¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra el gran apa­gón?

Pue­de ser una gran tor­men­ta so­lar o un ata­que ma­si­vo de hackers: la po­si­bi­li­dad de que el mun­do se que­de de pron­to sin co­ne­xio­nes y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes es mu­cho más real de lo que que­re­mos pen­sar. Las prin­ci­pa­les po­ten­cias y los ce­re­bros de Si­li­con Va­lley

La Voz del Interior - Rumbos - - Nota De Tapa - Por Die­go Ma­ri­ne­lli

UU­na de las úl­ti­mas gran­des me­di­das que to­mó Ba­rack Oba­ma an­tes de aban­do­nar el si­llón de la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos fue fir­mar

una or­den eje­cu­ti­va que con­vo­ca­ba a los dis­tin­tos or­ga­nis­mos pú­bli­cos, aca­dé­mi­cos y de se­gu­ri­dad a pre­pa­rar­se pa­ra una po­ten­cial caí­da de las re­des eléctricas y tec­no­ló­gi­cas a es­ca­la glo­bal, pro­du­ci­da por una tor­men­ta so­lar de gran­des pro­por­cio­nes. El do­cu­men­to fue fir­ma­do el 13 de oc­tu­bre de 2016 y to­da­vía se pue­de con­sul­tar en la web ofi­cial de la Casa Blan­ca. En el tex­to se des­cri­be có­mo un fe­nó­meno so­lar de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pue­de anu­lar por com­ple­to in­fraes­truc­tu­ras y tec­no­lo­gías co­mo el Sis­te­ma de Po­si­cio­na­mien­to Glo­bal (GPS), los sa­té­li­tes, el trans­por­te aé­reo, los ser­vi­do­res de in­ter­net y la red de ener­gía eléc­tri­ca. Y afir­ma que sus con­se­cuen­cias, en el mun­do en que vi­vi­mos, al­can­za­rían pro­por­cio­nes de ca­tás­tro­fe.

Las tor­men­tas so­la­res ocu­rren ha­bi­tual­men­te, pe­ro sue­len ser de baja in­ten­si­dad y so­lo ge­ne­ran dis­tor­sio­nes to­le­ra­bles en los sis­te­mas glo­ba­les de co­mu­ni­ca­ción. Una más po­ten­te, en 1989, de­jó inu­ti­li­za­da por va­rios días una par­te im­por­tan­te de la red eléc­tri­ca de Ca­na­dá. Más atrás, en 1859, el lla­ma­do "even­to Ca­rring­ton" cons­ti­tu­yó la tor­men­ta so­lar más in­ten­sa re­gis­tra­da en to­da la his­to­ria. Su po­ten­cia fue tan­ta que se po­día con­tem­plar a sim­ple vis­ta en el cie­lo y anu­ló por com­ple­to los ser­vi­cios del te­lé­gra­fo. Pe­ro aque­llos eran tiem­pos en los que la elec­tri­ci­dad y la te­le­co­mu­ni­ca­ción no de­fi­nían la vi­da co­ti­dia­na de la hu­ma­ni­dad co­mo lo ha­cen ahora. En el si­glo XXI, una tor­men­ta co­mo la del "even­to Ca­rring­ton" de­ja­ría al mun­do en un es­ta­do que a na­die le gus­ta­ría si­quie­ra ima­gi­nar.

Be­llí­si­mas cuan­do se ven en imá­ge­nes te­les­có­pi­cas, las tor­men­tas so­la­res no son el úni­co fan­tas­ma que ame­na­za al mun­do con el "gran apa­gón". Ejér­ci­tos de hackers –in­de­pen­dien­tes y tam­bién al ser­vi­cio de po­ten­cias gran­des y pe­que­ñas, des­de Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia y Chi­na has­ta la inex­pli­ca­ble Co­rea del Nor­te– han de­mos­tra­do que son ca­pa­ces de com­pe­tir con el po­der des­truc­ti­vo del Sol. El pa­sa­do 21 de oc­tu­bre, una de esas mi­li­cias lo­gró des­ac­ti­var a Dyn, uno de los pro­vee­do­res de in­ter­net más im­por­tan­tes de los Es­ta­dos Uni­dos, anu­lan­do los sis­te­mas de em­pre­sas co­mo Twit­ter, Ama­zon, Spo­tify, de va­rios de los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción del país y de Pay Pal, el sis­te­ma de pa­gos on­li­ne a tra­vés del que se rea­li­zan mi­llo­nes de transac­cio­nes co­mer­cia­les al día. El ata­que fue asu­mi­do por New World Hackers, un gru­po de sa­bo­tea­do­res in­for­má­ti­cos ru­sos y chi­nos que de­ci­die­ron dar al mun­do una pe­que­ña mues­tra de lo que son ca­pa­ces de ha­cer or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la su­ya.

Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial no pu­die­ron ha­cer gran co­sa pa­ra atra­par a los res­pon­sa­bles del sa­bo­ta­je a Dyn y un mes más tar­de el mis­mo gru­po ata­có los rou­ters de Deuts­che Te­le­kom y de­jó sin in­ter­net a un mi­llón de ale­ma­nes. La pers­pec­ti­va es bas­tan­te es­ca­lo­frian­te: 10 nerds con te­lé­fo­nos ce­lu­la­res po­drían ser ca­pa­ces de de­jar el pla­ne­ta a cie­gas.

DE­MA­SIA­DO CO­NEC­TA­DOS

Sea por cau­sas na­tu­ra­les o hu­ma­nas, el "gran apa­gón" es un es­ce­na­rio tan po­si­ble co­mo te­mi­ble. Adap­ta­dos co­mo es­ta­mos a la reali­dad atra­ve­sa­da por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca so­mos muy po­co cons­cien­tes de la in­fi­ni­dad de as­pec­tos de nues­tra vi­da co­ti­dia­na que no po­drían desa­rro­llar­se sin co­ne­xio­nes a in­te­net ni, mu­cho me­nos, a lí­neas eléctricas. Los te­lé­fo­nos y la web, ob­vio; pe­ro tam­bién el su­mi­nis­tro de agua po­ta­ble y ener­gía, el pa­go de suel­dos y cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad ban­ca­ria, la na­ve­ga­ción de los bar­cos, la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a no­ti­cias, la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos, el fun­cio­na­mien­to de la in­men­sa ma­yo­ría de los apa­ra­tos que nos ro­dean... En el re­cien­te do­cu­men­tal Lo and

Behold, del le­gen­da­rio di­rec­tor ale­mán Wer­ner Her­zog, un gru­po de as­tró­no­mos, fí­si­cos, so­ció­lo­gos y em­pren­de­do­res di­gi­ta­les de pres­ti­gio mun­dial re­fle­xio­na acer­ca

de la relación de de­pen­den­cia que la ci­vi­li­za­ción ac­tual man­tie­ne con la web, las re­des y las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Par­ti­cu­lar­men­te en el ca­pí­tu­lo ti­tu­la­do "El fi­nal de la red", es­te pu­ña­do de men­tes bri­llan­tes abor­da la po­si­bi­li­dad del "gran apa­gón" y coin­ci­den que el meo­llo del asun­to no es­tá en si se va a pro­du­cir o no, sino en cuán­do.

Lu­cian­ne Wal­ko­wicz, una ta­tua­dí­si­ma as­tró­no­ma del Ad­ler Pla­ne­ta­rium de Chica­go, afir­ma: "In­clu­so even­tos so­la­res pe­que­ños, que ve­mos con re­la­ti­va fre­cuen­cia, afec­tan las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y crean cor­tes en las re­des eléctricas y al­te­ra­cio­nes en nues­tros sa­té­li­tes. Así que ima­gi­na lo que po­dría pa­sar con una ver­da­de­ra tor­men­ta so­lar. Es­tu­dian­do el com­por­ta­mien­to del Sol y de otras es­tre­llas si­mi­la­res, ve­mos que epi­so­dios co­mo el del "even­to Ca­rring­ton" ocu­rren por ci­clos, ca­da unos cien­tos de años. Por lo que es so­lo cues­tión de tiem­po que vol­va­mos a en­fren­tar­nos a uno si­mi­lar en nues­tro pla­ne­ta."

La vi­sión más alar­mis­ta (o alar­ma­da a se­cas) es la del cos­mó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na, Law­ren­ce Krauss, quien sos­tie­ne que un "gran apa­gón" de­vol­ve­ría al gé­ne­ro hu­mano prác­ti­ca­men­te a los tiem­pos de las ca­ver­nas: "Un des­te­llo so­lar que des­tru­ye­ra la es­truc­tu­ra de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­cio­nes que te­ne­mos ac­tual­men­te en la Tie­rra haría que co­lap­sa­ra la ci­vi­li­za­ción tal co­mo la co­no­ce­mos, pro­vo­ca­ría mi­llo­nes de muer­tes, haría que el mun­do se con­vier­tie­ra en un lu­gar ex­tre­ma­da­men­te hos­til pa­ra las per­so­nas nor­ma­les."

Por su par­te, Jo­nat­han Zit­train, pro­fe­sor de Cien­cias de la Compu­tación en la Es­cue­la de In­ge­nie­ría y Cien­cias Apli­ca­das de Har­vard, aler­ta so­bre el he­cho de que hoy las re­des a tra­vés de las que ac­ce­de­mos al agua y los ali­men­tos son al­ta­men­te de­pen­dien­tes de la tec­no­lo­gía di­gi­tal y las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. "Si esas re­des se in­te­rrum­pen, se­ría muy di­fí­cil abas­te­cer de ali­men­to a bue­na par­te de la hu­ma­ni­dad, es­pe­cial­men­te a quie­nes vi­ven en ciu­da­des. Y ha­bría que co­men­zar a pre­pa­rar­se pa­ra eso", afir­ma.

PRE­PA­RA­DOS, LIS­TOS...

El de­no­mi­na­dor co­mún de to­das las vi­sio­nes so­bre una caí­da ge­ne­ra­li­za­da de los sis­te­mas y re­des que hoy man­tie­nen an­dan­do al mun­do es que es im­pres­cin­di­ble que los es­ta­dos y tam­bién el sec­tor pri­va­do asu­man que el es­ce­na­rio es po­si­ble y se pre­pa­ren pa­ra ha­cer­le frente. La or­den eje­cu­ti­va dic­ta­da por Ba­rack Oba­ma de­mues­tra que la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial ha co­men­za­do a to­mar­se el te­ma en se­rio. Es al­ta­men­te pro­ba­ble que otros paí­ses imi­ten pron­to la de­ci­sión de Es­ta­dos Uni­dos y se­ría pru­den­te que los ar­gen­ti­nos co­men­ce­mos a pre­sio­nar a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas pa-

ra que tam­bién lo ha­gan. El sec­tor pú­bli­co de­be­ría co­men­zar a pen­sar en pro­to­co­los de emer­gen­cia que ga­ran­ti­cen el fun­cio­na­mien­to of­fli­ne de al me­nos sec­to­res es­tra­té­gi­cos co­mo la pro­vi­sión de agua, de ener­gía básica y de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. Por su par­te, el sec­tor pri­va­do ten­drá que ha­cer su par­te pa­ra ase­gu­rar ele­men­tos crí­ti­cos, co­mo la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria y el co­mer­cio.

Em­pre­sas co­mo Goo­gle y Fa­ce­book lle­van tiem­po in­ves­ti­gan­do y desa­rro­llan­do tec­no­lo­gías que po­drían pro­por­cio­nar co­ne­xio­nes al­ter­na­ti­vas a las ac­tua­les, idea­les pa­ra ser uti­li­za­das en ca­sos de emer­gen­cia y cri­sis en los su­mi­nis­tros de ener­gía. Ha­ce po­co, Goo­gle can­ce­ló su pro­yec­to Ti­tán, que se pro­po­nía brin­dar ser­vi­cio de in­ter­net a tra­vés de dro­nes im­pul­sa­dos por pa­ne­les de ener­gía so­lar, pe­ro con­ti­núa ade­lan­te con Loon, un pro­gra­ma ba­sa­do en una red de glo­bos ae­ros­tá­ti­cos, equi­pa­dos con an­te­nas 4G que se co­nec­tan en­tre sí pa­ra brin­dar co­ne­xión a la web y es­ta­ble­cer te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en zo­nas re­mo­tas, cu­yos sis­te­mas fun­cio­nan tam­bién con ener­gía so­lar.

Ini­cia­ti­vas co­mo es­tas, mul­ti­pli­cán­do­se por to­do el mun­do en los pró­xi­mos años, qui­zás lo­gren que la hu­ma­ni­dad es­té pre­pa­ra­da pa­ra arre­glár­se­las sin el gran en­tra­ma­do de re­des que es, al mis­mo tiem­po, un hi­to de nues­tra gran­de­za tec­no­ló­gi­ca y nues­tro ta­lón de Aqui­les.

NO TE­NE­MOS CON­CIEN­CIA DE LA CAN­TI­DAD DE AS­PEC­TOS DE NUES­TRA VI­DA CO­TI­DIA­NA QUE DE­PEN­DEN DE LAS TE­LE­CO­MU­NI­CA­CIO­NES. SON NUES­TRA GRAN FOR­TA­LE­ZA Y TAM­BIÉN NUES­TRO MA­YOR TA­LÓN DE AQUI­LES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.