“El víncu­lo en­tre abue­la y nie­ta es sa­na­dor por­que ha­bi­li­ta el re­en­cuen­tro con esa hi­ja mu­jer que aho­ra tam­bién es ma­dre.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - Más in­fo so­bre no­so­tros mis­mos en rum­bos­di­gi­tal.com

con Bau­tis­ta y va­mos a ca­mi­nar por el par­que to­das las se­ma­nas. Ya no le pi­do que cam­bie ni le re­cla­mo co­sas del pa­sa­do, apren­dí a acep­tar­la y a que­rer­la co­mo es. Fue un gran cam­bio en mi vi­da”.

Com­par­tir la ma­ter­ni­dad y el rol de abue­la mu­chas ve­ces cam­bia la mi­ra­da so­bre la otra per­so­na. Las ma­dres asu­men que sus hi­jas han cre­ci­do, y las hi­jas pue­den com­pren­der los erro­res y va­lo­rar la crian­za des­de otro pun­to de vis­ta.

ESPEJITO, ESPEJITO

Mu­chos de los pro­ble­mas en­tre ma­dres e hi­jas son con­se­cuen­cia de la vo­ra­ci­dad del mer­ca­do y de una cul­tu­ra que exi­ge a las mu­je­res es­tar siem­pre jó­ve­nes y a la mo­da, ne­gan­do el pa­so del tiem­po. Cuan­do se acer­can a la ma­du­rez, al­gu­nas mu­je­res quie­ren se­guir pa­re­cien­do las chi­cas de vein­te que aho­ra son sus hi­jas. Cuan­do las ma­dres se mi­me­ti­zan e in­ten­tan con­quis­tar los es­pa­cios pri­va­dos de su des­cen­den­cia, co­mien­zan los con­flic­tos.

“Las ma­dres que no acep­tan su edad no se re­sig­nan a de­jar lu­gar a sus hi­jas y se vuel­ven se­me­jan­tes a ellas, co­mo un ri­val en es­pe­jo”, di­ce la psi­coa­na­lis­ta Ele­na Ja­bif. “Las mu­je­res tie­nen que apren­der a ce­der el lu­gar, a re­en­con­trar­se con­si­go mis­mas des­de otro la­do, ad­mi­tir el pa­so del tiem­po, acom­pa­ñar con amor y de­jar que las hi­jas crez­can y co­mien­cen a ser mu­je­res li­bres”, agre­ga la psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Otero.

La lle­ga­da de los nie­tos sig­ni­fi­ca la opor­tu­ni­dad de re­pa­rar los erro­res co­me­ti­dos con los hi­jos, de ce­rrar he­ri­das. El víncu­lo en­tre abue­la y nie­ta es sa­na­dor por­que ha­bi­li­ta el re­en­cuen­tro con esa hi­ja mu­jer que aho­ra tam­bién es ma­dre. Y, cuan­do la rue­da si­gue gi­ran­do, las abue­las lle­gan a ser bi­sa­bue­las y las ma­dres abue­las, la com­pli­ci­dad cre­ce y la re­la­ción se for­ta­le­ce. “Cuan­do sos jo­ven que­rés di­fe­ren­ciar­te de tu ma­má, que no se me­ta en tu vi­da, que te de­je cons­truir tu pro­pio ca­mino. De ado­les­cen­te no que­ría con­tar­le na­da a mi ma­dre, me pa­re­cía de lo peor”, di­ce Ma­ría José, de 63 años. “Pe­ro con el tiem­po eso cam­bia. Cuan­do ya sos adul­ta y te­nés tus pro­pios hi­jos y tu fa­mi­lia, se vuel­ve a la ma­dre co­mo si fue­ra un re­fu­gio, una com­pa­ñía. Una cre­ce y em­pie­za a des­cu­brir to­do lo que tie­ne en co­mún, a re­cu­pe­rar la em­pa­tía. Si bien hay un mo­men­to en que la ma­dre y la hi­ja ne­ce­si­tan se­pa­rar­se, pen­sar que son enemi­gas por ser mu­je­res es un pre­jui­cio ma­chis­ta, un lu­gar co­mún. Es po­si­ble y en­ri­que­ce­dor crear una re­la­ción de con­fian­za y amor, com­par­tir y se­guir cre­cien­do en la ma­du­rez”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.