Los os­cu­ros ca­mi­nos del te­so­ro na­zi en la Ar­gen­ti­na

La Voz del Interior - Rumbos - - Nota De Tapa -

Re­la­tos­de sub­ma­ri­nos­de lu­ces hun­di­dos mis­te­rio­sas que avis­ta­das­fue­ron tra­yen­do­des­de la lin­go­tes­cos­ta atlán­ti­ca,en ope­ra­cio­nes in­di­cios clan­des­ti­nas, re­la­cio­nes ín­ti­mas con el po­der po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y re­li­gio­so; ame­na­zas in­ter­na­cio­na­les y es­pio­na­je son so­lo una par­te del en­tra­ma­do que te­je la his­to­ria del des­tino del bo­tín na­zi que lle­gó a la Ar­gen­ti­na an­tes y des­pués de la caí­da de Hitler. Por Cecilia Gue­rre­ro De­wey

Nu­me­ro­sos li­bros, in­ves­ti­ga­cio­nes y pe­lí­cu­las die­ron cuen­ta de los pa­sos que dio por la Ar­gen­ti­na y Bra­sil el si­nies­tro mé­di­co de Ausch­witz, Jo­sef Men­ge­le, co­mo así tam­bién los de Ot­to Adolf Eich­mann, uno de los má­xi­mos je­rar­cas del na­zis­mo. Es­tos ca­sos em­ble­má­ti­cos nos son los úni­cos y se sa­be que mu­chos otros par­tí­ci­pes del Ho­lo­caus­to eli­gie­ron el sur de Amé­ri­ca pa­ra es­con­der­se de la con­de­na mun­dial; pe­ro, ¿vi­nie­ron so­los?, ¿adón­de fue­ron a pa­rar to­dos los ca­pi­ta­les acu­mu­la­dos?, ¿có­mo ocul­tar las evi­den­cias de los saqueos? To­do imperio tie­ne es­tra­te­gias que le per­mi­ten lle­gar, man­te­ner y eje­cu­tar el po­der, tam­bién las tie­ne a la ho­ra de la caí­da.

Ha­cia fi­nes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, qui­zás lue­go de 1943, cuan­do el ejér­ci­to de Hitler fue de­rro­ta­do en Sta­lin­gra­do −he­cho que mar­có uno de los ma­yo­res pun­tos de in­fle­xión en la con­tien­da−, el Ter­cer Reich co­men­zó a di­se­ñar un plan de fu­ga que per­mi­tie­ra a sus miem­bros no so­lo re­fu­giar­se le­jos de Europa, sino po­ner a res­guar­do to­do el ca­pi­tal acu­mu­la­do du­ran­te los años de po­der. Por­que ade­más del ex­ter­mi­nio abe­rran­te de mi­llo­nes de ju­díos, los na­zis con­si­guie­ron ha­cer­se de un te­so­ro in­va­lua­ble pro­duc­to de las per­te­nen­cias, el oro, las jo­yas, las obras de ar­te y to­do lo que fue­ron ro­ban­do a las fa­mi­lias de­vas­ta­das en el Ho­lo­caus­to.

Mu­chos paí­ses de Amé­ri­ca del Sur pa­re­cían ser un buen des­tino pa­ra ocul­tar el bo­tín na­zi, ya que es­ta­ban un po­co más ale­ja­dos del im­pac­to di­rec­to que la gue­rra ha­bía ge­ne­ra­do en el res­to del mun­do. Sin em­bar­go, Ar­gen­ti­na te­nía dos atrac­ti­vos par­ti­cu­la­res: era el úni­co país que se ha­bía man­te­ni­do neu­tral (y así lo hi­zo hasta po­co an­tes de ter­mi­na­do el con­flic­to, cuan­do la vic­to­ria de los Alia­dos ejer­cía una pre­sión muy di­fí­cil de eva­dir en cos­tos po­lí­ti­cos) y, por otro la­do, con­ta­ba con to­do el te­rri­to­rio pa­ta­gó­ni­co, sus gran­des ex­ten­sio­nes y si­len­cios.

Juan Do­min­go Pe­rón fue una de las pie­zas cla­ve de es­te en­tra­ma­do de­bi­do a las re­la­cio­nes es­tre­chas que man­tu­vo con la Ale­ma­nia na­zi in­clu­so an­tes de su pri­me­ra pre­si­den­cia, cuan­do aún era Mi­nis­tro de Gue­rra del go­bierno mi­li­tar. Tam­bién por la ya men­cio­na­da neu­tra­li­dad que adop­tó el país hasta el final de la con­tien­da y por­que mu­chos per­so­na­jes de ex­tre­ma cer­ca­nía a Pe­rón apa­re­cen vin­cu­la­dos a los je­rar­cas na­zis res­pon­sa­bles de trian­gu­lar di­ne­ro con em­pre­sas y ban­cos. Y, fi­nal­men­te, por el po­co con­trol en la po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas, que si bien per­mi­tió el in­gre­so de mi­les de aus­tría­cos, ale­ma­nes y croa­tas po­bres que huían de una Europa ham­brien­ta, lo hi­zo tam­bién con cri­mi­na­les de gue­rra con do­cu­men­ta­ción fal­sa.

Aun­que son po­cos quie­nes se ani­man a afir­mar con cer­te­za los víncu­los con­cre­tos que se es­ta­ble­cie­ron, las res­pon­sa­bi­li­da­des di­rec­tas de Pe­rón y las po­si­bles ven­ta­jas que ha­ya ob­te­ni­do en esa trian­gu­la­ción con la Ale­ma­nia de Hitler, tam­bién son muy po­cos los que nie­gan es­ta re­la­ción, aun te­nien­do en cuen­ta la com­ple­ji­dad de la épo­ca. BO­TÍN DE GUE­RRA Ha­blar de aque­llo que el na­zis­mo ro­bó sue­le ser muy do­lo­ro­so pa­ra la co­mu­ni­dad ju­día: im­pli­ca re­pen­sar sus pro­pias his­to­rias y re­abrir he­ri­das que van al hue­so, al te­rri­ble des­tino de sus fa­mi­lias. Por­que la for­tu­na que os­ten­ta el te­so­ro de la Ale­ma­nia na­zi (se ha­bla de 40 mil mi­llo­nes de dó­la­res) fue cons­ti­tui­da no so­lo a par­tir del sa­queo a las fa­mi­lias adi­ne­ra­das, sino con to­do aque­llo de lo que des­po­ja­ron al pue­blo ju­dío en los cam­pos de con­cen­tra­ción: dien­tes de oro, alian­zas, re­lo­jes, en­tre otras co­sas.

To­do lo re­cau­da­do du­ran­te el Ho­lo­caus­to es im­po­si­ble de de­cla­rar sin acer­car­se al es­pan­to. De allí la ur­gen­cia de es­con­der­lo, de dar­le cau­se por el mun­do, ocul­tan­do ras­tro y des­tino. El año pa­sa­do, en el nor­te de Ale­ma­nia, un ar­queó­lo­go en­con­tró en­te­rra­dos dos sa­cos con mo­ne­das de oro del Ter­cer Reich. Por su par­te, el go­bierno de Po­lo­nia de­cla­ró que dos in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron un tú­nel en

EM­PRE­SAS Y BAN­COS, A TRA­VÉS DEL

ES­PIO­NA­JE Y LOS VÍNCU­LOS PO­LÍ­TI­COS, FUE­RON GA­NAN­DO TE­RRENO EN EL PAÍS PA­RA HA­CER EN­TRAR CA­PI­TA­LES DE ORI­GEN NA­ZI.

>>>> Walbrzych que es­con­de­ría gran can­ti­dad de oro na­zi. La pren­sa mun­dial y las au­to­ri­da­des en ge­ne­ral en­se­gui­da pu­sie­ron aten­ción a es­to, por­que si bien pa­re­cen par­te de una tra­ma de fic­ción, es­tos he­chos mue­ven hi­los muy po­co fe­li­ces de la his­to­ria ale­ma­na que de­ben ser es­cla­re­ci­dos.

En Ar­gen­ti­na, se­gún los tes­ti­mo­nio de los po­bla­do­res de la Pa­ta­go­nia atlán­ti­ca que su­po re­unir con ca­li­dad (en­tre otros in­ves­ti­ga­do­res del te­ma) el pe­rio­dis­ta Ma­rio Mar­kic tan­to en sus tra­ba­jos es­cri­tos co­mo au­dio­vi­sua­les, el oro lle­gó en sub­ma­ri­nos que en­tra­ron lue­go de fi­na­li­za­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Con el co­rrer del tiem­po, fue­ron apa­re­cien­do res­tos de nau­fra­gios que ame­ri­ta­ron la aper­tu­ra de in­ves­ti­ga­cio­nes con bu­zos pro­fe­sio­na­les y gran­des equi­pos de tra­ba­jo, y aun­que no lo­gra­ron ter­mi­nar de de­ve­lar el mis­te­rio (tal in­ves­ti­ga­ción re­quie­re de un pre­su­pues­to ex­ten­so) sir­vie­ron pa­ra acom­pa­ñar cien­tí­fi­ca­men­te el re­la­to co­lec­ti­vo.

Pe­ro cla­ro, es­tas no fue­ron las úni­cas for­mas que en­con­tró el Ter­cer Reich pa­ra ocul­tar por el mun­do, y tam­bién en Ar­gen­ti­na, el gran ca­pi­tal acu­mu­la­do; re­pre­sen­ta so­lo una mí­ni­ma par­te de lo que lo­gra­ron mo­vi­li­zar. Y es aquí don­de en­tran en juego otros ac­to­res más po­de­ro­sos, co­mo ban­cos, em­pre­sas y po­lí­ti­cos que per­mi­tie­ron que tu­vie­ra lu­gar uno de los he­chos de la­va­do de di­ne­ro más trans­cen­den­tes de la his­to­ria.

Gran par­te de es­tas prue­bas apa­re­ce en los ar­chi­vos de in­te­li­gen­cia de los ejér­ci­tos Alia­dos so­bre los mo­vi­mien­tos que exis­tían en­tre la Ar­gen­ti­na y Ale­ma­nia. “El in­for­me nor­te­ame­ri­cano com­pro­me­tía a las em­pre­sas con el es­pio­na­je na­zis. En ese mo­men­to se es­ta­ban pro­du­cien­do la fu­ga de je­rar­cas y de ca­pi­ta­les, y es­ta nue­va ru­ta del oro iba a ser ca­da vez más im­por­tan­te en la Gue­rra”, re­ve­la Jor­ge Ca­ma­ra­sa en el ini­cio del do­cu­men­tal Oro na­zi en

la Ar­gen­ti­na, que jun­to a va­lio­sos tes­ti­mo­nios, co­mo los de Jean Zie­gler, Beatriz Gu­re­vich y Uki Go­ñi, le dan vi­da a una de las in­ves­ti­ga­cio­nes más pro­fun­das que exis­ten so­bre el te­ma hasta el mo­men­to.

Es­tos he­chos, tan­to las in­creí­bles his­to­rias de sub­ma­ri­nos, co­mo las tra­mas per­ver­sas del po­der, tam­bién pue­den ver­se re­fle­ja­dos en el do­cu­men­tal El es­ca­pe de Hitler, del ci­neas­ta Ma­tías Gueil­burt, es­tre­na­do en 2011, en el que se ha­ce re­fe­ren­cia a las in­ves­ti­ga­cio­nes de la his­to­ria­do­ra ale­ma­na Gaby We­ber, quien rea­li­za im­pac­tan­tes de­nun­cias de có­mo in­gre­sa­ron a la Ar­gen­ti­na y qué des­tino tu­vie­ron par­te de es­tos ca­pi­ta­les. Pa­ra lec­to­res in­tere­sa­dos en es­ta fa­bu­lo­sa tra­ma, El la­va­do del di­ne­ro na­zi en la Ar­gen­ti­na, de la mis­ma au­to­ra, ayu­da a com­ple­tar la in­for­ma­ción. LA IN­VES­TI­GA­CIÓN Es­te mes, la se­ñal Net­flix in­cor­po­ró a su pla­ta­for­ma el do­cu­men­tal

Oro na­zi en Ar­gen­ti­na, una pro­duc­ción de HBO di­ri­gi­da por el ci­neas­ta Ro­lo Pe­rey­ra y ba­sa­da jus­ta­men­te en el li­bro Odes­sa al Sur del ya ci­ta­do Jor­ge Ca­ma­ra­sa. Si bien el ma­te­rial tie­ne al­gu­nos años (fue es­tre­na­do a fi­nes de 2004) reúne ele­men­tos y tes­ti­mo­nios de una con­tun­den­cia tal que lo ha­cen pro­fun­da­men­te ac­tual no so­lo por­que es­tá ava­la­do en una in­ves­ti­ga­ción de más de 10 años, sino por la di­ver­si­dad de tes­ti­mo­nios y do­cu­men­ta­ción que re­ve­la.

En él se pue­de ver có­mo las em­pre­sas y ban­cos, a tra­vés del es­pio­na­je y los víncu­los po­lí­ti­cos, fue­ron ga­nan­do te­rreno en el país pa­ra ha­cer en­trar ca­pi­ta­les de ori­gen na­zi apro­ve­chan­do las ne­ce­si­da­des del país y los in­tere­ses per­so­na­les de al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno.

El do­cu­men­tal avan­za y es ca­te­gó­ri­co a la ho­ra de vin­cu­lar a ban­cas Sui­zas, a la mis­ma Eva Pe­rón, a su con­tro­ver­ti­do her­mano Juan Duarte y al Va­ti­cano en la in­creí­ble tra­ma de­trás del oro ro­ba­do du­ran­te los os­cu­rí­si­mos tiem­pos del Ho­lo­caus­to. En si­mul­tá­neo de­ja en­tre­ver que es­ta es so­lo una par­te de la his­to­ria y que los víncu­los del na­zis­mo con Ar­gen­ti­na so­bre­vi­vie­ron al go­bierno pe­ro­nis­ta y si­guie­ron avan­zan­do con fuer­za du­ran­te go­bier­nos pos­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.