La cau­ti­va de San Benito

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajo Relieve - Por cris­ti­na ba­jo

Mu­chas ve­ces, en la vi­da de los hom­bres cé­le­bres, las aman­tes han te­ni­do más pro­ta­go­nis­mo que las es­po­sas. El ca­so de Eugenia Cas­tro es di­fe­ren­te: la aman­te de don Juan Ma­nuel de Ro­sas no fi­gu­ra en­tre los gran­des amo­res que pa­sa­ron a la his­to­ria ar­gen­ti­na: no hay re­tra­to de ella, ni si­quie­ra se sa­be có­mo era, en reali­dad.

Son po­cos los da­tos que se guar­dan de es­ta jo­ven a la que lla­ma­ban, tan­to los uni­ta­rios co­mo el pro­pio Res­tau­ra­dor, “la Cau­ti­va”.

Eugenia era hi­ja del co­ro­nel Juan Gre­go­rio Cas­tro quien, al mo­rir, de­jó co­mo tu­tor de sus hi­jos –ella y Vi­cen­te– al go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res, en­co­men­dán­do­le los bie­nes a ad­mi­nis­trar: una pe­que­ña pro­pie­dad y al­go de tie­rra sin ma­yor va­lor.

Se sa­be que Eugenia, de unos do­ce años, fue des­ti­na­da a la fa­mi­lia Ez­cu­rra, pe­ro se que­jó an­te su tu­tor de que era mal­tra­ta­da por los sir­vien­tes y pa­só a cui­dar de do­ña En­car­na­ción, ya muy en­fer­ma. Por en­ton­ces, la pu­pi­la es­ta­ba em­ba­ra­za­da –se de­cía que de un so­brino de do­ña En­car­na­ción– y dio a luz una ni­ña a la que bau­ti­za­ron Mercedes.

La es­po­sa de don Juan Ma­nuel le to­mó ca­ri­ño por sus aten­cio­nes, y al mo­rir, Eugenia pa­só a vi­vir en la lu­jo­sa quin­ta de Pa­ler­mo, don­de se con­vir­tió en la aman­te del viu­do. La di­fe­ren­cia de edad en­tre ellos

"Dio a Ro­sas va­rios hi­jos: Án­ge­la, Emi­lio, Ni­ca­no­ra, Joa­quín y Jus­ti­na; Adrián na­ció, des­pués de Ca­se­ros, con él ya en el exi­lio."

era de unos trein­ta años.

A par­tir de en­ton­ces, dio a Ro­sas va­rios hi­jos: Án­ge­la, Emi­lio, Ni­ca­no­ra, Joa­quín y Jus­ti­na. Cuan­do Ro­sas de­jó el país, des­pués de Ca­se­ros, es­ta­ba em­ba­ra­za­da de otro ni­ño, al que lla­mó Adrián; al pa­re­cer de­bió en­tre­gar­lo al na­cer, pues no po­día man­te­ner­lo. De es­te ni­ño no han que­da­do da­tos.

Su vi­da ha­bía trans­cu­rri­do ca­si a es­con­di­das en la man­sión de San Benito de Pa­ler­mo, don­de su aman­te tra­ta­ba con ca­ri­ño a los ni­ños, aun­que, co­mo se vio fi­nal­men­te, no es­ta­ba dis­pues­to a re­co­no­cer­los co­mo pro­pios: “El, con­ven­ci­do de la gran­de­za de su li­na­je, no ima­gi­nó si­quie­ra que po­día re­co­no­cer a sus hi­jos na­tu­ra­les y ase­gu­rar el bie­nes­tar de Eugenia”, se­ña­la la es­cri­to­ra Ma­ría Sáenz Que­sa­da.

Los ni­ños, sin em­bar­go, te­nían un no­ta­ble pa­re­ci­do con él, se­gún ates­ti­gua­ron al­gu­nos vi­si­tan­tes que los co­no­cie­ron (di­plo­má­ti­cos y via­je­ros ex­tran­je­ros que pa­sa­ron por Pa­ler­mo). Tam­bién por ellos se sa­be que te­nían muy po­ca edu­ca­ción, de­ma­sia­da li­ber­tad y que, co­mo a sus bu­fo­nes, su pa­dre so­lía usar­los pa­ra mo­les­tar a quie­nes no le caían bien.

El pa­pel de Eugenia en la ca­sa de Ro­sas era am­bi­guo: cui­da­ba de los ni­ños, se en­car­ga­ba de cor­tar el pe­lo y ra­su­rar a don Juan Ma­nuel, le ce­ba­ba ma­te, ser­vía la me­sa y has­ta ha­cía de “pro­ba­do­ra ofi­cial” de sus pla­tos: en mo­men­tos en que se su­po­nía que in­ten­ta­ban en­ve­ne­nar al Res­tau­ra­dor, ella los “ca­ta­ba” pri­me­ro.

Hay quien di­ce que Ma­nue­li­ta era muy ca­ri­ño­sa con los ni­ños; pe­ro el he­cho de ha­ber­los de­ja­do atrás des­pués de Ca­se­ros (cuan­do en reali­dad ha­bían pre­pa­ra­do con an­te­la­ción el via­je a In­gla­te­rra, por si la suer­te les era ad­ver­sa) no nos per­mi­te creer sim­ple­men­te en eso. Es­pe­cial­men­te cuan­do, con el pa­so de los años, se ne­gó a re­co­no­cer­les al­gún de­re­cho so­bre la he­ren­cia de su fa­mi­lia.

En los años en que Juan Ma­nuel de Ro­sas de­ten­ta­ba to­do el po­der, la vi­da de la jo­ven fue có­mo­da, pe­ro des­pués de Ca­se­ros, ca­yó so­bre ella la mi­se­ria.

Su­ge­ren­cias: Leer en “500 años de His­to­ria Ar­gen­ti­na – Ro­sas y la so­cie­dad Fe­de­ral”, di­ri­gi­do por Fé­lix Lu­na, el ca­pí­tu­lo “Las tres mu­je­res de don Juan Ma­nuel”, de Fe­li­pe Cár­de­nas (hi­jo). •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.