La cau­ti­va de San Benito II

"Con­tes­tan­do a sus pe­di­dos de ayu­da, don Juan Ma­nuel le echa en ca­ra que él qui­so lle­var­la y ella no acep­tó se­guir­lo".

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRISTINA BAJO

Al día si­guien­te a la ba­ta­lla de Ca­se­ros, Eu­ge­nia –no que­da cla­ro si que­dó allí li­bra­da a su suer­te o re­gre­só– re­ti­ra de Pa­ler­mo va­rias co­sas a pe­di­do de don Juan Ma­nuel, quien, ya em­bar­ca­do con su fa­mi­lia le­gí­ti­ma en la fra­ga­ta in­gle­sa, le pide que re­cu­pe­re un ape­ro al que le tie­ne mu­cho apre­cio.

¿No pen­só que ha­bía pe­li­gro de que los uni­ta­rios, quie­nes co­no­cían su exis­ten­cia (la lla­ma­ban “la sul­ta­na de Pa­ler­mo”), to­ma­ran re­pre­sa­lias con­tra ella por no ser una da­ma? Sin em­bar­go, allá fue y sa­lió in­dem­ne: sos­pe­cho que Ur­qui­za aún no ha­bían lle­ga­do.

La vi­da de Eu­ge­nia y sus hi­jos se vuel­ve te­rri­ble. Aun cuan­do su aman­te le di­ce que lle­ve el ape­ro a lo de Ez­cu­rra, y él mis­mo hi­cie­ra lle­var a sus dos hi­jos pre­fe­ri­dos a casa de su fa­mi­lia po­lí­ti­ca, no hay in­di­cios de que fue­ran pro­te­gi­dos por ellos, pues to­dos ter­mi­nan en la ca­lle, con la pe­que­ña he­ren­cia –la del co­ro­nel Cas­tro– per­di­da y con to­dos los ni­ños a cues­tas.

En al­gu­na car­ta, con­tes­tan­do a sus pe­di­dos de ayu­da, don Juan Ma­nuel le echa en ca­ra que él qui­so lle­var­la y ella no acep­tó se­guir­lo. Se­gún al­gu­nos es­tu­dio­sos, exis­te otra car­ta en la que Eu­ge­nia le re­pro­cha que qui­sie­ra lle­var so­lo a los dos ma­yo­res –la ni­ña apo­da­da el sol­da­di­to y el ni­ño al que lla­ma­ban el co­ro­nel– y en la que ella se nie­ga a aban­do­nar a los más pe­que­ños.

Muy du­ra de­bió ser su vi­da a par­tir de que el Res­tau­ra­dor de­ja­ra el país; pa­re­ce que na­die del en­torno de la fa­mi­lia o los ami­gos se in­tere­só en ayu­dar­la o en aco­ger a los ni­ños, sal­vo, qui­zás, a aquel hi­jo na­ci­do cuan­do su pa­dre ya es­ta­ba en Sout­ham­pton; se cree que ella lo entregó a un ha­cen­da­do co­no­ci­do ya que no po­día aten­der­lo bien.

“En­tre­tan­to, Eu­ge­nia se las arre­gla­ba co­mo po­día. Se ha­bía re­en­con­tra­do con la or­fan­dad, la po­bre­za y el aban­dono, agra­va­dos por el re­cha­zo que su­fría ca­si a dia­rio por par­te de los en­cum­bra­dos ami­gos y pa­rien­tes de su aman­te. Pa­ra col­mo de ma­les, en­tra­ron en li­ti­gio la ca­si­ta y los te­rre­nos que ha­bía he­re­da­do de su pa­dre, en el ba­rrio de la Con­cep­ción” di­ce Ma­ría Sáenz Quesada en su no­ta Eu­ge­nia Cas­tro y Juan Ma­nuel de Ro­sas: la com­pa­ñe­ra se­cre­ta, pu­bli­ca­da ha­ce va­rios años.

Las car­tas que le es­cri­be Eu­ge­nia, al po­co de es­tar se­pa­ra­dos, y al­gu­nas que le es­cri­bie­ron sus hi­jos más ade­lan­te nos im­pre­sio­nan: aun­que el en­torno de los Ro­sas y Ez­cu­rra sa­bía de aque­llos pe­que­ños —la ma­yor­ci­ta te­nía apro­xi­ma­da­men­te diez años en 1852—, esos ni­ños que, se­gún tes­ti­gos muy creí­bles, se pa­re­cían tan­to a él, no des­per­ta­ron la me­nor com­pa­sión en ellos, ni la mí­ni­ma aten­ción por par­te de la fa­mi­lia del Res­tau­ra­dor. Con nues­tra men­ta­li­dad de hoy, im­pre­sio­nan las fra­ses con que Eu­ge­nia se des­pi­de de su aman­te: “Sin más mo­les­tia soy de us­ted co­mo siem­pre su hu­mil­de cria­da. Eu­ge­nia Cas­tro”. Él, a su vez, so­lía fir­mar “Tu pa­trón”.

En­tre las bon­da­des que le atri­bu­yen, se di­ce que Ma­nue­li­ta tra­ta­ba con mu­cho ca­ri­ño a los ni­ños; re­cor­de­mos que com­par­tían la casa. ¿Por qué, en­ton­ces, se ne­gó a re­co­no­cer­los co­mo hi­jos na­tu­ra­les de su pa­dre y los pri­vó de ayu­da eco­nó­mi­ca? El Dr. Ra­fael Cal­za­da, abo­ga­do de los hi­jos de Ro­sas en la de­man­da —in­ter­pues­ta años des­pués de la muer­te de es­te— di­ce que las jó­ve­nes tra­ba­jan de la­van­de­ras, los va­ro­nes de po­ce­ros o peo­nes.

Re­ci­bie­ron co­mo úni­ca he­ren­cia “tra­ba­jos hu­mil­des, po­bre­za, en­fer­me­da­des y pér­di­das do­lo­ro­sas…” Qui­zás por eso Eu­ge­nia fue des­te­rra­da de las his­to­rias de amor que tan­to nos atraen.

Hay mu­cho más pa­ra con­tar, pe­ro no en­tra­ría en es­ta no­ta. Bus­quen el tra­ba­jo que ci­to de Ma­ría Sáenz Quesada; es uno de los más com­ple­tos so­bre el te­ma. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.