Nue­vos en­can­tos de NYC

La Gran Man­za­na nun­ca es la mis­ma. Ca­da día bro­tan nue­vos lu­ga­res y cir­cui­tos que in­vi­tan a re­des­cu­brir una ciu­dad en eterno es­ta­do de trans­for­ma­ción. Y es­tos son al­gu­nos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos -

No es nin­gu­na no­ve­dad: to­do aquel que lle­ga a Nue­va York sien­te que la co­no­ce des­de an­tes, qui­zás por las pe­lí­cu­las de Woody Allen o sim­ple­men­te por las fo­to­gra­fías que abun­dan en las re­des so­cia­les. Pe­ro, al fi­nal, La Gran Man­za­na siem­pre lo­gra sor­pren­der, in­clu­so a quie­nes la han vi­si­ta­do más de una vez. Bas­ta con ca­mi­nar sin ba­jar la ca­be­za pa­ra des­cu­brir la be­lle­za y la di­ver­si­dad de su ar­qui­tec­tu­ra. Las ac­ti­vi­da­des son muy va­ria­das: visitas a mu­seos, una ca­mi­na­ta por la Quin­ta Ave­ni­da o una re­co­rri­da en bi­ci­cle­ta por el Cen­tral Park con pic­nic in­clui­do no pue­den fal­tar. El One World Tra­de Cen­ter, el ras­ca­cie­los que ocu­pa par­te del es­pa­cio don­de es­ta­ban las To­rres Ge­me­las, al­ber­ga el mu­seo del 9/11 y ofre­ce las me­jo­res vis­tas pa­no­rá­mi­cas de la ciu­dad. El High Line es un par­que-pa­seo ele­va­do, cons­trui­do so­bre las vie­jas vías del fe­rro­ca­rril. Con una re­co­rri­do de 3 km, cuen­ta con tien­das de di­se­ño y lu­ga­res pa­ra des­can­sar, y des­de su inauguración se ha con­ver­ti­do en una de las visitas im­pres­cin­di­bles de la ciu­dad. Pa­ra ha­cer com­pras, ba­rrios co­mo el Soho tie­nen pre­cios y di­se­ños pa­ra to­dos los gus­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.