Pa­ra leer en ve­rano

“Me gus­tan las por­ta­das de los libros cuan­do, ade­más de ser atrac­ti­vas, se co­rres­pon­den con las tra­mas.”

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - Por cristina ba­jo

Po­co an­tes de Na­vi­dad, me lle­gó, por co­rreo, una en­co­mien­da. A me­dias des­pier­ta, la abrí y me en­con­tré con el úl­ti­mo li­bro de Glo­ria V. Casañas.

Me gus­tan los libros no so­lo por su con­te­ni­do, sino tam­bién por su pre­sen­ta­ción. Me gus­tan por sus por­ta­das, cuan­do ade­más de ser atrac­ti­vas, al ter­mi­nar la no­ve­la les en­cuen­tro co­rres­pon­den­cia con la tra­ma. Me atraen los libros ilus­tra­dos; de he­cho, lle­vo va­rios edi­ta­dos don­de, si no los “ar­mé”, co­la­bo­ré en gran me­di­da.

Y No­che de Lu­na Lar­ga: pro­me­sa de amor en Na­vi­dad te­nía una ta­pa in­creí­ble­men­te her­mo­sa y su­ges­ti­va, que me re­cor­dó de in­me­dia­to los libros de mi ado­les­cen­cia y ju­ven­tud.

En­tre las cua­li­da­des de la por­ta­da y la con­tra­ta­pa es­ta­ba eso im­pon­de­ra­ble, que no sa­bría­mos cla­si­fi­car, esa co­rres­pon­den­cia a la que alu­día más arri­ba: una se­rie de ilus­tra­cio­nes an­ti­guas que ha­bla­ban del es­pí­ri­tu de la Na­vi­dad: ho­jas de muér­da­go, las geo­me­tría in­creí­ble de las mo­tas de nie­ve, can­de­la­bros, cier­vos, án­ge­les y guir­nal­das. No co­lo­ri­dos, sino en un gris sua­ve, que evi­ta que esa guar­da qui­te im­por­tan­cia al di­bu­jo cen­tral de la ta­pa, con la pro­ta­go­nis­ta de es­pal­das al lec­tor –co­mo en ca­si to­das sus por­ta­das– tam­bién en to­nos sua­ves, don­de se in­si­núa la nie­ve, un par­que, unos ár­bo­les, una re­ja, una fa­ro­la le­ja­na.

Y mien­tras me son­reía, en­can­ta­da de aque­lla de­li­ca­da, in­ge­nua pe­ro per­fec­ta co­ber­tu­ra, abrí el li­bro y me en­con­tré con las ma­ra­vi­llo­sas ilus­tra­cio­nes de Ra­quel Ca­né.

En­ton­ces me su­ce­dió al­go ex­tra­ño: pen­sé en Loui­sa May Al­cott y qui­zá lle­va­da por lo que ya ha­bía leí­do en la con­tra­ta­pa, sen­tí que re­cor­da­ba no sus obras –que si­guen sien­do tan inol­vi­da­bles pa­ra mí co­mo las de la ca­na­dien­se Lucy M. Mont­go­mery– sino su épo­ca. Fue co­mo si, vi­vien­do yo en el país del nor­te, el car­te­ro hu­bie­ra to­ca­do a mi puer­ta y me hu­bie­ra en­tre­ga­do el úl­ti­mo li­bro edi­ta­do por aque­lla mu­jer ex­cep­cio­nal.

Qui­zás No­che de Lu­na Lar­ga no es una lec­tu­ra pa­ra to­dos. Si gus­tan del “na­tu­ra­lis­mo” sal­va­je, no lo com­pren; si es­pe­ran crí­me­nes, amo­res ex­tre­mos, sexo ex­plí­ci­to, de­nun­cias po­lí­ti­cas, tam­po­co.

La his­to­ria es pa­ra to­do pú­bli­co, ter­sa, atrac­ti­va, ideal pa­ra re­ga­lar­les a mis nie­tas ado­les­cen­tes, a mis ami­gas har­tas de “rea­lis­mo”. Lo cual no sig­ni­fi­ca que sea abu­rri­do ni mu­cho me­nos: es una his­to­ria que nos en­can­ta­rá leer en las va­ca­cio­nes, a la som­bra de un ár­bol, al la­do del mar, oyen­do res­pi­rar las olas. Una his­to­ria que nos de­ja­rá una son­ri­sa en la ca­ra y el co­ra­zón en paz.

Es una de esas his­to­rias que nos atra­pan, por lo sim­ple y a la vez dra­má­ti­ca, que no pue­des de­jar. Y sí, al­go me re­cuer­da a la Al­cott: la som­bra de la Gue­rra Ci­vil nor­te­ame­ri­ca­na, las se­cue­las, los com­ple­jos tras­fon­dos fa­mi­lia­res que tan bien tra­ba­ja Casañas.

Vuel­ven en es­ta no­ve­la le­yen­das ma­ra­vi­llo­sas de las tri­bus del nor­te y re­to­ma –co­mo en otros de sus libros– un per­so­na­je muy que­ri­ble: Ju­lia­na Bal­car­ce, “hi­ja de una de las maes­tras nor­ma­les que Sarmiento tra­jo a la Ar­gen­ti­na”. Pe­san so­bre la tra­ma un mis­te­rio, dos fa­mi­lias, los amo­res per­di­dos, los re­cu­pe­ra­dos, la Na­vi­dad co­mo un he­cho má­gi­co que pue­de traer una es­tre­lla que cam­bie el cur­so de al­gu­nas vi­das.

No so­lo es un li­bro pa­ra dis­fru­tar: es un her­mo­so ob­se­quio pa­ra los que es­ta­mos can­sa­dos de vio­len­cia y rea­lis­mo.

De re­ga­lo, me en­con­tré con Am­herst, don­de Emily Dic­kin­son es­cri­bió sus poe­mas. Y el co­le­gio de se­ño­ri­tas to­da­vía exis­te.

Su­ge­ren­cias: 1) Leer La sal­va­je de Bos­ton, un no­ta­ble tra­ba­jo so­bre el ca­rác­ter fe­me­nino y el fi­nal de una épo­ca. 2) Leer la sa­ga de Emily Starr, de Lucy Maud Mont­go­mery.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.