Creer que se pue­de

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR EL DR. RI­CAR­DO IACUB Doc­tor en Psicología y par­ti­ci­pan­te del XIII Con­gre­so Ar­gen­tino de Ge­ron­to­lo­gía y Ge­ria­tría 2016. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Uno de los efec­tos más dra­má­ti­cos del pre­jui­cio so­cial fren­te al en­ve­je­ci­mien­to es la su­po­si­ción de que ya no hay por de­lan­te más desa­rro­llo per­so­nal pa­ra la per­so­na ma­yor, sino so­lo pér­di­das; una creen­cia que cons­pi­ra con­tra las ca­pa­ci­da­des reales de es­tos adul­tos pa­ra afron­tar la vi­da con ple­ni­tud.

La pér­di­da de la me­mo­ria tal vez sea uno de los te­mas que más in­se­gu­ri­dad y te­mor pro­vo­ca en es­tas per­so­nas: con la edad, cier­tos me­ca­nis­mos ce­re­bra­les se en­len­te­cen, pu­dien­do ge­ne­rar una ba­ja de con­fian­za a la ho­ra de evo­car in­for­ma­ción. Es­ta si­tua­ción em­peo­ra no­ta­ble­men­te cuan­do el adul­to ma­yor su­po­ne, ade­más, que ca­re­ce de re­cur­sos pa­ra so­bre­lle­var es­te cam­bio y cuan­do la so­cie­dad in­ten­si­fi­ca con su pre­jui­cio es­ta per­cep­ción.

Di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran de qué ma­ne­ra se po­nen en jue­go es­tas li­mi­ta­cio­nes sub­je­ti­vas en los mo­men­tos in­vo­lu­cra­dos en el tra­ba­jo de re­me­mo­rar. Se ha cons­ta­ta­do, por ejem­plo, que al­gu­nas per­so­nas ma­yo­res de­jan de tra­zar­se ob­je­ti­vos en los que se en­cuen­tre com­pro­me­ti­do el uso de la me­mo­ria, pu­dien­do aban­do­nar ac­ti­vi­da­des o tra­ba­jos que pu­die­ran re­que­rir­la.

Los es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos so­bre la ve­jez tam­bién se re­gis­tran cuan­do lo que es­tá en jue­go es su ca­pa­ci­dad pa­ra las ma­te­má­ti­cas y su po­si­bi­li­dad de ser efi­caz, y se ex­pre­san ne­ga­ti­va­men­te en su au­to­es­ti­ma y a tra­vés de to­da una se­rie de re­ti­ros y des­com­pro­mi­sos an­ti­ci­pa­dos en ro­les la­bo­ra­les y se­xua­les.

La ex­pli­ca­ción de es­tos dé­fi­cits se en­cuen­tra en que los ma­yo­res, al su­po­ner que su ren­di­mien­to no va a ser bueno, ela­bo­ran es­tra­te­gias de evi­ta­ción de un po­si­ble en­fren­ta­mien­to que po­dría ser vi­vi­do co­mo trau­má­ti­co; o tam­bién por­que res­pon­den a man­da­tos so­cia­les que dic­tan que los ma­yo­res ya no pue­den, no de­ben, et­cé­te­ra.

Sin em­bar­go, así co­mo los es­tig­mas pue­den dis­mi­nuir los re­cur­sos in­te­lec­tua­les en los adul­tos ma­yo­res, los es­te­reo­ti­pos po­si­ti­vos ac­túan de ma­ne­ra in­ver­sa, es­ti­mu­lán­do­los y fa­vo­re­cien­do su con­fian­za.

In­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en Chi­na y los EE.UU. mos­tra­ron una me­nor di­fe­ren­cia, en cuan­to a la me­mo­ria, en­tre jó­ve­nes y adul­tos ma­yo­res en el país asiá­ti­co. La ex­pli­ca­ción ra­di­ca en el con­cep­to po­si­ti­vo que po­see la so­cie­dad chi­na so­bre la ve­jez y la fun­ción so­cial que cum­plen las per­so­nas ma­yo­res.

Los adul­tos ma­yo­res que con­fían en sí mis­mos y en su pro­pia efi­ca­cia es­ta­ble­cen me­tas que los desafían, al tiem­po que con­tem­plan los cam­bios pro­pios de la edad y rea­li­zan los es­fuer­zos ne­ce­sa­rios pa­ra con­cre­tar sus de­seos; sien­ten que tie­nen el con­trol so­bre los acon­te­ci­mien­tos, per­sis­ten an­te los fra­ca­sos y las con­tra­rie­da­des, y lo­gran cam­biar aque­llo que les pro­du­ce ma­les­tar o in­sa­tis­fac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.