Mark Zuc­ker­berg bus­ca to­mar el con­trol de tu ca­sa

Con un sis­te­ma do­més­ti­co que, en­tre otras co­sas, pre­di­ce qué mú­si­ca que­rés es­cu­char, el geek más fa­mo­so del mun­do ha­lló una nue­va for­ma de co­lar­se en la vi­da de mi­llo­nes de usua­rios.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro -

A es­tas al­tu­ras, en que Fa­ce­book es una he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción in­he­ren­te a la vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do, cual­quier obra sur­gi­da de la ca­be­za de Mark Zuc­ker­berg me­re­ce ser aten­di­da. Aho­ra, el nor­te­ame­ri­cano de 32 años tie­ne en­tre ma­nos su úl­ti­mo desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co: un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en el que es­tu­vo tra­ba­jan­do du­ran­te to­do 2016. El pro­yec­to, di­se­ña­do pa­ra re­gu­lar to­dos los as­pec­tos de una ca­sa —las lu­ces, la tem­pe­ra­tu­ra, las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, la mú­si­ca— fue bau­ti­za­do Jar­vis, en ho­me­na­je a la compu­tado­ra que usa­ba el re­cor­da­do Tony Stark en Iron Man. Tal co­mo ex­pli­có Zuc­ker­berg, el sis­te­ma res­pon­de a co­man­dos ha­bla­dos y se des­ta­ca por la ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer la voz de los usua­rios y en­cen­der mú­si­ca de acuer­do con sus gus­tos y ne­ce­si­da­des. “A es­ta al­tu­ra, ge­ne­ral­men­te le pi­do a Jar­vis que ‘pon­ga al­go de mú­si­ca’ y, tras mi­rar mis pa­tro­nes de es­cu­cha, en la ma­yo­ría de los ca­sos acier­ta con lo que quie­ro es­cu­char. Si se equi­vo­ca de es­ti­lo, le di­go ‘eso no es tran­qui­lo, po­né al­go tran­qui­lo’ y así apren­de la cla­si­fi­ca­ción de esa can­ción y ha­ce el ajus­te”, cuen­ta el sex­to hombre más ri­co del pla­ne­ta. Es­te am­bi­cio­so sis­te­ma es el se­gun­do in­ten­to de Zuc­ker­berg en el mun­do de la mú­si­ca: a sus 15 años creó Sy­nap­se, un re­pro­duc­tor de MP3 que ana­li­za­ba las can­cio­nes que su due­ño guar­da­ba en la PC y ge­ne­ra­ba play­lists en fun­ción de sus in­tere­ses. Por el mo­men­to, Jar­vis so­lo se en­cuen­tra en fun­cio­na­mien­to en la ca­sa del jo­ven em­pre­sa­rio. Sin em­bar­go, su arri­bo al mer­ca­do pa­re­ce in­mi­nen­te. ¿Cuán­to tiem­po pa­sa­rá an­tes de que es­te “mayordomo vir­tual” lle­gue a nues­tros ho­ga­res? •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.