Una char­la pen­dien­te so­bre la ci­güe­ña

Cuan­do ne­nas y ne­nes aso­man a su se­xua­li­dad, em­pie­zan las pre­gun­tas y la ex­plo­ra­ción del cuer­po. Y aun­que pa­ra ellos es lo más na­tu­ral del mun­do, mu­chos pa­dres no sa­ben qué de­cir. En es­ta no­ta te da­mos al­gu­nas ideas pa­ra re­pen­sar los ta­búes y abrir­le la p

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - Por gre­ta kus ilus­tra­ción de tony ga­nem

Marina en­tró en el cuar­to de su hi­ja He­le­na y se en­con­tró con una es­ce­na ines­pe­ra­da: su hi­ja de cua­tro años se es­ta­ba be­san­do en la ca­ma con un com­pa­ñe­ri­to del jar­dín. “Es­ta­mos ju­gan­do a la ma­má y el pa­pá”, di­je­ron los chi­cos. En el mo­men­to, Marina di­sol­vió la si­tua­ción con ga­lle­ti­tas y dos va­sos de li­cua­do. Los ni­ños pa­sa­ron de los be­sos a ju­gar con los Pe­que­ño Pony, pe­ro ella se que­dó pen­san­do: ¿te­nía que ha­blar con su hi­ja o ha­cer de cuen­ta que no ha­bía vis­to na­da? ¿Era muy chi­ca pa­ra ju­gar a be­sar­se en la bo­ca? ¿Có­mo ex­pli­car­le la im­por­tan­cia de la in­ti­mi­dad y del cui­da­do de su cuer­po sin coar­tar­le la li­ber­tad?

“Es ha­bi­tual que chi­cos y chi­cas quie­ran ex­plo­rar su cuer­po y las di­fe­ren­cias, y tam­bién sien­ten pla­cer al ha­cer­se ca­ri­cias con sus ami­gui­tos”, di­ce Ca­mi­la Lynn, li­cen­cia­da en Edu­ca­ción e in­te­gran­te del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Sa­lud Se­xual y Re­pro­duc­ti­va. “Aun­que nos asus­te o nos in­co­mo­de co­mo adul­tos, hay que pen­sar­lo so­lo co­mo un mo­men­to, una eta­pa que hay que atra­ve­sar”.

En las ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das, lo ha­bi­tual –por ig­no­ran­cia, te­mor o ver­güen­za– era que los pa­dres re­pri­mie­ran en los ni­ños el uni­ver­so li­ga­do a lo se­xual, so­bre to­do cuan­do se tra­ta­ba de hi­jas mu­je­res. Fre­nen te a la tí­pi­ca pre­gun­ta so­bre el ori­gen de los be­bés, se res­pon­día con eva­si­vas y ci­güe­ñas o bien ar­gu­men­tan­do que se tra­ta­ba de un asun­to de adul­tos. La mas­tur­ba­ción era un ta­bú y ex­plo­rar el cuer­po del otro me­dian­te jue­gos y ca­ri­cias es­ta­ba mal vis­to, al pun­to de ase­me­jar­lo a una per­ver­sión.

De es­ta ma­ne­ra, los chi­cos cre­cían sin la po­si­bi­li­dad de ha­blar so­bre se­xua­li­dad, re­co­lec­ta­ban in­for­ma­ción a los tum­bos se­gún lo que es­cu­cha­ban en la TV o en char­las de adul­tos que oían de­trás de la puer­ta; ge­ne­ral, aso­cian­do el pla­cer a la cul­pa. Y aun­que po­co a po­co la mi­ra­da y el abor­da­je han ido cam­bian­do, aquel pa­ra­dig­ma con­ti­núa vi­gen­te. “Es ne­ce­sa­ria una edu­ca­ción se­xual in­te­gral que tra­te cues­tio­nes de gé­ne­ro, de acep­ta­ción de la di­ver­si­dad. Que se ge­ne­ren es­pa­cios pa­ra ha­blar de se­xua­li­dad y se es­cu­chen las in­quie­tu­des de los ni­ños”, di­ce Lynn. “Pa­ra eso es im­por­tan­te que exis­ta un tra­ba­jo con­jun­to en­tre las es­cue­las y las fa­mi­lias”.

PA­LA­BRAS CO­MO PÁ­JA­ROS

Si al­go es­tá de­mos­tra­do es que el si­len­cio es mu­chas co­sas me­nos sa­lud. La fal­ta de in­for­ma­ción y el ta­bú so­bre la se­xua­li­dad traen apa­re­ja­do el au­men­to de los abu­sos se­xua­les, los em­ba­ra­zos ado­les­cen­tes no desea­dos y la per­pe­tua­ción de una cul­tu­ra ma­chis­ta que es la ba­se de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Ade­más, a ni­vel in­di­vi­dual, pro­vo­ca per­so­nas con ta­pu­jos pa­ra dis­fru­tar de su cuer­po, ele­gir y vi­vir una se­xua­li­dad ple­na. En ellas, la cul­pa y el pu­dor re­em­pla­zan el pla­cer y la con­fian­za.

“Es me­jor co­men­zar a ha­blar con nues­tros hi­jos so­bre la se­xua­li­dad en los pri­me­ros años de su ni­ñez, aun­que nun­ca es de­ma­sia­do tar­de. Ha­blar con ellos so­bre se­xo pue­de re­sul­tar in­có­mo­do, pe­ro con

el tiem­po re­sul­ta más fá­cil. Los pa­dres que ha­blan con sus hi­jos pue­den lo­grar que la ex­pe­rien­cia, a fu­tu­ro, sea di­fe­ren­te”, ex­pli­ca la te­ra­peu­ta Cris­ti­na Inés Pa­pa­zian.

“Mi hi­ja em­pe­zó con el te­ma de la se­xua­li­dad en el jar­dín. Fue un mo­men­to in­ten­so de ex­plo­ra­ción cor­po­ral. Se to­ca­ba, pre­gun­ta­ba; yo no sa­bía si es­ta­ba bien o no”, cuen­ta Ire­ne, ma­má de Si­rah, de sie­te años. “Es di­fí­cil trans­mi­tir el lí­mi­te sin cen­su­rar, pe­ro es ne­ce­sa­rio. Lo ha­blé con su pe­dia­tra y me di­jo que los ni­ños hoy es­tán muy es­ti­mu­la­dos por la te­le, in­ter­net y las pu­bli­ci­da­des ligadas al ero­tis­mo. El desafío es en­con­trar el equi­li­brio en­tre dar li­ber­tad y re­gu­lar –se­ña­la Ire­ne–. Ex­pli­car, por ejem­plo, que to­car­se es­tá bien, pe­ro en mo­men­tos y es­pa­cios de in­ti­mi­dad, no en cual­quier la­do”.

tu cuer­po es tu­yo

No exis­te una edad de­ter­mi­na­da pa­ra em­pe­zar a ha­blar de se­xo con los hi­jos. “Ca­da uno tie­ne sus in­quie­tu­des; no hay una úni­ca for­ma de vi­vir la se­xua­li­dad”, di­ce Lynn. “Los adul­tos tie­nen que ser res­pe­tuo­sos de los mo­men­tos y pre­gun­tas de ca­da in­fan­te. Lo im­por­tan­te es dar res­pues­tas, aun­que a ve­ces sea un ‘no sé, ma­ña­na ave­ri­guo y te cuento’; eso siem­pre es me­jor que el si­len­cio. La se­xua­li­dad no de­be ser un te­ma se­cre­to; la ma­ne­ra de abor­dar­la los acom­pa­ña­rá to­da la vi­da”.

En nues­tro país, no hay es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les de abu­so se­xual in­fan­til, pe­ro se es­ti­ma –se­gún ci­fras de UNI­CEF– que una de ca­da cua­tro ni­ñas y uno de ca­da seis va­ro­nes pa­de­ce al­gún ti­po de abu­so se­xual; y a pe­sar de la gran can­ti­dad de ca­sos, la ma­yo­ría per­ma­ne­cen ocul­tos. Un es­tu­dio del hos­pi­tal pú­bli­co Dr. Cos­me Ar­ge­rich, de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, se­ña­la que en el 60% de los ca­sos de abu­so no se ha rea­li­za­do de­nun­cia al­gu­na; mien­tras que so­lo un ter­cio de los chi­cos afectados cuen­ta lo su­ce­di­do y pi­de ayu­da.

“Es fun­da­men­tal ha­blar so­bre la pri­va­ci­dad, de­cir­les a los ni­ños que hay par­tes del cuer­po ín­ti­mas que so­lo las ven los adul­tos de su con­fian­za al ba­ñar­los o al vi­si­tar al mé­di­co. Con­ver­sar so­bre se­xua­li­dad les va a dar ma­yor se­gu­ri­dad pa­ra ani­mar­se ha­blar si atra­vie­san al­gu­na si­tua­ción in­có­mo­da”, di­ce Lynn.

Co­mo adul­tos res­pon­sa­bles, es fun­da­men­tal que tam­bién ge­ne­re­mos es­pa­cios de diá­lo­go y con­ten­ción pa­ra que los ni­ños plan­teen sus du­das fren­te al bom­bar­deo de hi­per­se­xua­li­dad me­diá­ti­ca. Ha­blar con ellos des­de tem­pra­na edad los ayu­da­rá a to­mar el te­ma con na­tu­ra­li­dad y sin pre­jui­cios, avan­zan­do en la vi­da lo más li­bres po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.