El pin­cel y la pa­la­bra

Ma­ría Lu­que da vi­da a una no­ve­la grá­fi­ca que vin­cu­la a su ta­ta­ra­bue­lo con Cán­di­do Ló­pez y la Gue­rra del Pa­ra­guay.

La Voz del Interior - Rumbos - - Libros | Breves - POR XI­ME­NA PASCUTTI

Al ti­rar de los hi­los fa­mi­lia­res a ve­ces aso­man ma­de­jas gi­gan­tes co­mo la his­to­ria de un país. Al­go de es­to le ocu­rrió a la di­bu­jan­te ro­sa­ri­na Ma­ría Lu­que cuan­do su mano in­quie­ta do­tó de for­mas a una vie­ja anéc­do­ta ho­ga­re­ña: la de su ta­ta­ra­bue­lo Teo­do­sio Lu­que, un es­tu­dian­te de me­di­ci­na al que re­clu­ta­ron pa­ra asis­tir a los he­ri­dos en la Gue­rra del Pa­ra­guay, el san­gui­na­rio con­flic­to que en 1864 en­fren­tó a ese país con Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay. Él, Teo­do­sio, fue quien sal­vó la vi­da a otro sol­da­do que se ha­bía alis­ta­do co­mo “his­to­ria­dor con pin­cel”: el pin­tor Cán­di­do Ló­pez. Pa­ra sal­var­lo, tu­vo que ampu­tar­le la mano de­re­cha: la que usa­ba pa­ra sus de­ta­lla­dí­si­mos óleos. Una vez ter­mi­na­da la lu­cha, Cán­di­do de­di­có años a adies­trar su mano iz­quier­da pa­ra com­ple­tar los no­ven­ta bo­ce­tos di­bu­ja­dos en el cam­po de ba­ta­lla, de los cua­les lle­gó a pin­tar cin­cuen­ta. Uno de esos cua­dros (re­ga­la­do en agra­de­ci­mien­to a Teo­do­sio) dur­mió du­ran­te años ba­jo la ca­ma de Ma­ría, la Lu­que de es­tos tiem­pos. A par­tir de esa pun­ta, la ar­tis­ta dio vi­da a una no­ve­la grá­fi­ca que via­ja en el tiempo: en ella, Cán­di­do la vi­si­ta en el pre­sen­te pa­ra pe­dir­le que ter­mi­ne las pin­tu­ras que fal­tan. Los mag­ní­fi­cos di­bu­jos y la pro­fun­da sen­si­bi­li­dad pa­ra na­rrar lo in­de­ci­ble (se es­ti­ma que Pa­ra­guay, ade­más de te­rri­to­rios, per­dió el 90% de sus hom­bres adul­tos) ha­cen de es­te li­bro un gran do­cu­men­to pa­ra apren­der y no ol­vi­dar.

La mano del pin­tor

Si­gi­lo $ 450 Ma­ría Lu­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.