mi­ley cy­rus

Las miL vi­das de La prin­ce­sa miLLen­niaL

La Voz del Interior - Rumbos - - En La Ta­pa - por Ce­ci­lia Gue­rre­ro De­wey

Ca­ris­má­ti­ca, pro­vo­ca­do­ra, irre­ve­ren­te, Mi­ley Cy­rus pa­re­ce ser due­ña de la fór­mu­la que mu­chos in­ten­tan y po­cos con­si­guen: per­ma­ne­cer en­te­ra y fuer­te en lo más al­to de la in­dus­tria cul­tu­ral y tras­cen­der a la fa­ma sin ser tri­tu­ra­da en el in­ten­to. De la pan­ta­lla de Dis­ney a ser di­ri­gi­da por el em­ble­má­ti­co Woody Allen; del country in­fan­til a prin­ce­sa pop; del amor ro­mán­ti­co a ícono de la lu­cha por las li­ber­ta­des se­xua­les, Cy­rus si­gue con­quis­tan­do fans por to­do el mun­do con su ta­len­to arro­lla­dor pa­ra rein­ven­tar­se y sin per­der la son­ri­sa per­fec­ta.

To­do lo que la ro­dea es exu­be­ran­te: los nú­me­ros de se­gui­do­res en re­des so­cia­les (más de 43 mi­llo­nes), las ven­tas de dis­cos, los pi­cos de au­dien­cia, los es­cán­da­los, las de­cla­ra­cio­nes an­te los me­dios, las me­tas que se pro­po­ne. Vi­vir en la des­me­su­ra no de­be ser ta­rea fá­cil y, sin em­bar­go, con so­lo 24 años, la ac­triz y can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se Mi­ley Cy­rus pa­re­ce po­der con ello. Qui­zá por­que es­tá acos­tum­bra­da a car­gar con ese pe­so des­de muy pe­que­ña, o qui­zá por­que, an­te to­do, sa­be con­ser­var la es­pon­ta­nei­dad y la fres­cu­ra en ca­da pa­so nue­vo que da.

Con el re­cien­te re­gre­so a las cá­ma­ras co­mo ju­ra­do en el exi­to­so reality de ta­len­to vo­cal The Voi­ce; re­con­ci­lia­da con su an­ti­guo pro­me­ti­do el ac­tor Liam Hems­worth y lue­go de ha­ber pro­ta­go­ni­za­do la pri­me­ra se­rie di­ri­gi­da por Woody Allen en su ex­ten­sa fil­mo­gra­fía, la ex Han­nah Mon­ta­na pa­re­ce ha­ber to­ma­do un rum­bo un po­co me­nos ver­ti­gi­no­so. Sin em­bar­go, no pier­de opor­tu­ni­dad pa­ra se­guir es­can­da­li­zan­do al mun­do con sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes y sus ac­tos que le su­man nue­vos de­trac­to­res y de­fen­so­res, co­mo ocu­rrió lue­go de ex­hi­bir su úl­ti­mo ta­tua­je de una ho­ja de ma­rihua­na.

Pe­ro de­trás de to­dos los per­so­na­jes que su­po y sa­be ser, de las pro­vo­ca­cio­nes, de sus de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas y las mi­les de for­mas de es­can­da­li­zar a la opi­nión pú­bli­ca, hay una his­to­ria más real que tie­ne por pro­ta­go­nis­ta a una chi­ca co­mo cual­quier otra que en­cuen­tra la fe­li­ci­dad en el cui­dar ani­ma­les y en re­ci­bir ca­ri­ño de su en­torno.

Una chi­ca Dis­ney

Mi­ley Cy­rus sal­tó a la fa­ma con Han­nah Mon­ta­na, una se­rie de Dis­ney Chan­nel que du­ran­te cua­tro tem­po­ra­das es­tu­vo en lo más al­to del ra­ting mun­dial, lle­gan­do a ser la más exi­to­sa de la his­to­ria del ca­nal. Di­cen que en un mo­men­to el fu­ror era tal que la au­dien­cia era tan­to ma­yor a co­mo si Bra­sil en­te­ro es­tu­vie­se vien­do la se­rie en si­mul­tá­neo. El per­so­na­je que Cy­rus in­ter­pre­ta­ba era el de una ni­ña, con una es­pe­cie de do­ble vi­da, que a es­con­di­das de su fa­mi­lia se iba con­vir­tien­do en una can­tan­te re­co­no­ci­da. El ta­len­to, la voz an­ge­la­da y la be­lle­za de Mi­ley pron­to hi­cie­ron de Han­nah Mon­ta­na una es­tre­lla mu­si­cal ama­da por mi­llo­nes de ni­ños y ado­les­cen­tes de to­do el pla­ne­ta.

Du­ran­te más de seis años, la jo­ven ac­triz es­ta­ble­ció con Dis­ney y con su per­so­na­je de Han­nah Mon­ta­na una re­la­ción muy sim­bió­ti­ca don­de no ter­mi­na­ba de que­dar cla­ro cuál era el lí­mi­te en­tre la fic­ción y la reali­dad. El éxi­to co­mer­cial hi­zo que Dis­ney fue­ra por to­do y así, ade­más de lan­zar el más am­plio mer­chan­di­sing, gra­bó la ban­da de so­ni­do de la se­rie con la que Cy­rus reali­zó gran can­ti­dad de tours pre­sen­tán­do­se an­te el pú­bli­co co­mo Han­nah Mon- ta­na. Pe­ro no que­dó allí, tam­bién pro­du­je­ron los dos pri­me­ros dis­cos don­de Mi­ley se pre­sen­ta­ba ella mis­ma co­mo ar­tis­ta. Lue­go lle­ga­rían las pe­lí­cu­las so­bre la se­rie y más éxi­tos, pe­ro tam­bién una gran con­fu­sión pa­ra to­dos los fans que no con­se­guían des­ci­frar quién era aque­lla her­mo­sa ru­bia que les can­ta­ba his­to­rias de amor y es­pe­ran­za a quien tan­to ido­la­tra­ban.

Esa con­fu­sión tam­po­co es­ta­ba muy cla­ra pa­ra ella. Fue­ron años de man­te­ner un per­so­na­je. Po­co tiem­po atrás, Mi­ley de­cla­ró “Des­de que te­nía 11 años me de­cían: ‘¡Eres una es­tre­lla de pop!’ (…) Pe­ro yo por ese en­ton­ces era una ni­ña frá­gil ju­gan­do a te­ner 16 años, con pe­lu­ca y to­ne­la­das de ma­qui­lla­je”. Y agre­gó: “Me di­je­ron mu­chas ve­ces có­mo se su­po­nía que te­nía que ser una chi­ca. Me hi­cie­ron apa­ren­tar ser al­guien que no era, tan­to que cuan­do no es­ta­ba gra­ban­do la se­rie me pre­gun­ta­ba: ¿quién mier­da soy?”

De al­gu­na for­ma, ese ha­bía si­do su sue­ño des­de pe­que­ña, cuan­do les di­jo a sus pa­dres que que­ría ser ac­triz, de­seo que al po­co tiem­po se con­cre­tó en su pri­mer pa­pel en El

gran pez, la acla­ma­da pe­lí­cu­la de Tim Bur­ton. Mi­ley era par­te de una fa­mi­lia de ar­tis­tas. Na­ció en Ten­nes­see, Es­ta­dos Uni­dos, en 1992. Sus pa­dres la lla­ma­ron Des­tiny Ho­pe, pe­ro muy rá­pi­da­men­te co­men­za­ron a de­cir­le Mi­ley (que en­tre otras co­sas sig­ni­fi­ca son­rien­te)

por­que siem­pre fue una ni­ña muy ale­gre. Hi­ja del can­tan­te Billy Ray Cy­rus y ahi­ja­da de la fa­mo­sa Dolly Par­ton, gran le­yen­da del country, se crió en­tre es­ce­na­rios y flas­hes que po­co a po­co le die­ron con­fian­za pa­ra cons­truir su pro­pio y pre­ma­tu­ro ca­mino a la fa­ma.

En el mo­men­to en que Cy­rus co­men­zó a ro­dar Han­nah Mon­ta­na, te­nía so­lo 11 años. Al prin­ci­pio, fue re­cha­za­da, jus­ta­men­te por ser de­ma­sia­do pe­que­ña pa­ra tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro lue­go la pro­duc­ción con­clu­yó con que era per­fec­ta pa­ra el pa­pel, in­clu­so los di­rec­to­res de la se­rie de­ci­die­ron po­ner­le Mi­ley al al­ter ego fic­cio­nal de Han­nah Mon­ta­na.

A lo lar­go de esos años, Mi­ley fue ama­da por mi­llo­nes de fans que iba co­se­chan­do en el mun­do gra­cias al po­der de las can­cio­nes de Dis­ney y de su in­du­da­ble ta­len­to pro­pio. Pe­ro si bien fue un sue­ño rea­li­za­do pa­ra ella, tam­bién le ten­dió una tram­pa que pu­do ha­ber­le cos­ta­do mu­cho más ca­ro.

Un nue­vo ca­mino

De pron­to Han­nah Mon­ta­na que­dó en el pa­sa­do y Mi­ley Cy­rus em­pe­zó a pi­sar el es­ce­na­rio y la vi­da de otra for­ma. Co­mo si hu­bie­se caí­do una bom­ba psi­co­dé­li­ca y pro­vo­ca­do­ra en su ca­rre­ra, la can­tan­te de­jó el look inocen­te y se des­nu­dó an­te el mun­do pa­ra con­tar que ha­bía na­ci­do una nue­va es­tre­lla que po­co te­nía que ver con el pro­duc­to que le ha­bía da­do la fa­ma mun­dial. De las re­vis­tas pa­ra ado­les­cen­tes, Cy­rus pa­só, sin es­ca­las, a dar no­tas en la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne y a ser an­fi­trio­na en los MTV Vi­deo Mu­sic Awards, y en ca­da una de sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas se en­car­gó de de­jar en cla­ro que aho­ra es la pro­ta­go­nis­ta

Mi­ley de­jó atrás sus días de ni­ña te­rri­ble y pro­vo­ca­do­ra. La crí­ti­ca ce­le­bró su pa­pel en la se­rie de Woody Allen, Cri­sis in Six Sce­nes.

>>>> de su pro­pia his­to­ria. Se cor­tó el pe­lo, pu­so de mo­da el

twer­king (el “pe­rreo”, co­mo se lo co­no­ce en La­ti­noa­mé­ri­ca), em­pe­zó a mos­trar la len­gua co­mo mar­ca per­so­nal y se qui­tó la ro­pa in­nu­me­ra­bles ve­ces en shows en vi­vo y en sus vi­deos. Qui­zá el gi­ro más im­por­tan­te fue du­ran­te la gi­ra de su cuar­to dis­co Ba­gerz, que la en­con­tró sol­te­ra y muy dis­pues­ta a ex­plo­rar su pro­pia se­xua­li­dad.

“Mi­ley se es­tá re­ve­lan­do con­tra su pro­pio pa­sa­do y con­tra aque­lla que era cuan­do era Han­nah Mon­ta­na. Es­tá in­ten­tan­do sa­ber quién real­men­te es. Des­de que era una ni­ña era fa­mo­sa y eso ha si­do to­do un re­to pa­ra ella”, di­jo Ma­don­na. La rei­na del pop ya ha­bía sa­li­do a ha­la­gar y a pro­te­ger a quien con­si­de­ra co­mo a una de sus ma­yo­res he­re­de­ras.

Pe­ro la ma­yo­ría de sus se­gui­do­res en su afán de eter­ni­zar a la es­tre­lla in­fan­til, no pu­die­ron com­pren­der es­te cam­bio. Sin em­bar­go, to­da otra ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes es­ta­ba es­pe­ran­do pa­ra co­ro­nar a la nue­va Mi­ley Cy­rus.

Ha­ce unos años, lue­go de que se la vin­cu­la­ra sen­ti­men­tal­men­te con Ste­lla Max­well, uno de los án­ge­les de la mar­ca Vic­to­ria’s Se­cret, Mi­ley fue ca­te­gó­ri­ca en sus de­cla­ra­cio­nes: “Soy pa­na­se­xual”. Y con eso pu­so pun­to fi­nal a quie­nes in­ten­ta­ban es­pe­cu­lar con su se­xua­li­dad: ¿en qué se ha­bía con­ver­ti­do Han­nah? ¿Era gay? ¿Bi­se­xual? Po­nién­do­lo en esos tér­mi­nos, Mi­ley le ex­pli­ca­ba a la pren­sa que pre­fie­re no en­ca­jo­nar­se, ni de­fi­nir­se con lo que otros es­pe­ran de los hom­bres o de las mu­je­res, que eli­ge vi­vir el amor con li­ber­tad, de hu­mano a hu­mano.

En su pro­pio re­co­rri­do, Mi­ley fue ma­du­ran­do ideas que la hi­cie­ron sen­tar po­si­cio­nes en la vi­da. En el año 2015, creó la fun­da­ción Happy Hip­pie pa­ra ayu­dar a los jó­ve­nes sin ho­gar que son par­te de la co­mu­ni­dad LGBT.

Du­ran­te la úl­ti­ma con­tien­da elec­to­ral en su país, sus pro­pios prin­ci­pios la lle­va­ron a po­si­cio­nar­se pú­bli­ca­men­te con­tra Do­nald Trump y su ca­rác­ter ho­mo­fó­bi­co. Tras la de­rro­ta de Hi­llary Clin­ton, gra­bó un vi­deo don­de muy com­pun­gi­da, se la pu­do ver pi­dien­do to­le­ran­cia y res­pe­to en sus ac­cio­nes al fla­man­te pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Mi­ley se au­to­de­fi­nió “pa­na­se­xual”: ama tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res. con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta de la pri­mer se­rie de Woody Allen. Am­bien­ta­da en Es­ta­dos Uni­dos, en los años 60, Cri­sis in Six Sce­nes cuen­ta la his­to­ria de una fa­mi­lia de cla­se me­dia que re­ci­be una vi­si­ta ines­pe­ra­da que re­vo­lu­cio­na la paz del ho­gar. Co­pro­ta­go­ni­za­da por Elai­ne May y el mis­mo Allen, la se­rie se es­tre­nó en la pla­ta­for­ma Ama­zon y re­ci­bió crí­ti­cas du­ras, aun­que na­da de eso pu­do opa­car el re­gre­so de Mi­ley a la pan­ta­lla de la mano de uno de los me­jo­res. Du­ran­te 2017, po­si­ble­men­te la se­rie lle­ga­rá a nues­tro país a tra­vés del ser­vi­cio

strea­ming de Ama­zon que aca­ba de des­em­bar­car en la Ar­gen­ti­na pa­ra al­gún día per­fi­lar­se co­mo una po­si­ble com­pe­ten­cia de Net­flix.

Aún dis­fru­tan­do de los re­sul­ta­dos de un dis­co más ma­du­ro mu­si­cal­men­te co­mo lo fue Mi­ley Cy­rus &

Her Dead Petz y de es­ta nue­va eta­pa que lle­ga tan­to de la mano de The

Voi­ce co­mo de Woody Allen, Mi­ley se per­mi­te mos­trar­se en su ca­sa, en cal­ma, ro­dea­da de ani­ma­les, fa­mi­lia y su nue­va apues­ta al amor. Mi­llo­nes de fa­ná­ti­cos en el mun­do la si­guen por las re­des so­cia­les a la es­pe­ra de cual­quier nue­va ocu­rren­cia con la que Mi­ley los vuel­va a sor­pren­der. Ella, por lo pron­to, en­ten­dió que la for­ma de ga­nar es ser au­tén­ti­ca y que el res­to, el qué di­rán, son par­te de las re­glas del jue­go. •

Fue chi­ca Dis­ney, lue­go pro­vo­ca­do­ra se­rial y aho­ra ar­tis­ta ma­du­ra y res­pe­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.