NOR­MA ALEAN­DRO LA GRAN DA­MA

LAS PE­NAS Y LAS ALEGRIAS DE LA MA­YOR AC­TRIZ QUE HA DA­DO ES­TE PAIS.

La Voz del Interior - Rumbos - - Rumbos Www.rumbosdigital.com - POR JA­VIER FIRPO FO­TO FER­NAN­DO DE LA OR­DEN

No sue­le dar en­tre­vis­tas. Pe­ro, tras mu­chas in­sis­ten­cias de nues­tra par­te, la gran da­ma del ci­ne y el tea­tro ar­gen­ti­nos se sen­tó a con­ver­sar con Rum­bos. Su hi­per­ac­ti­vi­dad a los 80 -di­ri­ge, ac­túa, es­cri­be, di­bu­ja-, los re­cuer­dos de fil­mar La His­to­ria Ofi­cial en los años de plo­mo, los amo­res de su vi­da y la con­fe­sión del día en que es­tu­vo a pun­to de qui­tar­se la vi­da por­que al­guien le di­jo que no te­nía ma­de­ra pa­ra ser ac­triz.

Es más que una gran ac­triz y di­rec­to­ra, es una mar­ca, un es­ti­lo, una for­ma de ac­tua­ción. Pe­se a que re­nie­ga de las eti­que­tas, Nor­ma Alean­dro es una ins­ti­tu­ción, co­mo lo era su que­ri­do Al­fre­do Al­cón. Por más que ella, son­rien­te, sos­ten­ga una y mil ve­ces so­bre su “vi­da nor­mal y sen­ci­lla”, por más que en­fa­ti­ce que lo que más dis­fru­ta es des­per­tar­se son­rien­te ca­da ma­ña­na jun­to a su ma­ri­do; la in­tér­pre­te, pe­ro tam­bién es­cri­to­ra y di­bu­jan­te, es pro­ta­go­nis­ta de mu­chas e in­creí­bles vi­das que la con­vier­ten en una suer­te de “en­ti­dad”, que con­va­li­da­re­mos con el co­rrer de es­ta en­tre­vis­ta que man­tu­vo con Rum­bos.

“Pa­ra mí vi­vir el día ya es una fies­ta: ha­go y des­ha­go a mi an­to­jo, me en­tre­ten­go, tra­ba­jo y ten­go ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las que amo prac­ti­car co­mo es­cri­bir y di­bu­jar, que son co­mo mis pa­sio­nes co­ti­dia­nas”, des­cri­be de arran­que, y pa­ra rom­per el hie­lo, có­mo es un día en su vi­da. Tam­bién cuen­ta que es­tá en un pe­río­do de pro­bar y ex­pe­ri­men­tar. “Na­da del otro mun­do pe­ro, ¿te ima­gi­na­bas ha­ce unos años, a mí, tra­ba­jan­do con Fla­vio Men­do­za? Y ahí me ves, en una her­mo­sa mar­que­si­na, jun­to a él, que es el pro­duc­tor de Fran­cis­cus, en el tea­tro Broad­way de la ca­lle Co­rrien­tes”, de­cla­ma la ac­triz que le­van­tó el pri­mer Os­car ar­gen­tino, allá en 1986, por La his­to­ria ofi­cial, del gran Luis Puen­zo. Ve­nís de di­ri­gir a Ri­car­do Da­rín y Éri­ca Ri­vas en “Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal”. Pe­ro, ¿qué es de la vi­da de la ac­triz, Nor­ma? Mi­rá, es­toy gra­ban­do una se­rie co­pro­du­ci­da por HBO y Pol-Ka, El jar­dín de bron­ce, jun­to a Joaquín Fu­rriel, y, por otro la­do, con Jorge Ma­rra­le re­co­rre­mos cen­tros cul­tu­ra­les en los que, co­mo si fue­ra tea­tro leí­do, in­ter­pre­ta­mos obras de Sha­kes­pea­re y Bor­ges. Por otra par­te, por fal­ta de tiem­po, pos­ter­ga­mos pa­ra el año que vie­ne la obra

Las pe­que­ñas pa­trio­tas –jun­to a Adria­na Ai­zen­berg-, que vol­ve­rá a es­ce­na des­pués de ca­tor­ce años. Con­ta­me de tu par­ti­ci­pa­ción en “El jar­dín de bron­ce”… Se tra­ta de una his­to­ria dra­má­ti­ca, un th­ri­ller ne­gro ba­sa­do en la no­ve­la del ar­gen­tino Gus­ta­vo Ma­la­jo­vich, so­bre la de­ses­pe­ra­da lu­cha de un ar­qui­tec­to –que com­po­ne Fu­rriel– por en­con­trar a su hi­ja, que des­apa­re­ció de for­ma inex­pli­ca­ble y sin de­jar ras­tros… ¿Y tu per­so­na­je? Es her­mo­so y mis­te­rio­so, ya que en­carno a la tía de la mu­jer del per­so­na­je de Fu­rriel (in­ter­pre­ta­da por Ju­lie­ta Zyl­ber­berg), que tie­ne el se­cre­to de lo que se bus­ca al ca­bo de to­da la his­to­ria: dón­de es­tá la cria­tu­ra. Un per­so­na­je que po­co tie­ne que ver con lo que yo he he­cho, con mis vi­ven­cias, me­dio mís­ti­co y es­pi­ri­tual, que me cautivó ape­nas leí la no­ve­la.

De car­ne, nun­ca de bron­ce

Con­si­de­ra­da co­mo una de las gran­des ac­tri­ces de nues­tra his­to­ria, Nor­ma se re­sis­te a ser in­mo­vi­li­za­da por su le­ga­do. “Nin­gún bron­ce ni már­mol, ni mu­seo vi­vien­te”, re­pe­le ella, que no co­mul­ga con los ad­je­ti­vos gran­di­lo­cuen­tes que sue­len acom­pa­ñar su nom­bre en las cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas. ¿Có­mo te lle­vás con el elo­gio cons­tan­te que se­gu­ro re­ci­bís? No me lle­vo muy bien, me po­ne muy ner­vio­sa e in­có­mo­da. Y co­sas co­mo “mu­seo vi­vien­te”, co­mo leí una vez, me de­jan he­la­da. Con lo que me lle­vo mu­cho me­jor es con el con­tac­to hu­mano del pú­bli­co, con esa per­so­na que con res­pe­to se me acer­ca, me abra­za, me da un be­so y me di­ce al­gu­na pa­la­bra que me lle­na el al­mi­ta. ¿Y qué te lle­na el al­mi­ta? Y el otro día, en la ca­lle, a la sa­li­da de la pre­sen­ta­ción de La bi­ci­cle­ta

acuá­ti­ca (una obra que es­cri­bió) me di­je­ron que pa­ra siem­pre es­ta­ré en la me­mo­ria del pú­bli­co, lo que me re­sul­ta muy ha­la­ga­dor. Por sí o por no, ¿sos la me­jor ac­triz ar­gen­ti­na? Que­ri­do, por fa­vor. Hay bue­nas ac­tri­ces, pe­ro tan­tas en es­te país, que no ten­dría el tu­pé pa­ra de­cir se­me­jan­te ma­ca­na. Ade­más, eso de bus­car el me­jor, el nú­me­ro uno, el má­xi­mo, es muy ar­gen­tino. Te­ne­mos una co­mu­ni­dad ac­to­ral va­lio­sí­si­ma, se­pá­mos­lo…

¿Pe­ro nun­ca te ma­reó el éxi­to, el ha­ber ga­na­do un Os­car, o una Pal­ma de Pla­ta en Can­nes por “La his­to­ria ofi­cial, tu ca­rre­ra en Holly­wood? Nun­ca tu­ve esa sen­sa­ción de su­pe­rio­ri­dad so­bre al­guien. Hay quie­nes que por­que se pue­den com­prar ro­pa de mar­ca se sien­ten su­pe­rio­res a los que es­tán jun­tan­do car­to­nes en la ca­lle. Pe­ro gente es­tú­pi­da ha ha­bi­do siem­pre y es­to no es un pro­ble­ma de aho­ra... El te­ma es que con tus per­ga­mi­nos es más sen­ci­llo su­bir­te a un po­dio… Es fá­cil, es cier­to, pe­ro pa­ra mí to­da­vía es mu­cho más fá­cil que­dar­me en el lu­gar don­de es­toy y no su­bir­me a nin­gún ca­ba­llo por­que tu­ve tan­tos éxi­tos co­mo fra­ca­sos. Y mien­tras los éxi­tos son efí­me­ros, los fra­ca­sos te man­tie­nen los pies so­bre la tie­rra. Yo soy co­mo soy y no lo que los de­más quie­ren que sea... ¿Es hoy Ri­car­do Da­rín el me­jor ac­tor de la Ar­gen­ti­na? Es un ac­tor ex­cep­cio­nal, pe­ro no pue­do de­cir que es el me­jor, se­ría in­jus­ta y po­co cohe­ren­te. Pe­ro no pue­do no re­co­no­cer que Ri­car­do tie­ne un re­gis­tro am­plí­si­mo en lo có­mi­co y en lo dra­má­ti­co, y lo­gra pa­sar­se de gé­ne­ro con enor­me sa­bi­du­ría. Pe­ro no es una ca­rre­ra es­to, es un ofi­cio. En­ten­dá­mos­lo. Es cier­to, siem­pre bus­ca­mos al nú­me­ro uno. Y con Al­fre­do Al­cón ocu­rría al­go pa­re­ci­do, se lo se­ña­la­ba co­mo “el ac­tor ar­gen­tino por ex­ce­len­cia”. Pe­ro a Al­fre­do no le gus­ta­ba na­da esa apre­cia­ción… Él abo­rre­cía tan­to elo­gio, en eso es­tá­ba­mos muy en sin­to­nía. ¿Lo qui­sis­te mu­cho a Al­fre­do? Mu­cho, sí. Pri­me­ro lo amé y des­pués lo qui­se tan­to o más… Fui­mos ami­gos, pa­re­ja y ami­gos. Así fue to­da la vi­da, has­ta el úl­ti­mo sus­pi­ro de su vi­da, cuan­do mu­rió afe­rra­do a mi mano…

En­ve­je­cer bien acom­pa­ña­da

Nor­ma, ¿có­mo te lle­vás con el pa­so del tiem­po? ¿Te preo­cu­pa? Me preo­cu­pa­ría si el tiem­po no pa­sa­ra (son­ríe por su ocu­rren­cia). Sí, ten­go una bue­na re­la­ción, siem­pre y cuan­do el cuer­po res­pon­da. ¿Y res­pon­de? Sí, el mo­tor en­cien­de… Tu­ve un pro­ble­ma ha­ce va­rios me­ses en un oí­do que me afec­tó y me preo­cu­pó, no po­día sa­lir de mi ca­sa del ma­reo que te­nía… Sen­tir­se mal es fu­le­ro a cual­quier edad, pe­ro aho­ra es­toy muy bien, sin preo­cu­pa­cio­nes. Pe­ro va­mos en­ve­je­cien­do… Ló­gi­co, pe­ro el te­ma es có­mo en­ve­je­ce­mos. Yo le abrí las puer­tas al en­ve­je­ci­mien­to con ale­gría y ple­ni­tud, y me sien­to bien co­rres­pon­di­da. Na­die quie­re en­ve­je­cer, ni sen­tir­se des­di­cha­do, por lo que lo voy lle­van­do de la me­jor ma­ne­ra que pue­do. Ayu­da mu­cho en­ve­je­cer es­tan­do bien acom­pa­ña­da, di­ría que es cla­ve. No me ima­gino es­tar so­la en es­ta eta­pa, sin esa per­so­na que te ama y a quien amás… Ha­blás de Eduar­do Le Poo­le, tu ma­ri­do des­de ha­ce más de cua­ren­ta años… Eduar­do, que es mé­di­co y psi­coa­na­lis­ta, es mi me­dia na­ran­ja ideal. Con el me río, soy ale­gre, sa­li­mos, via­ja­mos, nos di­ver­ti­mos de las arru­gas que nos au­men­tan y le ha­ce­mos un cor­te de man­gas a la ma­la on­da. ¿Cuál es el se­cre­to de una lar­ga vi­da en pa­re­ja tan plá­ci­da? Ser au­tén­ti­co, na­tu­ral, dis­fru­tar del otro y nun­ca de­jar de ser uno mis­mo. Por otra par­te, con Eduar­do ja­más hi­ce nin­gún es­fuer­zo por per­ma­ne­cer a su la­do. Sin­to­ni­za­mos, es una re­la­ción que flu­ye ar­mó­ni­ca­men­te, nos ne­ce­si­ta­mos el uno al otro. Pe­ro no hay se­cre­tos, aun­que qui­zás, el ha­ber si­do pri­me­ro ami­gos du­ran­te mu­cho tiem­po nos fa­ci­li­tó las co­sas, nos per­mi­tió co­no­cer­nos más… ¿Cuán­to tiem­po fue­ron ami­gos? Co­mo unos do­ce años. Sa­bés, de to­das mis pa­re­jas siem­pre fui pri­me­ro ami­ga, y des­pués cam­bió la con­di­ción. Así me pa­só con Al­fre­do, una de las per­so­nas más im­por­tan­tes de mi vi­da. Con quien pu­dis­te re­to­mar la amis­tad des­pués de se­pa­rar­se co­mo pa­re­ja… Se fue dan­do na­tu­ral­men­te. Los va­lo­res, los prin­ci­pios, la

“Cuan­do me di­cen co­sas co­mo ‘sos un mu­seo vi­vien­te’, me que­do he­la­da”.

ad­mi­ra­ción y ser de bue­na ma­de­ra…te van lle­van­do a re­to­mar el víncu­lo.

“The win­ner is… The Of­fi­cial Story”

¿Qué se­ría de vos sin “La his­to­ria ofi­cial”, Nor­ma? Se­ría otra per­so­na, otra ac­triz, sin du­da. No sé si me­jor o peor, pe­ro di­fe­ren­te. Más allá de los pre­mios, esa pe­lí­cu­la me mar­có pro­fun­da­men­te por­que ha­bla de una par­te im­por­tan­te de la Ar­gen­ti­na. Yo la vol­ví a ver es­te año, cuan­do se cum­plie­ron los 40 años del gol­pe mi­li­tar, y no­té que el fil­me no atra­sa en ab­so­lu­to. ¿Có­mo te re­cor­dás hoy en aque­llos días de ro­da­je? Con mie­do. Fue­ron días di­fí­ci­les, no la pa­sé bien, es­ta­ba an­gus­tia­da, te­nía te­rror… Hoy, a la dis­tan­cia, la­men­to no ha­ber dis­fru­ta­do la co­ci­na de la pe­lí­cu­la. ¿Por dón­de pa­sa­ban tus mie­dos? Por mi si­tua­ción per­so­nal. Yo ve­nía del exi­lio en Uru­guay y en Es­pa­ña, y ha­cer una pe­lí­cu­la a es­con­di­das, que ha­cía pú­bli­cas las apro­pia­cio­nes de be­bés era pe­li­gro­sí­si­mo. To­da­vía es­ta­ban las som­bras de la dic­ta­du­ra. ¿Re­ci­bie­ron ame­na­zas? Sí, por eso di­mos por ter­mi­na­da la fil­ma­ción, pe­ro en reali­dad se­gui­mos ro­dan­do se­cre­ta­men­te en la ca­sa del di­rec­tor Luis Puen­zo. ¿Na­die sa­bía del ro­da­je? Só­lo las Abue­las de Pla­za de Ma­yo, na­die más… ¿Fil­mas­te con­tra tu vo­lun­tad? Era una pe­lí­cu­la que te­nía es­ce­nas que de ver­dad no que­ría ha­cer, pe­ro Luis me de­cía que si yo no acep­ta­ba él no la ha­ría. Yo es­ta­ba mal, ate­rra­da, pe­ro bueno, ahí apa­re­ció la con­ten­ción, el apo­yo y la pa­la­bra de un gran di­rec­tor. ¿Có­mo te con­ven­ció? Yo, en esa épo­ca, ini­cios de 1984, es­ta­ba en­sa­yan­do una obra en el tea­tro Li­ceo y a la sa­li­da, me es­pe­ra­ba Puen­zo en un ca­fé y me con­ta­ba su idea, me leía par­te del guión y yo lo mi­ra­ba y lo es­cu­cha­ba… Y me en­can­ta­ba lo que re­la­ta­ba, pe­ro no pa­ra mí… Re­cuer­do que Luis me lan­zó una fra­se que me des­aco­mo­dó: “Es un tra­ba­jo que te­nés que ha­cer co­mo ciu­da­da­na, no co­mo ac­triz”. ¿Y? Yo es­ta­ba en­tre cau­ti­va­da y atur­di­da, por lo que ha­blé en mi ca­sa con mi ma­ri­do y mi hi­jo, que ha­bían su­fri­do el exi­lio por mi cul­pa, y me apo­ya­ron. Va­lió la pe­na el es­fuer­zo… Con to­do lo que lo­gró “La his­to­ria ofi­cial”, qué te pue­do de­cir… Só­lo de­ci­me ese ins­tan­te úni­co en el que es­tás abrien­do el so­bre a pun­to de re­ve­lar la me­jor pe­lí­cu­la ex­tran­je­ra aque­lla no­che del 24 de mar­zo de 1986… Ufff, jus­to se cumplían diez años del Gol­pe Mi­li­tar. Fue de esos mo­men­tos que que­da­rán ar­chi­va­dos en las re­ti­nas pa­ra siem­pre. La fe­li­ci­dad de es­tar en ese es­ce­na­rio ma­ra­vi­llo­so de Los Án­ge­les y cier­ta tran­qui­li­dad por­que te­nía la cer­te­za de que no lo íba­mos a ga­nar. ¿En se­rio te­nías la cer­te­za? Es que era im­po­si­ble, la com­pe­ten­cia era bru­tal: ha­bía pe­lí­cu­las de Ist­van Sza­bó, Emir Kus­tu­ri­ca, Co­li­ne Se­rreau y Ag­nies­ka Ho­lland. Ade­más, que me lla­ma­ran a mí pa­ra pre­sen­tar el pre­mio me da­ba la pau­ta de que no po­día ser nues­tra pe­lí­cu­la… En un vi­deo de You­tu­be se ad­vier­te que te cos­ta­ba asi­mi­lar que ha­bían ga­na­do… No, en reali­dad, sa­lí al es­ce­na­rio sin an­te­ojos y yo soy chi­ca­ta, me re- sul­ta­ba com­pli­ca­do leer. Cuan­do pu­de ha­cer fo­co, de­mo­ré unos se­gun­dos por­que el tí­tu­lo es­ta­ba en in­glés…Y sen­tí que el co­ra­zón se me sa­lía de la ale­gría. Ha­ber acep­ta­do fil­mar­la, ¿fue la de­ci­sión más im­por­tan­te de tu vi­da ar­tís­ti­ca? La más ries­go­sa di­ría. Por su­pues­to que des­pués se me abrie­ron mu­chas puer­tas, co­mo la de tra­ba­jar cin­co años en Es­ta­dos Uni­dos, don­de pu­de fil­mar Gaby: a True Story (1989), que me per­mi­tió ser la pri­me­ra ac­triz ar­gen­ti­na en ser no­mi­na­da al Os­car. Me­nos mal que su­pis­te ig­no­rar a aque­lla pro­fe­so­ra de tea­tro que te di­jo que no ser­vías pa­ra la ac­tua­ción… Vis­te vos. ¿Po­dés ima­gi­nar a una chi­ca de 13 años a la que le di­gan eso en la ca­ra? Yo, a esa edad, que­rien­do ac­tuar, era co­mo el aca­bo­se, la no­ti­cia más te­rri­ble que me po­dían dar. Y has­ta pen­sé en sui­ci­dar­me… ¿En se­rio? ¡Qué te pa­re­ce! Me fui so­li­ta has­ta la Cos­ta­ne­ra de Bue­nos Ai­res y ca­mi­né mi­ran­do el río, pe­ro a la ho­ra de es­tar allí, con la ca­be­za a mil, me di cuen­ta de que no te­nía el va­lor… ¿Y qué hi­cis­te? Me fui a la Igle­sia de la Pie­dad y me pu­se a re­zar y pe­dir por otra opor­tu­ni­dad. Nun­ca, nun­ca se les pue­de de­cir a alum­nos de ac­tua­ción al­go se­me­jan­te. Ca­da vez que pue­do, les re­cuer­do a los as­pi­ran­tes que se me acer­can, que no ha­gan ca­so a quie­nes in­ten­tan cor­tar­les las alas de la ilusión. ¿Una pa­la­bra de lo que fue pa­de­cer el exi­lio? Tris­te­za. De­sola­ción. An­gus­tia. Tres me sa­lie­ron. ¿Cuán­tas vi­das tu­vis­te, Nor­ma? He vi­vi­do mu­chas vi­das en es­ta vi­da. Me han pa­sa­do co­sas lin­das, co­sas amar­gas, y tu­ve la in­tui­ción, la for­ta­le­za y la suer­te de sa­ber aco­mo­dar­me a ca­da si­tua­ción con una do­sis de hu­mor. Pe­ro siem­pre tu­ve al­guien que me dio una mano. Dar una mano no tie­ne pre­cio… lo que se sien­te al re­ci­bir­la y al dar­la es de una sa­tis­fac­ción in­com­pa­ra­ble. •

“Sien­to que La His­to­ria

Ofi­cial la hi­ce más co­mo ciu­da­da­na que co­mo ac­triz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.