Oti­tis, un mal de ve­rano

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. JUAN CAR­LOS RAZETTI Mé­di­co oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go, miem­bro del Ser­vi­cio de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía del Hos­pi­tal Ita­liano de Bue­nos Ai­res.

Con la lle­ga­da del ve­rano, las pi­le­tas y los cur­sos de agua sue­len ser la me­jor so­lu­ción pa­ra pa­liar las in­ten­sas jor­na­das de ca­lor.

Y en es­te con­tex­to es­ti­val, na­die es­tá exen­to (tam­po­co los adul­tos) de pa­de­cer una oti­tis ex­ter­na, una pa­to­lo­gía tam­bién co­no­ci­da co­mo “oti­tis del na­da­dor o de las pis­ci­nas”. Se tra­ta de una in­fla­ma­ción del con­duc­to au­di­ti­vo ex­terno cau­sa­da ha­bi­tual­men­te por una in­fec­ción.

La hu­me­dad y las al­te­ra­cio­nes del epi­te­lio de es­te ca­nal au­di­ti­vo fa­vo­re­cen que la flo­ra ha­bi­tual pro­vo­que la in­fec­ción. Los gér­me­nes más fre­cuen­tes son Pseu­do­mo­nas ae­ru­gi­no­sa y Staphy­lo­coc­cus au­reus.

El sín­to­ma prin­ci­pal es la otal­gia, que pue­de ser muy in­ten­sa, con un do­lor que se acen­túa al trac­cio­nar el pa­be­llón au­ri­cu­lar o al pre­sio­nar el car­tí­la­go que pre­ce­de al ca­nal au­di­ti­vo ex­terno. Es de­cir, el ma­les­tar au­men­ta cuan­do se pre­sio­na, se to­ca o se mueve la ore­ja. Tam­bién pue­de haber se­cre­ción, fie­bre y, si el con­duc­to se en­cuen­tra muy in­fla­ma­do, fal­ta de au­di­ción.

Sue­le ser uni­la­te­ral, aun­que has­ta un 10 % de los ca­sos son bi­la­te­ra­les. Los más gra­ves pue­den cons­ti­tuir una ver­da­de­ra in­fec­ción del te­ji­do ce­lu­lar sub­cu­tá­neo (de­no­mi­na­da ce­lu­li­tis).

Un 10% de la po­bla­ción pa­de­ce oti­tis ex­ter­na en al­gún mo­men­to de su vi­da, con un pi­co de in­ci­den­cia en­tre los 7 y los 12 años, sin di­fe­ren­cia en­tre se­xos. Es más fre­cuen­te en ve­rano, por­que el he­cho de que ne­nas y ne­nes es­tén más tiem­po ocio­sos los lle­va a per­ma­ne­cer lar­go ra­to en el agua, en sus ca­sas o en las co­lo­nias de va­ca­cio­nes.

Hay pa­cien­tes más pro­cli­ves a pa­de­cer­la, ya sea por cues­tio­nes anató­mi­cas (ta­ma­ño del ca­nal au­di­ti­vo ex­terno) o por­que pro­du­cen me­nos ce­ra, la pro­tec­ción na­tu­ral que lu­bri­ca el ca­nal au­di­ti­vo y, por su pH áci­do, in­hi­be el de­sa­rro­llo bac­te­riano.

Hay que di­fe­ren­ciar­la de la oti­tis me­dia, que es un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio del oí­do me­dio y pue­de ser bac­te­ria­na o bien pro­duc­to de los vi­rus que tam­bién ge­ne­ran cua­dros gri­pa­les. Se ma­ni­fies­ta con sín­to­mas co­mo fie­bre, do­lor de oí­do, dis­mi­nu­ción de la au­di­ción y, en oca­sio­nes, su­pu­ra­ción del oí­do.

Pa­ra aque­llos pa­cien­tes que han te­ni­do más de un epi­so­dio, exis­ten mé­to­dos pre­ven­ti­vos, co­mo la ins­ti­la­ción en el con­duc­to au­di­ti­vo de so­lu­cio­nes oleo­sas o acei­te de oliva, en­tre otros, pre­vios al día de pi­le­ta.

Una vez con­traí­da la en­fer­me­dad, en ge­ne­ral, se le pide al pa­cien­te que se man­ten­ga ale­ja­do del agua por una se­ma­na y con go­tas óti­cas con ci­pro­flo­xa­ci­na y cor­ti­coi­des; si se re­gis­tran se­cre­cio­nes, de­ber ser lim­pia­das pre­via­men­te.

Es fun­da­men­tal con­sul­tar siem­pre al mé­di­co por­que exis­ten com­pli­ca­cio­nes se­ve­ras y, a ve­ces, ame­ri­tan otros tra­ta­mien­tos. •

Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.