De cuen­tos ex­tra­ños

En aque­llos re­la­tos, hoy po­co co­no­ci­dos; Lu­go­nes es­cri­bía so­bre tran­ces alu­ci­na­to­rios y fe­nó­me­nos ocul­tis­tas.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajo Relieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Leo­pol­do Lu­go­nes, cor­do­bés de na­ci­mien­to y con una vas­ta obra que in­clu­ye di­ver­sos es­ti­los y gé­ne­ros li­te­ra­rios, es uno de mis au­to­res pre­fe­ri­dos.

Co­mo ha­ce po­co es­cri­bí so­bre su vi­da y su obra, ob­via­ré es­tos da­tos y me de­di­ca­ré a co­men­tar­les so­bre sus na­da des­de­ña­bles cuen­tos eso­té­ri­cos o de te­rror, un uni­ver­so que po­cos au­to­res de ese mo­men­to cul­ti­va­ban.

En 1906, in­fluen­cia­do por Ed­gard Allan Poe, Lu­go­nes in­gre­sa al cuen­to dan­do un gi­ro di­fe­ren­te a su te­má­ti­ca y a su es­ti­lo. Es­ta ac­ti­tud fue cons­tan­te en él y po­de­mos no­tar­la en su poe­sía: del ro­man­ti­cis­mo de Los cre­púscu­los del jar­dín pa­só al re­la­to “ver­sa­do” de los Ro­man­ces de Río Se­co.

Con los re­la­tos de Las fuer­zas ex­tra­ñas, Lu­go­nes se ini­cia en un gé­ne­ro que no ago­ta, pues pa­sa­dos mu­chos años lo re­to­ma, cuan­do ya pa­re­cía ha­ber­se des­li­ga­do de él, en una obra no­ta­ble: sus Cuen­tos fa­ta­les (1924) y otras pá­gi­nas que aún se si­guen re­co­gien­do y en­con­tran­do des­per­di­ga­das. En ellas abun­dan los tran­ces alu­ci­na­to­rios y los fe­nó­me­nos ocul­tis­tas, que en aque­llos años eran muy de­man­da­dos y cuen­tan con bas­tan­te lec­to­res has­ta el día de hoy.

Muy po­co se ha­bía es­cri­to de es­te gé­ne­ro an­te­rior­men­te en nues­tro país: de vez en cuan­do da­mos con un cuen­to de Jua­na Ma­nue­la Go­rri­ti o Eduar­do Holm­berg, de ma­ne­ra que se si­tuó a Las fuer­zas ex­tra­ñas en­tre la li­te­ra­tu­ra “de an­ti­ci­pa­ción” y cien­cia-fic­ción; en­tre ellos, es­tán los cuen­tos “La fuer­za Ome­ga”, “La me­ta­mú­si­ca” –otro que se­lec­cio­né para mi an­to­lo­gía de re­la­tos gó­ti­cos– y “El Psy­chon”. Un crí­ti­co di­jo: “Es­tos sa­bios, a pe­sar de su em­pa­que mo­derno y del ga­bi­ne­te de fí­si­ca en que se mue­ven, con­ti­núan des­pla­zán­do­se en­tre lí­neas en un la­bo­ra­to­rio de ma­gos, mien­tras el he­chi­zo cien­ti­fi­cis­ta so­lo sir­ve de tram­po­lín a la fan­ta­sía: es­to su­ce­de en aque­llos de sus cuen­tos ins­pi­ra­dos en mi­tos y le­yen­das.”

Pe­ro el gé­ne­ro se des­vía en Lu­go­nes ha­cia el cas­ti­go bí­bli­co en “La es­ta­tua de sal”, don­de el De­mo­nio tien­ta al mon­je So­sis­tra­to a ayu­dar a la mu­jer de Lot para des­cu­brir su se­cre­to: al co­no­cer­lo, en­con­tra­rá la muer­te. En es­te cuen­to y los que le si­guen (“La llu­via de fuego”, que es para mí uno de los más lo­gra­dos de to­da su obra, y “Los ca­ba­llos de Ab­de­ra”) el es­cri­tor se cen­tra en el cas­ti­go que in­fli­gen los dio­ses –o Dios– a la desobe­dien­cia del hom­bre. En el pri­me­ro, la re­cons­truc­ción apo­ca­líp­ti­ca de los su­ce­sos –a mi pa­re­cer– de So­do­ma y Go­mo­rra sin­te­ti­za su in­tui­ción crea­ti­va y la fuer­za de su pro­sa, llena de imá­ge­nes in­creí­bles e im­pac­tan­tes.

Con el tiem­po, Lu­go­nes fue de­ri­van­do en te­mas que son el pan de ca­da día de nues­tras su­pers­ti­cio­nes: el mun­do in­vi­si­ble de los “bru­jos” au­tóc­to­nos. En “El es­cuer­zo” tra­du­ce te­mo­res y creen­cias que apa­re­cen cons­tan­te­men­te en nues­tro fol­klo­re, lo mis­mo que aquel del ma­tre­ro de las Sie­rras Gran­des cu­ya ma­dre so­lía li­brar­lo de quie­nes lo per­se­guían, lla­man­do al vien­to –que se vol­vía pol­va­re­da– para que no pu­die­ran apre­sar­lo.

El cuen­to “Vio­la Ache­ron­tia” atrae a los ami­gos de la her­bo­la­ria; leí que H.P. Lo­ve­craft ca­ta­lo­ga­ba es­ta te­má­ti­ca co­mo “te­rror bo­tá­ni­co"; otro gran maes­tro den­tro del gé­ne­ro, co­mo in­fluen­cia, es Al­ger­non Black­wood –en “Los Sauces”–, uno de mis fa­vo­ri­tos.

Su­ge­ren­cias: 1) Leer “El pu­ñal”, un in­tere­san­te cuen­to que, es­cri­to ha­ce ca­si cien años, tra­ta de las sec­tas re­li­gio­sas del Is­lam: la Or­den de los Ase­si­nos; 2) Si aún no se ha he­cho, al­gu­na editorial de­be­ría re­co­pi­lar es­tos ge­nia­les cuen­tos de Lu­go­nes, que so­lo fue­ron pu­bli­ca­dos en dia­rios de la épo­ca. Sin du­da, en­ri­que­ce­rían nues­tra bi­blio­gra­fía. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.