Ru­sia, Pa­rís, Ca­da­qués...

La Voz del Interior - Rumbos - - Historias -

El na­ci­mien­to de Cé­ci­le, hi­ja de Ga­la y Paul Éluard, no des­per­tó en Ga­la un ins­tin­to ma­ter­nal, sino to­do lo opues­to: la pe­que­ña fue ce­di­da a sus abue­los pa­ter­nos pa­ra su crian­za, y Ga­la se iría ale­jan­do de ella de ma­ne­ra pro­gre­si­va has­ta cor­tar de raíz to­da re­la­ción (“Ella pa­ra mí no era más que la hi­ja de Paul”). Pe­ro se­ría un via­je al pue­blo es­pa­ñol de Ca­da­qués en 1929 jun­to a Éluard y a su hi­ja el que cam­bia­ría por com­ple­to la vi­da de la ru­sa. Allí la pa­re­ja, jun­to a un gru­po de ami­gos en­tre los que se en­con­tra­ban Re­né Ma­grit­te y Ca­mi­lle Goe­mans, y a los que lue­go se su­mó Luis Bu­ñuel, fue a ins­tan­cias de su en­ton­ces es­po­so a co­no­cer a Sal­va­dor Da­lí, un ar­tis­ta que lo ha­bía im­pre­sio­na­do so­bre­ma­ne­ra en una mues­tra en Pa­rís. Con­tra­di­cien­do al es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio, la pri­me­ra im­pre­sión de Da­lí no fue lo que con­tó pa­ra Ga­la. Al con­tra­rio: los ata­ques his­té­ri­cos de ri­sa, la fal­ta de hi­gie­ne per­so­nal y los co­men­ta­rios es­ca­to­ló­gi­cos de Da­lí as­quea­ron a una mu­jer que no veía la ho­ra de huir de esa ru­di­men­ta­ria al­dea de pes­ca­do­res y vol­ver a las lu­ces pa­ri­si­nas. Pe­ro una vi­sión de la es­pal­da de esa mu­jer por par­te de Da­lí (esa es­pal­da que lue­go se­ría in­mor­ta­li­za­da en cua­dros co­mo “Mi mu­jer des­nu­da con­tem­plan­do su pro­pio cuer­po trans­for­mar­se en es­ca­lo­nes, tres vér­te­bras de una co­lum­na, cie­lo y ar­qui­tec­tu­ra”) li­te­ral­men­te en­lo­que­ció al ar­tis­ta. En­ton­ces, pa­ra mos­trar un ac­to de su­rrea­lis­mo vi­vo, se pre­sen­tó an­te sus in­vi­ta­dos con unos pan­ta­lo­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.