo del sillón ni de aquel apa­ra­to que lo hip­no­ti­za­ba.

El lla­ma­do de la fa­mi­lia al 911 ha­bía si­do ca­te­gó­ri­co:

—No nos es­cu­cha ni nos ve. Sim­ple­men­te no nos re­gis­tra. Te­me­mos por su vi­da.

La luz del día ce­gó a Pe­dro, obli­gán­do­lo a par­pa­dear bre­ve­men­te. Ca­si bal­bu­cean­do, ol­vi­da­do por com­ple­to de su len­gua­je hu­mano, al­guien cre­yó oír al hom­bre de­cir:

—¡Un mo­men­to! ¡Me lle­gó otro what­sapp!•

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.