Marcela Bir­cher, de Fe­li­cia, San­ta Fe, com­pró ha­ce cua­tro años una or­quí­dea na­ti­va flo­re­ci­da que hoy es­tá en una ma­ce­ta de plás­ti­co per­fo­ra­da en la ba­se, a la que re­lle­nó con ma­te­rial pa­ra or­quí­deas. La rie­ga una vez por se­ma­na con un pro­duc­to es­pe­cial pa

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos -

Marcela, al cam­biar de há­bi­tat, ha­bi­tual­men­te las plan­tas abor­tan la flo­ra­ción has­ta es­ta­ble­cer­se en el nue­vo en­torno. Ten­ga en cuen­ta que la plan­ta na­ce, cre­ce y mue­re en el mis­mo lu­gar; por lo que el cam­bio de con­di­cio­nes, de há­bi­tat, por más que sea de unos po­cos ki­ló­me­tros, pa­ra la or­quí­dea es tre­men­do. Si­ga es­pe­ran­do, que un año de es­tos, cuan­do es­té adap­ta­da a su nue­vo am­bien­te, la sor­pren­de­rá con su flo­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.