Mi ve­cino vi­ve so­lo (en el mun­do)

El tri­ci­clo del ve­ci­ni­to cir­cu­lán­do­te por la ca­be­za has­ta me­dia­no­che y la se­ño­ra de al la­do re­ubi­can­do sus mue­bles a las 6 am pue­den ani­qui­lar en po­cos días tu es­pe­ran­za en la so­cie­dad. ¿Es hu­ma­na­men­te po­si­ble lo­grar una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca? En es­ta no­ta

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR GRETA KUS ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

El ruido del mar­ti­llo en la pa­red te ta­la­dra los oí­dos. La fil­tra­ción de hu­me­dad te arrui­nó el te­cho del li­ving que ha­bías pin­ta­do con tan­to ca­ri­ño. Y los la­dri­dos del pe­rro his­té­ri­co de al la­do te sa­can de qui­cio. ¿Cuán­tas ve­ces tu­vis­te que li­diar con si­tua­cio­nes de es­te ti­po en tu ca­sa o de­par­ta­men­to? ¿Se­rá cier­to, co­mo di­jo al­gu­na vez el es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Eric Hof­fer, que “es más fá­cil amar a la hu­ma­ni­dad que a tu ve­cino”?

Si las mo­les­tias du­ran so­lo un ra­to o son oca­sio­na­les, lo me­jor que po­dés ha­cer es res­pi­rar pro­fun­do y con­cen­trar­te en otra co­sa. ¿Pe­ro qué pa­sa si el ve­cino vi­ve de fies­ta de lu­nes a lu­nes? ¿Y si el inodo­ro ro­to del de­par­ta­men­to de arri­ba te es­tá des­tru­yen­do el te­cho de tu ca­sa? Hay co­sas que no po­dés de­jar pa­sar. Sin em­bar­go, por más que quie­ras to­car­le tim­bre y man­dar­lo al in­fierno, te­nés que apren­der a con­tro­lar­te y ac­tuar con di­plo­ma­cia pa­ra que los con­flic­tos se re­suel­van.

Lo pri­me­ro que te­nés que ha­cer es dia­lo­gar, evi­tan­do ir al cho­que. In­sis­tí has­ta que pue­das ha­blar con tu ve­cino mo­les­to, con­ta­le con de­ta­lles cuál es la si­tua­ción y qué ne­ce­si­da­des te­nés. Aho­ra bien; si la per­so­na ha­ce oí­dos sor­dos a tu re­cla­mo, la si­tua­ción se vuel­ve más com­ple­ja y te­nés que dar un pa­so más. “Ha­ce unos años me mu­dé a un PH con mi pa­re­ja”, cuen­ta Ana, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca. “Era una cons­truc­ción an­ti­gua; un lu­gar si­len­cio­so ideal pa­ra no­so­tros, que tra­ba­ja­mos en ca­sa. Los pri­me­ros me­ses es­tu­vie­ron bien, has­ta que se mu­da­ron tres ami­gos al PH de arri­ba. Fue una pe­sa­di­lla: po­nían la mú­si­ca a to­do vo­lu­men, ti­ra­ban co­li­llas de ci­ga­rri­llos en nues­tro pa­tio y uno de ellos has­ta en­sa­ya­ba con su ban­da. No te­nía­mos des­can­so; tu­vi­mos que re­sol­ver­lo con la ayu­da del con­sor­cio por­que a no­so­tros no nos es­cu­cha­ban”.

Sal­vo que se vi­va en un es­ta­do de ais­la­mien­to to­tal, co­sa que ra­ra vez su­ce­de, ve­ci­nos hay en to­das par­tes y nun­ca re­sul­tan ser los so­ña­dos. En el cam­po, el pe­rro de al la­do se co­me a las ga­lli­nas y se desata una pe­lea de vi­da o muer­te. En la ciu­dad, los edi­fi­cios y las ca­sas son una me­ca de eter­nos con­flic­tos. Con­clu­sión: no hay adón­de es­ca­par. No se tra­ta de mu­dar­se, sino más bien de re­sol­ver las co­sas. Y, cuan­do ha­blan­do no se pue­de, las le­yes pue­den ayu­dar.

Las abo­ga­das y so­cias Pa­tri­cia Fit­ti­pal­di y Flo­ren­cia San­ta­re­lli ex­pli­can: “Se­gún la Ley 13.512, el Có­di­go Ci­vil de­ter­mi­na que na­die de­be so­por­tar in­mi­sio­nes in­ma­te­ria­les, es de­cir: rui­dos, olo­res y to­do aque­llo que, ex­ce­dien­do la nor­mal to­le­ran­cia, tras­pa­se el límite de una pro­pie­dad aje­na e in­va­da la pro­pia ge­ne­ran­do mo­les­tias”.

Si el diá­lo­go no flu­ye, la si­guien­te op­ción es pe­dir la in­ter­ven­ción del ad­mi­nis­tra­dor del con­sor­cio y, co­mo úl­ti­ma al­ter­na­ti­va, im­pul­sar una ac­ción ju­di­cial.

RUI­DOS DE UN MO­LES­TO

¿El ve­cino to­ca la ba­te­ría a cual­quier ho­ra? ¿De­ja al pe­rro en­ce­rra­do en el bal­cón y el ani­mal llo­ra sin pa­rar? Si tu pro­ble­ma son los rui­dos mo­les­tos, no es­tás so­lo, ya que exis-

ten le­yes que re­gu­lan la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca. La ley 1.540 se re­fie­re a los rui­dos en ge­ne­ral, y la 13.512 abor­da es­pe­cí­fi­ca­men­te el te­ma de la con­vi­ven­cia en edi­fi­cios y acla­ra que es­tá prohi­bi­do “per­tur­bar con rui­dos la tran­qui­li­dad de los ve­ci­nos”. Los que no cum­plan de­ben pa­gar mul­tas que lle­gan a los mi­les de pe­sos y, si se nie­gan, pue­den pa­sar has­ta 20 días tras las re­jas.

NO ME INVADAS EL AU­RA

An­tes de que­jar­te o ha­cer la de­nun­cia, che­queá el re­gla­men­to del con­sor­cio; en ge­ne­ral, se per­mi­ten rui­dos to­le­ra­bles en­tre las 9 y las 13 hs, y en­tre las 16 y las 20. Si el bom­bo y los pla­ti­llos sue­nan a las do­ce de la no­che, es­tás en pleno de­re­cho de re­cla­mar si­len­cio. El ad­mi­nis­tra­dor del con­sor­cio siem­pre in­ten­ta­rá re­sol­ver el con­flic­to pro­gra­man­do una reunión con el dam­ni­fi­ca­do y el res­pon­sa­ble de las mo­les­tias. En la ma­yo­ría de los ca­sos, se lle­ga a un arre­glo sin pa­sar a ma­yo­res; pe­ro si es­to no su­ce­de, en­ton­ces la per­so­na o fa­mi­lia que se sien­te per­ju­di­ca­da pue­de ha­cer una de­nun­cia le­gal.

En el cam­po o en las ca­sas don­de no exis­te la po­si­bi­li­dad de un in­ter­me­dia­rio que ayu­de a li­mar as­pe­re­zas, a ve­ces hay que adop­tar otros re­cur­sos. “Mi ve­cino cons­tru­yó un gal­pón que me ta­pa­ba el sol de la ma­ña­na justo don­de te­nía la huer­ta”, cuen­ta Al­fre­do, co­mer­cian­te del par­ti­do bo­nae­ren­se de Exaltación de la Cruz. “Te­nía­mos bue­na re­la­ción, pe­ro al de­cir­le que me es­ta­ba arrui­na­do el jar­dín, se que­jó de que mi pe­rro de­fe­ca­ba en sus ár­bo­les y dis­cu­ti­mos. Ha­ce un año que no ha­bla­mos. Cam­bié de lu­gar la huer­ta, pu­se un alam­bra­do y de­jé que cre­cie­ran los yu­yos pa­ra de­jar de ver­lo. A ve­ces mar­car bien los lí­mi­tes es la úni­ca so­lu­ción; las pe­leas de­jan a la vis­ta quién es real­men­te el que es­tá al la­do”.

Los pro­ble­mas en­tre ve­ci­nos, y la ma­ne­ra de re­sol­ver­los, re­fle­jan los con­flic­tos que exis­ten a gran es­ca­la en la so­cie­dad. La in­to­le­ran­cia, el egoís­mo y el des­pre­cio por las ne­ce­si­da­des y los de­seos aje­nos se evi­den­cian en las gue­rras en­tre paí­ses y en las pe­leas in­ter­ve­ci­na­les. Nel­son Mo­li­na, psi­có­lo­go so­cial, di­ce: “En tan­to yo con­si­de­re que so­lo im­por­to yo y no re­co­noz­ca a la otra per­so­na, no me im­por­ta­rá si la mo­les­to con mi mú­si­ca fuer­te o con mi mal com­por­ta­mien­to. Es ne­ce­sa­rio re­cu­pe­rar la con­ver­sa­ción pa­ra tra­tar y so­lu­cio­nar los asun­tos co­ti­dia­nos”. Po­ner­se en el lu­gar del otro, ha­cer por lo me­nos el in­ten­to de mi­rar a tra­vés de sus ojos y de ha­blar de igual a igual, qui­zá sea la ma­ne­ra de apren­der a con­vi­vir en paz. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.