Pro­pó­si­tos

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Es­te año, mis pro­pó­si­tos de en­mien­da no es­tán muy ac­tua­li­za­dos. En pri­mer lu­gar, por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, no sien­to que de­ba pe­dir per­dón a na­die. O me he por­ta­do me­jor que otras ve­ces o es­toy en esa edad que los in­gle­ses lla­man “la edad de la fran­que­za”, que si­túan apro­xi­ma­da­men­te a prin­ci­pios de los se­ten­ta y an­tes de lle­gar a los ochen­ta.

En reali­dad, me fal­tan so­lo seis me­ses pa­ra cum­plir los ochen­ta; y de la mis­ma ma­ne­ra que al cum­plir los 79, en vez de que­jar­me y do­ler­me por lo que no hi­ce (y ha­bía pro­me­ti­do ha­cer), me sen­tí muy bien pa­san­do re­vis­ta a los pro­yec­tos que ten­go en cur­so: ter­mi­nar de arre­glar mi ca­sa, qui­zás com­prar un lo­te en Ca­ba­na, es­cri­bir un li­bro so­bre ar­qui­tec­tu­ra de Cór­do­ba, otro so­bre se­res mi­to­ló­gi­cos, ter­mi­nar el po­li­cial es­ti­lo an­glo­sa­jón, co­men­zar otra no­ve­la, plan­tar un gra­na­do y un guin­do, agran­dar mi huer­ta, com­prar otra bi­blio­te­ca y re­ga­lar mu­chos li­bros de con­sul­ta que ya no usa­ré.

Tam­bién de­be­ría ir al ocu­lis­ta, com­prar­me una compu­tado­ra que pue­da lle­var a cual­quier par­te, exi­gir a mis hijos que me re­ga­len un ce­lu­lar “pa­ra adul­tos”, con nú­me­ros gran­des, apren­der a en­trar y es­cri­bir en Fa­ce­book –con­fie­so es­ta su­pi­na ig­no­ran­cia– y de­di­car más tiem­po a mis nie­tos, a mi fa­mi­lia en ge­ne­ral y a mis ami­gos.

Qui­zás no lle­gue a dis­fru­tar de to­do es­to, pe­ro me sien­to bien y fe­liz pen­san­do en cuán­tas co­sas quie­ro ha­cer. No creo que pue­da lle­var a ca­bo to­do en 2017, pe­ro me gus­ta­ría re­to­mar la pin­tu­ra, que tan­to me gus­ta­ba y de­jé en 1964 qui­zás por­que me sen­tí muy frus­tra­da y tris­te y fu­rio­sa por ha­ber te­ni­do que de­jar las sie­rras, a don­de quie­ro fi­nal­men­te re­gre­sar.

Creo que dis­fru­ta­ré me­jor de mis ra­tos li­bres si con­si­go ha­cer dos co­sas en mi ca­sa: un quin­cho con asa­dor y un jar­dín de in­vierno con

A seis me­ses de cum­plir los ochen­ta, pre­fie­ro pen­sar en mis pro­yec­tos que que­jar­me y do­ler­me por lo que no hi­ce.

mu­cho vi­drio pa­ra ar­mar allí mi es­cri­to­rio, ro­dea­da de plan­tas y mi­ran­do mi li­mo­ne­ro, mi ci­rue­lo “co­ra­zón de buey”, el man­za­ni­to y qui­zás el gra­na­do en flor. Sus ho­jas se vol­ve­rán ama­ri­llas en oto­ño y en sep­tiem­bre po­dré ver­los flo­re­cer.

Ten­go la in­ten­ción de ar­mar nue­vos cur­sos, de in­ten­tar apren­der a bor­dar –co­sa que aban­do­né cuan­do era ado­les­cen­te–, cla­si­fi­car mis li­bros y ha­cer un in­ven­ta­rio de mis bi­blio­te­cas.

Desea­ría con­se­guir al­gu­nas re­vis­tas vie­jas, aque­llas que com­pra­ba mi ma­dre: Se­lec­ta y Atlán­ti­da, es­pe­cial­men­te, don­de co­no­cí a aque­llos au­to­res que mar­ca­rían mi vi­da: Sa­ki, Kat­he­ri­ne Mans­field, Jor­ge Luis Bor­ges, Beatriz Gui­do, la poe­sía de Jua­na de Ibar­bou­rou…

Aun­que pa­rez­ca pue­ril, me he pro­pues­to ha­cer una re­co­rri­da por las li­bre­rías de Cór­do­ba so­lo pa­ra com­prar cuen­tos her­mo­sa­men­te ilus­tra­dos, de gran for­ma­to y en ta­pa du­ra. De ha­das. Nue­vos. No pa­ra mis nie­tos o so­bri­nos nie­tos más pe­que­ños, sino pa­ra te­ner­los a mano en la bi­blio­te­ca de mi dor­mi­to­rio y de vez en cuan­do de­lei­tar­me con las ilus­tra­cio­nes y con la in­ge­nui­dad de su lec­tu­ra.

Y me en­can­ta­ría con­se­guir una his­to­ria so­bre el Prín­ci­pe Va­lien­te di­bu­ja­da y es­cri­ta por Ha­rold Fos­ter, que me pre­dis­pu­so ha­cia las sa­gas ar­tú­ri­cas y la mi­to­lo­gía cel­ta.

Pe­ro, so­bre to­do, me pro­pon­go evi­tar el mal­hu­mor, ha­cer un es­fuer­zo pa­ra com­pren­der a los de­más y ser sim­ple­men­te fe­liz.

Su­ge­ren­cias: 1) Es­cri­bir pa­ra no­so­tros mis­mos una es­pe­cie de pro­pó­si­to de año, de­ta­llan­do qué erro­res va­mos a evi­tar; ha­cer lo mis­mo con las co­sas que in­ten­ta­re­mos lo­grar; leá­mos­los una vez al mes; 2) Si so­mos vie­jos, de­mos a los jó­ve­nes un ejem­plo de vi­da; pe­ro tam­bién apren­da­mos de ellos tan­tas co­sas fres­cas y po­si­ti­vas que pue­den trans­mi­tir­nos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.